CCSS pone contra las cuerdas a Escuela de Artes de Santa Ana

Jorge Luis Acevedo, director-fundador de la EMAI, sostiene que el escollo que les plantea la CCSS no detendrá la labor de esa organización. (Foto:

Jorge Luis Acevedo, director-fundador de la EMAI, sostiene que el escollo que les plantea la CCSS no detendrá la labor de esa organización. (Foto: página oficial EMAI)

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) mantiene contra las cuerdas a la Escuela Municipal de Artes Integradas (EMAI) de Santa Ana, al obligarla a contratar a más de 40 profesores que por muchos años laboraron con base en la modalidad de “servicios profesionales”.

Ello ha hecho que en la EMAI −en muchas áreas considerada un modelo de avanzada para llevar las artes a las comunidades− hoy predomine un ambiente de incertidumbre y no se sepa cómo arrancarán las clases a partir de agosto, ya que la fórmula para contratar al grueso de los profesores no se puede utilizar como en años anteriores.

Actualmente, los profesores del EMAI reciben un pago por horas y bajo la fórmula de los servicios profesionales, lo que la CCSS objeta. UNIVERSIDAD supo, además, que un grupo de entre tres y cinco profesores presentó demandas formales contra la Municipalidad de Santa Ana, responsable legal de la EMAI, que por medio del 3% de su presupuesto financia el pago de los profesionales en danza, teatro, música y artes plásticas; sin embargo, este programa también cuenta con educadores cuyo salario corre por cuenta del Ministerio de Educación Pública (MEP) y el Sistema Nacional de Educación Musical (SINEM).

Para dilucidar la delicada coyuntura por la que atraviesa la EMAI, hurgar en la concepción de su propuesta así como ahondar sobre el arte en las comunidades, se entrevistó a Jorge Luis Acevedo, exprofesor de la Universidad de Costa Rica y director-fundador ad honórem de la citada escuela municipal.

El modelo de la EMAI ha llamado la atención por la forma como se maneja, con participación municipal. ¿Es esta una vía válida para democratizar la cultura en el país?

−Los 15 años de existencia y funcionamiento y el impacto sociocultural de la EMAI demuestran que es una propuesta válida y apropiada para la democratización de la enseñanza de las artes en Costa Rica, es un modelo que cada vez más se multiplica y es del interés de muchas comunidades.

La EMAI es un proyecto cultural con perfil social de la Municipalidad de Santa Ana que, mediante la enseñanza sistemática de cuatro disciplinas artísticas (música, danza, artes plásticas y teatro), abarca a toda la población con programas para niños de 3 a 6 años, niños de edad escolar, jóvenes y adultos. Música recibe apoyo del MEP y el SINEM.

La Asociación EMAI, mediante convenio suscrito con la Municipalidad, se encarga de ejecutar la parte técnica y artística del proyecto. El impacto sociocultural de la EMAI es evidente, no se circunscribe a la comunidad de Santa Ana, trasciende al ámbito nacional por su modelo, proyección cultural y filosofía.

¿Aparte del 3% de aporte del municipio, los regidores y altos representantes se involucran de lleno en el proyecto?

−Una vez que me pensioné en la Universidad de Costa Rica (UCR), inspirado por una universidad profundamente humanista y por las propuestas de los últimos congresos universitarios respecto a la regionalización de la educación, y después de fundar las Etapas Básicas de Música en las Sedes Regionales de la UCR, propuse al concejo municipal de Santa Ana, en 1998, la creación de la EMAI. Gracias a la visión progresista de los primeros concejales hasta los actuales, incluyendo ejecutivos y alcaldes, la EMAI se inició con fuerza, previo a un estudio de factibilidad que permitió a posteriori un crecimiento paulatino y vigoroso.

Tenemos entendido que hay descontento y preocupación por parte de los profesores que trabajan por servicios profesionales porque no hay claridad de qué va a pasar con ellos a partir de agosto. ¿Cómo piensan solventar esta situación?

−Actualmente, la EMAI vive una coyuntura muy especial. Desde su fundación, la Municipalidad de Santa Ana ha venido contratando a los profesores por servicios profesionales, la misma manera de otras municipalidades que tienen programas similares. La CCSS cree que no es la más conveniente por encontrar en su perfil una relación laboral, esto quiere decir que debe buscarse una forma diferente en los nombramientos de los profesores, con un régimen diferente, que incluya las cargas sociales. Justamente, la AEMAI y la Municipalidad están trabajando en esa dirección.

Según funciona la EMAI en la actualidad, ¿es sostenible el proyecto?

−El primer cuatrimestre de este año concluyó como siempre, según lo establecido, e incluso enriqueciéndose con nuevas experiencia pedagógicas, consolidándose la proyección cultural con el programa sabatino “Sábados de arte vivo”, con exposiciones permanentes de artes plásticas de carácter local, nacional e internacional, con la apertura de nuevos cursos, la celebración del XII Festival Luz de Luna y el I Simposio de Escultura en Piedra, etc.

