Costa Rica celebrará 10 años de licencias gratuitas “Creative Commons”

Este jueves 29 de noviembre se celebrará con una serie de actividades en Costa Rica, el décimo cumpleaños de las licencias gratuitas Creative Commons

Este jueves 29 de noviembre se celebrará con una serie de actividades en Costa Rica, el décimo cumpleaños de las licencias gratuitas Creative Commons (CC).

Meilin Garro, del equipo de Creative Commons-Costa Rica (CC-CR) y de la Vicerrectoría de Acción Social de la Universidad de Costa Rica (UCR), comentó que con esta actividad se conmemorarán los 10 años de creación de estas licencias a nivel mundial.

“Celebramos el esfuerzo de la comunidad internacional por promover el acceso a la cultura y la creación de nuevos modelos para compartir el conocimiento”, dijo Garro.

Explicó que aunque las licencias se crearon en el 2001 y se lanzó la primera versión en el 2002, en Costa Rica se trabaja formalmente con CC desde hace dos años. Sin embargo, puntualizó que existe registro de personas en el país que las usan desde el 2005.

El objetivo de la fiesta es que los invitados conozcan más sobre las diferentes formas de compartir. “Las bandas que nos acompañarán ese día demuestran que se puede compartir las creaciones y tener un modelo económico viable para la producción musical”, añadió.

La fiesta será en el bar El Lobo Estepario a partir de las 8:30 p.m. Durante la noche, se exhibirán cortometrajes licenciados bajo CC y habrá concierto con las bandas costarricenses Rey Nocivo y Seka, que también registran su trabajo usando estas licencias.

La actividad organizada por CC-CR es gratuita y abierta al público en general. La noche arrancará con la proyección de una selección de cortometrajes a las 8:30 p.m. y continuará con música en vivo hasta las 11 p.m.

De acuerdo con Garro, el equipo de CC-CR está trabajando en la articulación de una comunidad de usuarios y autores que entiendan la importancia del respeto a los derechos de autor, pero que también sean conscientes de la necesidad de compartir y propiciar espacios de encuentro para los creadores.

Por ejemplo, “SEKA es una de las bandas que se ha apuntado a probar otros modelos de distribución; ellos tienen su música disponible para descargar de forma gratuita en www.geolatina.org/seka”.

Empero, comentó, en Costa Rica hace falta un mapeo de autores y obras compartidas con CC. Si bien en la universidad es más sencillo ubicarlas, en el plano nacional el panorama se complica.

El equipo organizador está integrado por personas de la sociedad civil e incluye universitarios, porque la UCR es la institución afiliada a CC Internacional, especificó.

UNA HISTORIA PARA COMPARTIR

La organización Creative Commons nació en el 2001 por iniciativa de los profesores Lawrence Lessig, de la Universidad de Stanford, y James Boyle, de la Duke Law School, y la primera generación de licencias fue publicada en el 2002.

Según comentó Lessig en el blog oficial de CC, el proyecto fue concebido en una conversación con Eldred y en el contexto de un juicio contra el “Copyright Term Extension Act” estadounidense. En ese marco, se preguntaron si había una forma de canalizar la energía que se estaba construyendo en torno al caso en algo positivo. “No un ataque a los derechos de autor, sino una manera de utilizar los derechos de autor para apoyar, de hecho, el dominio público”, escribió.

El profesor expone en su texto que se “robaron la idea básica” de la Fundación de Software Libre de Richard Stallman, que regalaba licencias libres de derechos de autor.

Para el académico, debido a que el copyright es una propiedad, la ley exige que se obtenga permiso antes de “usar” una obra con derechos de autor, a no ser que se le dé un “uso justo” y este “uso justo” no incluye la fabricación de copias.

“Pero en el ciberespacio, no hay manera de ‘utilizar’ una obra sin que ello implique hacer una ‘copia’. En principio, cualquier uso de una obra en el ciberespacio podría decirse que requiere permiso primero”, detalla Lessig y añade que fue esa característica la que sirvió de “gancho” para la creación de las licencias CC.

Así, se creó la primera generación de licencias mediante las que los artistas, autores, educadores e investigadores anunciaban al mundo las libertades que otorgaban a su trabajo creativo. “Si la regla por defecto del copyright es ‘todos los derechos reservados’, el significado de una licencia Creative Commons es ‘algunos derechos reservados”.

Se definieron cuatro componentes esenciales de las licencias, cuya combinación resulta en seis tipos de licenciamiento. Estos componentes son: atribución (reconocimiento del nombre del autor), no comercial (solo permite usos no comerciales de la obra), sin obra derivada (el trabajo debe utilizarse sin modificaciones) y compartir igual (cualquier derivado de la obra debe ser publicado bajo la misma licencia del original).

