Crítica de cine El color del paraíso

Un abismo separa el Irán de las noticias que subrayan su geopolítica en conflicto con los intereses estadounidenses, la última dinastía Pahlevi y el

Un abismo separa el Irán de las noticias que subrayan su geopolítica en conflicto con los intereses estadounidenses, la última dinastía Pahlevi y el fundamentalismo chiíta, de la vida que dibujan sus mejores películas, donde no prevalecen los estereotipos políticos, sino la gente humilde con su vida cotidiana y los héroes son jóvenes.

Apreciada en las capitales de Occidente, poco se conoce en Costa Rica de esta filmografía tan distinta al entretenimiento hollywoodense. En los Filmfest de Washington D.C., recuerdo que las obras iraníes son de los platos fuertes, con autores como Mohsen Makhmalbaf y Abbas Kiarostami. En buena hora la Sala Garbo, fiel a sus orígenes alternativos, programa este premiado relato poético.

Majid Majidi, oriundo de Teherán (1959), y actor desde los 14 años, ha realizado siete largos, entre estos «El padre» y «Los niños del cielo». Él explora con sinceridad y coherencia la vida de los pobres mediante la mirada inocente y sensible de los chicos.

Por casualidad conoció la Escuela para Ciegos y se conmovió con la fortaleza emocional de los chiquillos; de allí nació esta idea. Un niño ciego de ocho años, deseoso de aprender, comprende el mundo mediante el tacto y el oído, y principalmente a través de su corazón lleno de bondad. Generoso, valiente, su alegría e imaginación nos desafían.Al finalizar las clases debe regresar durante tres meses a su casa en el campo, en las tierras altas del norte. Allí lo espera su abuela, humilde y trabajadora, arrugada como la tierra, pero resplandeciente de belleza espiritual, y anhelan verlo sus dos tiernas hermanas. El extraordinario y sencillo amor del niño con estas tres mujeres es uno con el cariño y respeto de los cuatro por la naturaleza, la que una fotografía espléndida pero no arrogante pinta en su verdadera hermosura. No son paisajes de postal. Es el secreto del que sabe observar y encuentra, como el poeta Andrés Eloy Blanco, en lo más simple, riqueza infinita. El padre, viudo, es un carbonero estrujado por el dolor y el miedo, se refugia en su egoísmo y pese a sus ojos sanos no puede ver el mundo porque lo oscurece su tristeza interior. Quiere dejarle el niño a otros y procura un matrimonio de conveniencia. No sabe cuidarse y atropella a los que lo rodean. El arrullo de la naturaleza es para él estridente amenaza. Con la metáfora del espejo comprendemos cómo no se soporta a sí mismo y se hace daño. Él se siente trabado y entendemos que su actitud lo condena al fracaso. La moraleja con los animales (el ave con el niño, el pez con la abuela y la tortuga con el padre) revelan en cada uno su más auténtica condición humana. El final de acento místico sugiere que hace falta un milagro para abrir el corazón del padre.

Esta obra maestra es un reto aunque no lo parece. Pausada, discreta, dice más que un tratado de psicología sobre el territorio del alma. Las actuaciones son memorables precisamente porque desaparecen bajo la absoluta naturalidad de intérpretes en su mayoría no profesionales.

Hay filmes para olvidar. «El color del paraíso» es una obra de arte para recordar cada vez que entre el miedo y la violencia que se imponen, se nos olvida vivir.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El golpe militar en Chile cumple 30 años este 11 de septiembre. Algo que conmocionó la vida de una generación latinoamericana es ya pura

Entrevista al escritor guatemalteco Rodrigo Rey Rosa, publicada en Babelia de El País, España. "Si esto empeora, muchos autores se verán obligados a conocer

Los investigadores del CIHATA estudian diferentes problemas en la sangre. ¿Sabía usted que un gen es el causante de anemias hereditarias e incurables, llamadas

Como resultado de una extensa investigación, Floria Barrionuevo y María Enriqueta Guardia prepararon esta hermosa colección de doce volúmenes sobre arte costarricense, editado por

Desde que Luis Fishman se enteró que en un  abrazo de campaña se le implantó un chip inextirpable que permite a Zapote ubicar exactamente

Que nos den la mano para bajar del bus o corran para ayudarnos a poner un vídeo o colocar un retro proyector, y que

La producción Siwa de Judith De la Asunción evoca una serie de narraciones con los colores y esencias del ambiente latinoamericano. Un recorrido por

Centroamérica fue un territorio pobre y marginal desde los tiempos precolombinos, lo siguió siendo durante la larga penumbra de la colonia, y se volvió
Semanario Universidad