Con fotografía escudriñan el mercado de Alajuela

Retratos, momentos de interacción social y detalles del intercambio cotidiano componen una exposición fotográfica, que mostrará la vida interna del Mercado Central de Alajuela,

Retratos, momentos de interacción social y detalles del intercambio cotidiano componen una exposición fotográfica, que mostrará la vida interna del Mercado Central de Alajuela, en el Museo Histórico y Cultural Juan Santamaría a partir del 6 de diciembre.

La exhibición, titulada “El Mercado también cuenta”, presenta el trabajo de personas aficionadas a la fotografía que participaron en los talleres organizados en el museo.

La fotógrafa Julia Ardón, quien imparte los talleres, explicó que la visita al mercado fue uno de los ejercicios del taller. “Escogimos el sitio, pues entendemos que la fotografía juega un papel importante en función de la memoria histórica de los pueblos. Si fotografiamos la vida cotidiana y las actividades de la comunidad, estamos reconstruyendo lo que somos, reconociéndonos como parte de nuestro entorno”, detalló.

En ese sentido, comentó que el mundo está saturado de publicidad y mediatizado, por lo cual “olvidamos lo que somos y ponemos más atención a lo que sucede en la televisión, que a lo que pasa frente a nuestros propios ojos”.

Sobre el contenido de las fotografías de la muestra, indicó que hay muchos retratos de personas que pueden ser consideradas personajes del lugar, mientras que algunas imágenes presentan una mayor intención estética, y otras tienden hacia lo curioso o cómico.

“No se trató de hacer postalitas folclóricas o nostálgicas, sino de retratar la Costa Rica que hoy vive la gente en nuestros pueblos y que es muy poco retratada”, afirmó.

IDENTIDAD

El taller de fotografía funciona en el Museo Histórico y Cultural Juan Santamaría desde el mes de febrero; es gratuito para los interesados y hasta ahora han participado alrededor de 35 personas de esa ciudad y de comunidades aledañas, como Atenas, Tambor y otras, según detalló Ardón.

Añadió que algunas de ellas tienen muchos conocimientos técnicos de fotografía, mientras que otras no tenían ninguno; en los cursos, participan desde estudiantes de secundaria hasta adultos. El trabajo conjunto entre todos ellos es posible, gracias a que el taller se realiza tomando en cuenta la experiencia y las particularidades de cada quien.

Sobre la visita al mercado, recordó que la experiencia pasó por atender y captar sonidos, olores y demás estímulos sensoriales propios del lugar, incluso pueden hacer recordar la infancia, pues se trata de un sitio que en su momento fue el centro comercial de la ciudad, hasta el advenimiento de las cadenas de supermercados.

“El mercado entonces ha perdido mucho de su protagonismo, pero todavía existe y representa el medio de ganarse la vida para muchas familias. Es una economía de menor acumulación, pues se trata de microempresas, de manera que el dinero queda repartido en pequeños comercios, entre la gente misma, lo cual es muy diferente a ir a un supermercado y que todo quede allí”, destacó.

De acuerdo con Ardón, todas esas reflexiones estuvieron presentes mientras se tomaban las fotos y conversaban con la gente. Posteriormente, tras evaluar el material, llegaron a la conclusión de que sería importante compartirlo, sobre todo con la gente de la comunidad y las mismas personas que aparecen en las fotos.

El museo apoyó la iniciativa y una primera versión de la muestra fue adaptada para ser mostrada en el propio mercado, en el marco del Festival Internacional de Cuenteros Alajuela Ciudad Palabra.

La idea fue compartir la mirada sobre esa realidad con la misma gente que la protagoniza, con el fin de generar un intercambio más participativo, explicó la fotógrafa. “No se trata del trabajo artístico entendido como la elaboración de objetos elitistas, sino de llevar a cabo un ejercicio expresivo para compartir y relacionarnos”, puntualizó.

En su opinión, para los estudiantes del taller la experiencia fue enriquecedora, ya que -según dijo-  pudieron reencontrarse “con eso que somos”, además de que la gente retratada recibe un reconocimiento a su labor cotidiana, lo cual para la fotógrafa “es parte de una visión de la cultura global e integral”.