Las licencias son: Atribución, Atribución–Compartir igual, Atribución–No trabajos derivados, Atribución–No usos comerciales, Atribución–No usos comerciales–Compartir igual, y Atribución–No usos comerciales–No trabajos derivados.

Meilin Garro detalló: “las licencias establecen restricciones y permisos para hacer diferentes cosas con la obra. El autor de la obra siempre será el mismo; que tenga licencia CC no significa que le puedes borrar el nombre al autor. Si el autor no permite el uso comercial, no se puede hacer uso comercial, aunque tengas permiso para distribuir”.

Según indica Lessig, Creative Commons fue lanzado en diciembre de 2002 y a término de un año se contaba con más de 1 000 000 de trabajos licenciados. Transcurridos dos años y medio, la cifra superaba los 12 millones.

En Costa Rica, las licencias CC-CR (disponibles en wiki.creativecommons.org/Costa_Rica) fueron presentadas en noviembre del 2010, cuando la UCR se convirtió en la institución afiliada a Creative Commons Internacional.

Garro resaltó que cualquier persona interesa en saber cómo funcionan las licencias y qué implicaciones tiene su uso, pueden comunicarse con ella a través de su correo electrónico [email protected].

 


 

Seka y Rey Nocivo estrenan EPs

Las dos agrupaciones que participarán en la fiesta de Creative Commons están en el proceso de estreno de sus más recientes materiales, ambos en formato EP.

Rey Nocivo ya lanzó su disco “Santosaurio” al ciberespacio a través de su bandcamp (http://reynocivo.bandcamp.com). Al respecto Esteban Rodríguez Ministro, cantante, productor y compositor del grupo, indicó que el álbum es una “artesanía”, un compilado de canciones compuestas del 2009 a la fecha y grabadas de manera artesanal.

Reveló, entre risas, que utilizan “alias” porque no quieren que sus letras explícitas o los videoclips “donde salen en calzoncillos” perjudiquen sus actuales trabajos y otros aspectos de sus vidas. El EP incluye seis piezas: “Dados con el Diablo”, “Perlas para los cerdos”, “Finge”, “La Playa Psicotrópica”, “Rapta Rapta” y un bonus: “Fascismo moderno” (instrumental).

Por su parte, los turrialbeños de Seka presentarán su más reciente material —“Canto Primal”— en tres conciertos: el 5 de diciembre en Jazz Café Escazú, el 12 en el Lobo Estepario y el 13 en The Wall, de modo que consideran que la fiesta de CC es una antesala al lanzamiento oficial del álbum.

“Canto Primal” es un disco de doce canciones que será lanzado en tres entregas en formato de EP, cada uno con cuatro piezas.

Esteban Rodríguez, cantante de la agrupación, indicó que el título resume una búsqueda de la libertad del ser humano y que en este disco la banda, se reinventa con nuevas piezas y arreglos de canciones ya conocidas.

El cantante de Rey Nocivo mencionó que si bien antes pertenecía a agrupaciones como Asociación de Compositores y Autores Musicales de Costa Rica  —que se dedican a la protección de derechos de autor en el sentido estricto de la expresión—, ahora su interés es “llegarle a más gente y dar a conocer el trabajo”.

Piensa que “aunque les duela a las casas disqueras, ahora con Internet y CC los músicos tienen mayor acceso que nunca a publicar su trabajo como quieran, con las artes que quieran y diciendo lo que quieran sobre él”.

Destacó que el contacto con CC-CR le ha hecho entender que el licenciamiento de su trabajo no implica dejar de recibir réditos económicos del mismo, sino que establece vías diferentes de circulación de la cultura y del conocimiento.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

“El dolor nos agarra hermanos hombres” (Cesar Vallejo).Ya no llueve…pero ayer cabalmente, una llovizna cayó mansamente, cuando el poeta cambió de lenguaje a uno

La democracia se hace realidad en el mismo momento en que un ciudadano y una ciudadana la defienden con su actuación y con su

La tesis de que la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL) se extralimitó en sus funciones legales al exigir al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) la

Los costarricenses vivimos en estos momentos un verdadero  estado de sitio a la libertad personal y a la libertad de expresión.   A pesar del

Las penas de cárcel por la difusión de “informaciones políticas secretas” serían historia si la Asamblea Legislativa aprueba un texto dictaminado positivamente en la

Le han llamado “iniciativas”, “intentos”, “esfuerzos”, “planes piloto”, “innovaciones”… a cuanta ocurrencia, heurística, empírica, “ampliamente aceptada” y “prestigiosa” se refiera a la educación en

Jaime Ordóñez.La “Agenda Nacional”, grupo de profesionales, empresarios y expertos en diversos campos que se han venido reuniendo durante año y medio, presentó el

Piedades no era un pueblo, sino una calle con iglesia, plaza de fut, escuela y unas pocas casas. El ganado caminaba a pie, sin
Semanario Universidad