Cuestionan compra de instrumentos para la OSN

Una millonaria inversión de ¢539 millones, realizada a inicios de año para comprar una amplia cantidad y variedad de instrumentos para la Orquesta Sinfónica

Una millonaria inversión de ¢539 millones, realizada a inicios de año para comprar una amplia cantidad y variedad de instrumentos para la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), es el epicentro de una polémica entre músicos de esa orquesta y el director general del Centro Nacional de la Música (CNM), Guillermo Madriz.

La OSN se adscribe al CNM y la compra se trató de instrumentos musicales, tanto de cuerda como de viento. Una denuncia presentada por la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), ante la Contraloría General de la República (CGR), cuestiona que la inversión se hizo por la vía de compra directa, que no se le adjudicó a un fabricante de instrumentos y que se responsabiliza a los músicos por los instrumentos “con valores de mercado muy superiores a los precios reales”.

Esa denuncia se tramitó mediante el oficio S.G. 11-13-0652-12 con fecha del pasado 7 de noviembre y fue compartida con UNIVERSIDAD por el músico José Manuel Rojas, oboísta de la OSN y presidente de la Seccional de ANEP en la orquesta.

Dicho documento especifica que la compra se adjudicó a Antonio Solano Quesada, conocido como Romano Solano, “quien no es constructor de instrumentos, sino que (…) se dedica a la compra y venta de instrumentos musicales”. Añade que a Solano se le han adjudicado “numerosas contrataciones, no solo del CNM, sino del Sistema Nacional de Educación Musical (SINEM)”. Según supo UNIVERSIDAD, Solano radica en Estados Unidos.

Rojas expresó que “nunca” se buscó de manera formal el parecer de los músicos sobre la necesidad de hacer la compra o la cantidad y tipo de instrumentos que se debían adquirir, antes de realizar la inversión. “Se trató de una decisión administrativa no consultada. La compra debió ser avalada por la junta directiva, pero ¿dónde están las actas de la junta directiva de a OSN?”, preguntó.

Entre otros malestares, especificó que se pagaron $14 000 por una viola que “no funcionó”. Sin embargo, puntualizó que los instrumentos de viento comprados cumplen con los niveles de calidad requeridos por la OSN, “pero los de cuerda no”.

Rojas aportó una carta que las personas de la sección de violas de la OSN enviaron a Madriz en abril pasado, en la cual manifestaron su descontento, pues la selección de los instrumentos comprados “se llevó a cabo sin ninguna consulta previa”. Ellas se quejan de que la calidad de las violas es inferior a las que actualmente utilizan y porque las tasan con un valor de $14 000, monto que deberán pagar en caso de que la pierdan. Esa cifra la estiman superior a la calidad real de los instrumentos. Además, critican que solo se compraron cuatro instrumentos y la sección está integrada por seis ejecutantes.

Por su parte, Madriz defendió la compra y la calidad de los instrumentos adquiridos (ver recuadro: “Afirmaciones totalmente falsas y desenfundadas”).

CUESTIONAMIENTOS

Tras informar que más de la mitad de los integrantes de la OSN están afiliados a la seccional, Rojas relató que fue en febrero cuando se enteraron de la compra de instrumentos. “Con anterioridad, de manera muy informal, nos habían preguntado por las marcas que preferimos; de todos modos compraron de otras, pero son buenos”, expresó sobre los instrumentos de viento.

El oboísta enfatizó que al tratarse de una compra de más de ¢500 millones requería de un concurso público, pero no se ejecutó así. Mostró una copia del cartel de compra que finalmente se adjudicó a Solano.

En ese documento, llama la atención la posición 82, código 50107 025 000001, para un violín. Con notable especificidad, se solicita un violín marca Toppa “hechos en Polonia totalmente a mano”, cuya tapa es “hecha de  spruce (pino) carpatian de 20 años de añejamiento” (sic). Según supo UNIVERSIDAD, esa materia prima en realidad en castellano correcto se denomina “abeto de los Cárpatos”, por lo que es curioso que en el documento se consigne en inglés.

Cabe destacar que a través de una investigación realizada en Internet con tres buscadores diferentes, no se encontró ningún sitio de ningún fabricante de violines polaco marca Toppa.

Para el mismo violín, el documento especifica “diapasón, clavijas, barbada, puntal de ébano sólido de alta calidad origen india”. Pide, además, cuerdas y afinadores hechos en Alemania y un “arco de fibra de carbón hecho con tecnología polaca y pelo de caballo talón de ébano agarradero imitación cuero” (sic).

Otro caso interesante es el de unos contrabajos comprados entre marzo y abril del 2010 por el  SINEM al mismo Solano. Esos instrumentos fueron prestados al Instituto Nacional de Música (INM).

UNIVERSIDAD obtuvo una copia de un documento fechado en octubre del 2011, en el que el músico de la OSN y por entonces profesor del INM, Esteban Rojas, denunció serias deficiencias de los instrumentos, como madera que se despegaba, partes sin aplicación de barniz y “parches en donde las tapas deben ser una sola pieza de madera”.