Al respecto, Luis Fernando Campos, participante del taller y de la exposición, en un texto sobre el evento lamentó el hecho de que el mercado, como centro de interacción económica y social, ha perdido protagonismo en la vida cotidiana de las personas. Por ello, los participantes buscaron “recoger en estas imágenes lo que es el mercado de Alajuela hoy, documentando para nuestra ciudad lo que en él sucede, lo que en él se come, lo que en él se compra y vende, los que participan en su actividad, en fin todo lo que el mercado es”.

“Quisimos contar nuestra historia del mercado, para que compartiéndola con otros, juntos redirijamos nuestro interés hacia este hermoso centro de actividad de la ciudad”, añadió.

Por su parte, Ana Cristina Montoya, otra de las participantes, expresó que la experiencia de ahondar en la vida del mercado reafirma que “hay mucha fuerza en la unión y en regresar a las raíces de los pueblos”.

A su parecer, el proceso de hacer las fotos en ese sitio se dio “forma natural”, pues si bien se había trazado algún planeamiento, el hecho artístico de la fotografía fue guiado según el sentir de la gente del mercado.

Montoya relató que muchas personas se acercaron, como los marimberos que se colocaron muy cerca, “algunos se lanzaron a la pista”. Las fotos sirvieron para que muchas de las personas del mercado pudieran verse, sonreír y reconocer a sus vecinos de chinamos del mercado.

“En lo personal, el proceso ha sido una reconexión; la experiencia muestra que ser gente del mercado es ser gente esforzada, trabajadora, natural, que ayuda, comparte y dedica un tiempo y espacio para mostrar el corazón a los demás. Hay mucho que aprender de estas personas”, enfatizó.

DECOLONIALISMO

Por otro lado, Ardón contextualizó la exposición dentro de un movimiento artístico denominado arte decolonial, que se desarrolla fuertemente en América Latina.

El origen de esa tendencia, explicó, radica en que históricamente el arte latinoamericano ha fijado la mirada en el de Europa y Estados Unidos, de manera que “reconocemos como valioso lo que en esos centros recibe reconocimiento; nos calificamos a nosotros mismos según lo que las llamadas metrópolis artísticas deciden que es bueno”, lamentó.

Para ella, desde el punto de vista de la creación artística y de la cultura, gran parte de la actividad artística autóctona ha sido relegada a las categorías un tanto peyorativas de lo “folclórico”, lo “artesanal” o lo simpático.

Cree que “este movimiento decolonial parte de reconocernos a nosotros mismos y plantear nuestras obras desde una estética propia”.

Agregó que también se nutren de otro movimiento denominado arte participativo, según el cual “ya no se trata de vender o de colocar piezas en museos, sino de que el arte sea experiencia más colectiva y transformación”.


Para llegar

La exhibición “El Mercado también cuenta” se inaugurará el martes 6 de diciembre a las 4 p.m. y permanecerá abierta al público durante dos semanas hasta el día 20 de ese mes.

El Museo Histórico Cultural Juan Santamaría se ubica en el antiguo cuartel de la ciudad de Alajuela, al costado norte del Parque Central. El horario de las salas de exposición es de martes a domingo, de 10 a.m. a 5:30 p.m.

Para mayor información sobre esta muestra, los talleres de fotografía y demás actividades del museo, se puede llamar a los teléfonos 2441-4775 o 2442-1838, así como escribir al correo [email protected]


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR) realizará el foro: “Crisis del seguro de salud de la CCSS: Reflexiones y aportes

La creciente desigualdad entre los más ricos y los más pobres del país, sumada al difícil momento que viven las finanzas públicas, apuntan hacia

El canciller, Enrique Castillo, se reunió hoy con su similar de Colombia, María Ángela Holguín, con quien conversó sobre el estado de las relaciones

No importa si es cumbia, merengue, bolero, religioso o de cuna, y si no lo hace como socialmente se espera, el canto materno permite

Sucedió un día por la noche. Como siguió ocurriendo otros días. En muchos otros días. El futbolista buscó una posición estratégica, óptima para decretarse

De las llamadas confidenciales a altos funcionarios de la República, que ayer hicieron unos y a lo mejor hoy repitieron los mismos, pasaron ya

Pese a que no goza del apoyo popular, el proyecto minero de Crucitas sí ha tenido el apoyo y defensa de figuras políticas. (Foto:

El capital transnacional, hace mucho tiempo en su nueva fase, ha extremado la expropiación de la riqueza producida por las y los trabajadores manuales
Semanario Universidad