Casa del Artista cumple 60 años de sembrar arte

Varias generaciones de artistas que ocupan un lugar propio en el mundo del arte costarricense constituyen la cosecha del trabajo de la Escuela Casa

Varias generaciones de artistas que ocupan un lugar propio en el mundo del arte costarricense constituyen la cosecha del trabajo de la Escuela Casa del Artista (ECA), la cual este año celebra su  aniversario número 60.

 

Para celebrarlo, la temporada de exposiciones de este 2011 se verá coronada el 5 de julio,  cuando se inaugure una exhibición especial que reunirá trabajos de exalumnos y nuevos valores en formación.

José Edwin Araya, director de la institución desde 1999, indicó que el hecho de llegar a los 60 años implica alcanzar una etapa de madurez, “en la que siempre se debe tener en cuenta el legado de la fundadora Olga Espinach”. “La ECA -manifestó- es un modelo particular, porque a la par de la educación artística está el componente social de dar proyección a los sectores que menos tienen”.

Araya detalló que desde que esa creadora y periodista inició la Casa del Artista como un proyecto personal, se orientó hacia el trabajo con infantes, “pues tuvo la convicción de producir cambios sociales a través del arte”.

Con el paso del tiempo, la ECA también se abrió a personas jóvenes, adultos y personas mayores. “Esta escuela es importante en la historia del arte costarricense, ya que de aquí han salido figuras artísticas como Rafa Fernández, quien es Premio Nacional de Cultura Magón y fue alumno y profesor de la ECA”, recordó Araya.

HISTORIA

Fue en la década de los años 40 cuando Espinach inició la aventura que hoy es la ECA. De acuerdo con Araya, a partir de ese momento se inició una etapa del desarrollo de la ECA impulsada por Espinach  y que culminó  con el rango institucional alcanzado por la Casa del Artista, cuando en   1951 se adscribe a la Dirección de Artes y Letras del Ministerio de Cultura.

El artista Rafael “Felo” García fue precisamente director de esa instancia y recordó que esa escuela “definitivamente llenó un vacío muy grande,  dado que en ese entonces la única escuela de arte del país era la de la UCR, la cual no tenía la posibilidad de brindar el aporte que merecía la educación en la plástica”.

García, Premio Nacional de Cultura Magón 2008, añadió que Espinach fue una “tesonera” y por eso atestiguó “el cariño y empeño que depositó en el proyecto; me tocó compartir con ella, fortalecer el futuro de la escuela y asignarle presupuesto específico”.

De acuerdo con Araya, otra etapa del desarrollo de la ECA inició en el año 2000. “Ese año se planteó la necesidad de hacer un cambio y entendimos que había que consultarlo con la gente”. Así,  a través de una encuesta se le preguntó a los estudiantes qué querían y más del 70% pidió que se estableciera como una academia de arte, pues anteriormente los cursos se impartían sin programa, ni plan de estudios. Otra necesidad que plantearon fue recibir un título luego de sus estudios.

El funcionario explicó que a partir de ese momento, el primer reto consistió en la redacción de un plan de estudios, para que luego el Consejo Nacional de Educación Superior (CONESUP) diera la aprobación para otorgar un título de “Técnico”.

Se trata de una carrera de tres años de estudio y los estudiantes obtienen título de Técnico en Artes Plásticas con énfasis en pintura, dibujo, escultura o diseño gráfico o Técnico en Artesanía con énfasis en orfebrería o cerámica. Así, desde el 2001 se han otorgado más de 100.

Sin embargo, siempre se mantiene la modalidad recreativa y cualquier persona puede llevar los cursos que sean de su interés. El único requisito es ser mayor de seis años de edad y se cobra una cuota simbólica de ¢8000 por semestre.

“Se trata de un gran semillero; la gente se encuentra aquí a sí misma y del ámbito recreativo da el paso al académico. En este momento contamos con más de 1500 alumnos y además les ayudamos en su promoción a través de nuestra galería, que ya está calendarizada hasta el 2013”, puntualizó.

La sede de la ECA en Guadalupe, hoy cuenta con nueve aulas, dos galerías, un centro de documentación y biblioteca y una sala de teatro con capacidad para 80 personas, en la que también se imparten los cursos teóricos como Historia del Arte, y se presta para que grupos independientes de teatro puedan ensayar y montar sus obras.

Ese espacio también sirve para realizar intercambios con otras corrientes artísticas como conciertos de música. Por ejemplo, recientemente el compositor Benjamín Gutiérrez ofreció allí un recital de piano.

APORTE

Entre la gran cantidad de artistas destacados que pasaron por las aulas de la ECA figuran Leda Astorga, Rudy Espinoza, Fabio Herrera, Mario Mafioli, Grace Blanco, Eugenio Murillo, José Miguel Rojas y el legendario caricaturista de UNIVERSIDAD, Hugo Díaz.

Además, el director de la ECA destacó que, bajo la dirección de Espinaca, la Escuela contó con profesores como Carlos Salazar Herrera, Fausto Pacheco o Dinorah Bolandi.

Araya anunció que este año la ECA participará en el próximo Festival Nacional de las Artes  con una exposición de pintura sobre el tema de ferrocarriles, trabajos realizados por los  estudiantes. Al mismo tiempo se impartirán talleres de cerámica y caricatura, así como demostraciones prácticas de técnicas de orfebrería y cerámica.

“La idea ahora es que la ECA pueda extender sus servicios. Existe un proyecto de ley ya presentado en la Asamblea Legislativa para que pase a ser el Centro Nacional de Formación para las Artes Olga Espinach Casa del Artista y buscaremos tener una sede en cada provincia”, apuntó.

Araya especificó que la institución también cuenta con un patrimonio didáctico importante, compuesto por las obras que dejan los alumnos. En este momento se trata de una colección de 120 obras. Asimismo, adelantó que en el mes de julio la Junta de Protección Social de San José realizará un sorteo conmemorativo del sexagenario de la institución.

“Hemos reforzado el modelo de doña Olga, pues damos los pasos en la dirección que la misma gente ha querido”, añadió.

Por su parte, García destacó que la ECA “francamente ha hecho un gran aporte educando por el arte, especialmente a las clases sociales más urgidas; desde luego que mucha gente pasó por ahí que ha hecho una contribución significativa y espero que la Casa del Artista continúe este trabajo en el futuro”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El señor Succar, sin derecho a la defensa de su contraparte, nos enjuicia y condena. Califica las protestas de estudiantes, trabajadoras y trabajadores, suscitadas

Las expectativas de quienes confiaban en tener una carretera de “primer mundo” y a buen precio mediante la concesión a una empresa privada han

Los diccionarios no definen ese término en forma  precisa: el de la Real Academia  Española (DRAE) dice que es calidad de quien “empieza a

¿Es el aprendizaje basado en competencias contradictorio con las humanidades y la capacidad de reflexión y abstracción?El aprendizaje basado en competencias bien puede considerarse

El gobierno de Nicaragua continúa con los trabajos de modificación del cauce del río San Juan, lo que podría provocar cambios en los límites

En su respuesta a una insolenta y muy grosera columna de don Julio, el expresidente don Óscar Arias le manifestó lo siguiente:”… don Julio

Si queda un político todavía, para perfilarse a dirigir nuestros destinos a futuro, que enarbole la bandera Patria y convoque al cierre de ese

Un grupo de ambientalistas, respaldados por diputados de siete fracciones legislativas, solicitaron hoy al Gobierno que se rechace la solicitud de una empresa que
Semanario Universidad