La coyuntura actual es solamente temporal, estamos en la búsqueda de una solución que permitirá su consolidación definitiva; mientras se encuentra esa fórmula acorde al marco jurídico de la administración pública, seguiremos trabajando. La EMAI seguirá vigente, no existe ningún aspecto de la actual coyuntura para que no la haga sostenible; por el contrario, las alternativas que se buscan son para fortalecerla.

Entendemos que hay algunas demandas contra el municipio por la situación laboral que ostentan los profesores. ¿Esto puede afectar al EMAI en el corto y mediano plazo?

En absoluto, la estructura administrativa municipal prevé ese tipo de situaciones.

¿La situación económica del EMAI podría atentar contra la continuidad del programa?

−La coyuntura actual no es causada por un problema de presupuesto, es un asunto técnico administrativo de la Municipalidad que consiste en encontrar la forma y el régimen adecuado para el nombramiento de los profesores.

Según recomendación de la CCSS, se descarta el nombramiento por servicios profesionales. Una vez solucionado el problema, la EMAI empezará una nueva etapa en su consolidación, para lo cual también esperamos el apoyo del Ministerio de Cultura (MCJ) y el Ministerio de Educación.

Si no fuera por su dedicación, mística y entrega, ¿cree que el programa estaría todavía vigente?

Mi dedicación, mística y entrega son importantes, pero en estos momentos el programa sigue vigente y se consolida producto de su evolución histórica. Los más de mil estudiantes, el pueblo, los padres de familia, el profesorado, la municipalidad e, incluso, el aporte importantísimo del MEP y el MCJ a través del SINEM han convertido a la EMAI en un ícono y patrimonio de los costarricenses.


Un modelo ejemplar

Para Jorge Luis Acevedo, fundador y director ad honórem de la Escuela Municipal de Artes Integradas (EMAI) de Santa Ana, el modelo de esta organización es una propuesta de desarrollo sociocultural acorde con las necesidades del desarrollo cultural del país.

De acuerdo con Acevedo, la fórmula de la EMAI es una de los más adecuadas para llevar a todas las comunidades la enseñanza sistemática de las artes y la cultura en general ya que –comenta– es excelente lo que proponen otros programas, pero se limitan solamente a una disciplina y que las comunidades están deseosas no solamente de la música, sino también que quieren aprender a pintar, actuar, a danzar, quieren saber de fotografía, de vídeo, cine, de artes gráficas, etc.

Explicó que la EMAI también es casa de la cultura donde convergen otros programas sociales y culturales. “Es una propuesta más de otras, como las propias de las universidades oficiales con las etapas básica de música en las sedes regionales, las cuales en su momento tuve la oportunidad de proponer y fueron acogidas por el Consejo Universitario de la UCR; estas todavía existen y se pueden ampliar en etapas básicas en artes, agregándoles las expresiones estéticas regionales”, agregó.

Para Acevedo, el Ministerio de Educación tiene los medios para desarrollar en primaria y secundaria el potencial artístico de los educandos, como se hace en otros países. Muchas escuelas de música que reciben el apoyo y forman parte de los Programas Especiales del MEP pueden convertirse en Escuelas de Artes Integradas (EMAI).

El MEP también tiene la oportunidad de emular en otras comunidades el modelo del Conservatorio de Castella; por su parte, el Ministerio de Cultura hace lo propio con el SINEM y el Programa Juvenil, por las características del primero también pueden convertirse en un modelo EMAI.

Todas las instituciones deben revisar y actualizar sus propuestas dentro de un marco de orden académico y jurídico, y estar convencidos de que estos programas deben ser sistemáticos y, por lo tanto, formativos, instó.

Asimismo, destacó la importancia de que la administración pública –que incluye a las municipalidades– tenga el marco jurídico adecuado para desarrollar programas con el modelo EMAI. Debe trabajarse en eso mediante un proyecto de ley, acotó.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Tel Aviv, 25 jul (dpa) – Hamas e Israel aceptaron una tregua humanitaria de 12 horas en la Franja de Gaza que regirá a partir ...

Brasilia, 28 jul (dpa)  “Desproporcional" es perder 7-1 en un partido de fútbol, ironizó el embajador israelí en Brasil, Yigal Palmor como reacción ante

La comunicación de la ciencia es un factor de crecimiento del propio quehacer científico y una aportación para mejorar la calidad de vida de

Es necesario avanzar en modelos de producción agropecuarios alternativos, que le permitan a los pequeños y medianos productores y productoras del campo enfrentar los

El campo de la cultura no se libra de los juegos de los cultores del mercado, quienes se encargan de decidir en lo esencial,

El equipo de futsal de la Universidad de Costa Rica ligó su sexta derrota consecutiva en Coronado y la décima en la temporada. A

La mejor presentación en la historia del fútbol de Costa Rica en una Copa del Mundo no fue suficiente para que el técnico Jorge

Patrullas en desuso depositadas en la delegación de Montecillos, Alajuela. (Foto: cortesía de la diputada Nidia Jiménez)De las 350 patrullas que la República
Semanario Universidad