Abren postulaciones a Premios Nacionales con nueva ley

Como una de las novedades de la entrada en vigencia de la nueva Ley de Premios Nacionales de Cultura, cualquier ciudadano costarricense podrá postular

Como una de las novedades de la entrada en vigencia de la nueva Ley de Premios Nacionales de Cultura, cualquier ciudadano costarricense podrá postular o autopostularse para los diferentes galardones, organizados en siete categorías, cuya convocatoria cierra el 30 de noviembre próximo.

Luego de una serie de vicisitudes y de controversias, a partir del 2015 el país dispone de un nuevo marco legal para destacar a quienes fomentan la cultura en distintos ámbitos.

Con base en el reglamento en vigor, personas tanto físicas como jurídicas pueden inscribir a sus respectivos candidatos. En este caso, los galardones son: Premio Magón, Premio Nacional al Patrimonio Inmaterial Emilia Prieto, Premios Nacionales de Arte (artes visuales, artes audiovisuales, danza, música, teatro); el Aquileo J. Echeverría (en novela, poesía, cuento, ensayo y dramaturgia), Premio Nacional Luis Ferrero Acosta (de investigación cultural), Premio de Gestión y Promoción Cultural, Premio Nacional Joaquín García Monge (de comunicación cultural) y Premio Nacional Pío Víquez (de periodismo).

El premio tendrá una entidad que se encargará de la coordinación del jurado, compuesto por tres o cinco representantes.

Dichas entidades son: Dirección General de Cultura, Centro de Conservación e Investigación del Patrimonio Cultural, Museo de Arte Costarricense, Teatro Popular Melico Salazar, Colegio de Costa Rica, Centro Nacional de la Música y Centro Costarricense de Producción Cinematográfica.

Según el Ministerio de Cultura, “una de las novedades de la actual Ley de Premios es la integración de los jurados, que a partir del nuevo reglamento estarán formados por tres o cinco personas; incluyen un único representante de la entidad administradora, al menos un representante de cada universidad pública que imparta la disciplina o actividad y al menos un representante electo por una asamblea de asociaciones culturales legalmente constituidas”.

Entre otras de las novedades está el hecho de que el Premio Inmaterial, en cuanto a la dotación económica, se equipara al Magón. Es decir, que la persona o la entidad ganadora podría obtener una dotación económica de ¢7,4 millones, equivalente a 15 salarios de un profesional 1 del Servicio Civil.

EL GRAN RETO

Betsy Murillo, directora del despacho de la ministra de Cultura, Silvie Durán, explicó que los cambios se centran en tres áreas: la administración de los premios, la posibilidad de postulación por cualquier ciudadano y la conformación de los jurados, que incluye a un representante de la entidad administradora, a uno de las universidades públicas y a uno elegido por las asociaciones culturales debidamente inscritas.

“El cambio de que cualquier persona puede postular o postularse es un reto para las unidades administradoras, en el sentido de que tienen que hacer una buena convocatoria”, dijo.

De igual manera, el hecho de que el Premio Nacional Inmaterial se equipare −en cuanto a dotación económica y reconocimiento de una trayectoria de toda una vida en estos campos− al Magón, es otro de los cambios por tomar en cuenta.

Murillo precisó que dentro de los ajustes, el premio a libro no ubicable desaparece con la nueva ley, así como al premio de historia.

Respecto a los de literatura −que cuando se discutieron los diferentes borradores se unificaba en uno de “información y literatura”, lo que generó una andanada de controversias−, se premiará en las categorías de cuento, novela, poesía y dramaturgia.

“Se premia en todas las categorías y no en una sola, como en un principio se había planteado”, detalló.

La nueva ley entró en vigencia el 26 de marzo del 2015, cuando fue publicada en el diario oficial La Gaceta.

En relación con los jurados, Murillo destacó que se hizo una asamblea de asociaciones culturales, donde cada una eligió a representantes para los diferentes premios.

En el pasado, las dificultades que enfrentó la Asociación de Autores de Costa Rica hizo que algunos premios no se entregaran a tiempo, como sucedió en el 2014, por existir problemas con dicha organización.

La nueva ley procura subsanar este tipo de situaciones, puntualizó la funcionaria, que primero conoció el texto en su etapa como trabajadora en la Asamblea Legislativa y ahora como directora de despacho de la Ministra.

Acerca del premio de música, en vez de uno habrá tres, mientras que en el Pío Víquez de Periodismo −que en su momento se especuló sobre su desaparición−, Murillo aclaró que el galardón nunca fue parte de la ley y que existió gracias a un decreto; por tanto, este premio es administrado por la Dirección de Cultura.

El Premio de Gestión Cultural y el Luis Ferrero Acosta de Investigación Cultural son los dos nuevos galardones que incluye la Ley 9211.

“El de historia se eliminó, pero podría ser que dentro del Luis Ferrero Acosta se incluya un trabajo de historia, o uno de antropología o de arqueología”, acotó.

 

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Como derecho constitucional, que es el acceso al trabajo desempeñado dentro de un ambiente sano, libre de discriminación y en igualdad de oportunidades,

En uno de sus muchos libros, titulado "Elogio de la Impertinencia", el matemático italiano Piergiorgio Odifreddi, hace una memorable entrevista al Führer,
Semanario Universidad