Consultado por UNIVERSIDAD, Rojas indicó que además en ese momento se dirigió a Jorge Duarte —director administrativo del INM—, “para solicitarle la contratación de un luthier —constructor de instrumentos— que realizara un diagnóstico”, pero nunca obtuvo respuesta.

Añadió que de cara a está última y polémica compra, solicitó la compra de un contrabajo de cinco cuerdas para el INM, ya que “sobran los de cuatro, pero no hay ninguno de cinco”. Sin embargo, no se compró ninguno de cinco cuerdas.

 


 

“Afirmaciones totalmente falsas y desenfundadas”

El director del CNM, Guillermo Madriz, atendió por correo electrónico las consultas de UNIVERSIDAD y se refirió de manera particular al origen de los fondos de la compra, la calidad de los instrumentos e informó que estudia tomar acciones legales contra la ANEP.

¿Los fondos para la compra provinieron de lo que estaba presupuestado para el pago de los salarios del exdirector titular Daniel Nazareth?

—No, los recursos provinieron del superávit institucional, el cual fue avalado por la Secretaría Técnica de la Autoridad Presupuestaria (STAP), del Ministerio de Hacienda.

¿Por qué se utilizó la figura de compra directa para realizar una inversión de esa magnitud?

—Al ser los instrumentos musicales de la más alta calidad posible, y considerado un bien fuera de competencia, la Dirección de Contratación de Administrativa de la CGR recomendó utilizar el artículo 131 b de la Ley de Contratación Administrativa para comprar de forma directa este tipo de bien.

De acuerdo con la preocupación expresada en el oficio dirigido por la ANEP a la CGR, ¿se han dado “dádivas para algunos músicos conocidos que actualmente son dirigentes públicos con gran influencia a la hora de decidir sobre los procesos de contratación, especialmente a la hora de adjudicar”?

—Estamos analizando interponer una querella en contra de la ANEP ante dichas afirmaciones totalmente falsas y desenfundadas (sic). Es una barbaridad el atropello que realizan estos dirigentes sindicales contra institucionales como la nuestra, sin embargo, vamos a continuar con el respeto de la ley, la cual ellos mismos deben de obedecer.

Según esa misma denuncia, ¿es cierto que se generaron “borradores de licitación con la descripción y cantidades requeridas de los instrumentos, con los modelos exactos, para coincidir con los nombres de los fabricantes”?

—Todos los expedientes de contratación y compra fueron elaborados de acuerdo a lo que manifiesta la ley.

¿Por qué la contratación de los instrumentos de cuerdas se le adjudicó a una persona —Antonio Solano Quesada, conocido como Romano Solano— quien no es constructor o luthier, sino comerciante?

—Es falso que el sr. Antonio Solano no es constructor. El sr. Solano junto al resto de los oferentes logró satisfacer las necesidades institucionales y entregar la calidad y cantidad de instrumentos de cuerda requeridos por el CNM.

¿Se realizó alguna consulta formal a los músicos antes de realizar la compra por $539 millones? ¿Cuáles fueron los criterios para decidir qué instrumentos se debían comprar y en qué cantidad?

—Por supuesto que se hizo una consulta técnica a diversos integrantes de la OSN antes de proceder con la compra. Fueron ellos mismos los que, como especialistas, nos ayudaron en el proceso de selección de dichos instrumentos. Los criterios entre otros fueron basados en la calidad, uso por parte de otros músicos de las grandes orquestas a nivel internacional, junto con tiempos de entrega. La cantidad fue determinada de acuerdo a tiempos de entrega y necesidades por parte de la orquesta.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

“Yo no envidio los goces de Europa, la grandeza que en ella se encierra; es mil veces más bella mi tierra con su palma,

En Grecia, Chile, España, Estados Unidos, Panamá, Italia y muchos otros más, el pueblo ha salido a exigir al Gobierno el cumplimiento de la

Estudios genéticos realizados con parejas de hermanos, familias completas y tríos (casos y controles), por más de 15 años, por un grupo de científicos

El SINAES y el CONESUP deben promover urgentemente la profesionalización de la docencia universitaria. No puede ser que sea el único nivel educativo, del

De esta manera, el neoliberalismo ha provocado profundas transformaciones socioeconómicas, de las cuales sus críticos destacan el aumentado de la desigualdad mediante la concentración

La no reelección del magistrado de la Sala Constitucional Fernando Cruz, por parte de la Asamblea Legislativa, sería un intento de inclinar la balanza

Resulta que el artículo 19 de esta Declaración ordena que “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, este derecho

Delicadas líneas y diminutos puntos poco a poco van dando vida a escarabajos, mariposas, cangrejos, arañas, hormigas, hongos, helechos, pasifloras, orquídeas y a una
Semanario Universidad