Carmen Naranjo: «Creo en la literatura comprometida»

Carmen Naranjo sigue planeando nuevas obras. En la cocina de su hogar acoge a los visitantes y se dedica a su trabajo literarioLa cita

Carmen Naranjo sigue planeando nuevas obras. En la cocina de su hogar acoge a los visitantes y se dedica a su trabajo literario

La cita con Carmen Naranjo tenía un propósito muy específico:  conversar con ella sobre la reedición de dos de sus obras y conocer de cerca la sensibilidad de una de las escritoras de mayor trayectoria en el país.

Nuestro recorrido por la casa de la autora, fue el preludio para un encuentro en el cual conversó con UNIVERSIDAD sobre literatura, política y los motivos de su retiro de la vida pública.

Naranjo sigue escribiendo y planeando nuevas obras.  Por ejemplo, su nuevo proyecto es hacer poesía en «teveos», que es el nombre de las tiras cómicas en España.

Esta mujer, de quien dijo Isaac Felipe Azofeifa era una gran escritora de difícil lectura, muestra en esta conversación, fraguada en «Olo», su mítica finca de reposo en Alajuela, una parte de su pensamiento.

Me interesa saber cómo se decidió hacer una reedición de la obra suya…

-Yo no la decidí, fue una oferta de la nueva editorial de Oscar Castillo con, me preguntó si yo tenía interés en reeditar «Más allá del Parismin», y por supuesto le dije que sí.

Me siento muy estimulada y satisfecha porque el libro no ha pasado en vano, y hay gente que lo quiere leer.

Esta otra «Por Israel y las páginas de la Biblia» es una colección de artículos que escribí desde Israel cuando era embajadora de Costa Rica allá.  A Yalena de la Cruz se le ocurrió realizar una recopilación, y la hizo muy completa.

«Más allá del Parismina», es una novela novedosa en cuanto al tratamiento del tema, ¿cómo nació la idea?

– Es un nombre simbólico de lo que uno busca en la vida, y lo que uno busca lo va disfrazando. A veces cree que es el amor, que es el más allá, que es la gloria, es sobre ese tema. No conozco el Parismina, pero me han contado bellezas de él.  Es un río violento, en realidad es una cita con la muerte.  Yo pude describirlo sin conocerlo, pero de seguro algún día iré.

El libro es una denuncia de la violencia de género, y al inicio no se sabe qué es realidad y hasta donde es sueño…

– Sí, y también es muy atrevido porque invoca a los santos.

¿Es irreverente?

-Todo lo mío es irreverente.

¿Cree que mediante la literatura el autor o autora debe tomar posición respecto a  los problemas nacionales?

– Por supuesto, una tiene una manera de ver el mundo.  Lo que más lastima a cualquier escritor, es el estado de corrupción al que hemos llegado.  Eso duele mucho, y creo que más a todo creador.  Es una corrupción que ya se está haciendo casi natural.

En ese sentido, ¿cuál debe ser la función social de la literatura y del arte en general?

– Honesta. Creo en la literatura comprometida y de denuncia.  Si la literatura no lo dice, con todo el dominio del arte, ¿quién lo va a decir? Y las grandes obras han sido siempre de denuncia.

Una persona con su trayectoria ¿tiene asegurado el éxito editorial?

– Diría que no.  Y tal vez menos una persona como yo, porque tengo fama de ser muy difícil, de ser muy independiente, de decir cosas que nadie quiere oír.  Así que no soy ningún éxito editorial, sino un riesgo editorial.

Pero muchas personas elogian su obra…

-Me elogian mucho.  Por ejemplo para mí es una sorpresa que las mejores críticas literarias de Latinoamérica y Estados Unidos digan que soy la mejor escritora costarricense.  Y que los europeos digan que mi libro «En este mundo redondo y plano» sea el mejor libro de América Latina publicado en Europa.

¿Como recibe esos comentarios?

– No le voy a negar que con gran satisfacción, pero más que todo intimida.  A veces ni lo divulgo porque sería como confirmar que algún prestigio para Costa Rica siempre viene de afuera.  A mí el prestigio no me interesa, sino trabajar.

¿Pero le ayuda en el desarrollo y presencia de su obra?

– No puedo negar que me ayuda.  Por ejemplo recibo cartas y solicitudes, gente que quiere conocerme, gente que le tiemblan las piernas y que les tengo que dar un tranquilizante mientras me entrevistan.  No puedo negar que eso me conmueve.

En una entrevista anterior, le preguntaron que si pudiera escoger ser otra persona, afirmó que escogería a Carmen Lyra.  ¿Cuáles son sus razones?

– Creo que ella es una de creadoras más sobresalientes de este país.  Tuvo una vida muy valiente, vivió como pensó, ayudó a quien amó.  Sus amigos fueron eternos y lamentablemente por sus ideas tuvo que morir en el exilio. Le sigo teniendo una enorme admiración.

Usted ha incursionado en todos los géneros literarios y hasta en el dibujo.  ¿Le queda alguna faceta creativa que no haya explorado?

– Creo que ninguna, solo vivir tranquila dentro de la montaña.

¿Cómo nació lo del dibujo?

– Empecé a hacer dibujo cuando me aburría horrores en las sesiones de juntas directivas.

¿Por qué no siguió exponiendo?

– Creo que por la falta de sala, ya que exponer sale carísimo (expuso dos veces en el Teatro Nacional en la década de los 70).

Después de tomar clases de pintura con Dinorah Bolandi empecé a probar con el color…  Ella fue la mejor dibujante de Costa Rica, sin embargo es muy desconocida, aquí lo mejor es poco conocido.

¿Por qué cree eso?

– Tal vez porque la gente trabaja por satisfacción íntima y no por hacerse propaganda. Viera que difícil es librarse de ella, y hay gente que no lo entiende.

Pero la difusión es importante para el artista…

– Si uno no es comercial, no le importa nada la difusión.

Su bajo perfil incluye publicar con editoriales pequeñas.  ¿Por qué esa decisión?

– Tengo muchas ofertas, como de Alfaguara.  Pero creo que uno debe hacer el trabajo creativo, ya sea de libros o de arte, para su país.  Uno es parte del patrimonio, y no hay que dejarlo en marcos de oro, hay que dejarlos tal como salió, tal vez sean libros muy sencillos.

También participa en pocas actividades públicas…

– Voy a presentaciones de libros cuando me invitan, hay cosas muy interesantes.  Si alguien necesita mi apoyo ahí estoy, en primera fila, ayudando, aunque sea de moderadora.

En esa ayuda, están los talleres…

– Sí.  Que son absolutamente libres.  La mayor satisfacción es ver la obra de la gente y ver todo lo que están las personas aportando de nuevo a la literatura.

¿Cómo analiza la situación de la narrativa en el país?

– Yo la encuentro muy bien, muy creativa, llena de vigor, de energía, muy combativa.

¿En cuál género la ve mejor?

– En la novela y en el cuento.  El cuento es muy atractivo por lo difícil, usted tiene que empezar y terminar exactamente, es un bordado perfecto.  Para librarnos un poco de todas las tensiones y toda esta materia de cortejo que se publique hemos creado la Editorial Osadía, que es de gran éxito.

¿Cuál cree es su mayor aporte a la narrativa del país?

– Quizá mi atrevimiento de hacer cosas novedosas en literatura, de refrescarla, de realmente innovar en temas y estilos.

 

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con la renuncia de ocho altos funcionarios de gobierno el panorama parece enturbiarse en el Poder Ejecutivo, hasta el punto que algunos analistas aseguran

S.S. el Dalai Lama dará una conferencia en la UCR el 27 de setiembre. "La paz que rompe barreras", así se denomina la segunda

Roberto Zamora Bolaños (23 años), se considera un hombre práctico, gusta de correr, pintar, jugar tenis y leer sobre filosofía e historia. "Abel Pacheco

"Carné Único" es la nueva modalidad que permite a clubes de la Primera División ceder jugadores a equipos de la categoría de ascenso y

¿Puede el mundo esperar que América Latina y Europa desempeñen un papel relevante juntos, tanto económica como socialmente? Para responder a esta pregunta el

El "rafting" es una de las principales atracciones turísticas que ofrece el río PacuareCampesinos, indígenas, ecologistas, guías  turísticos y estudiantes, expresaron su descontento ante

La toma de más de mil rehenes el 1 de septiembre pasado, en una escuela de Osetia del norte, un estado de la Federación

Carmen Naranjo sigue planeando nuevas obras. En la cocina de su hogar acoge a los visitantes y se dedica a su trabajo literarioLa cita
Semanario Universidad