El Cascanueces vuelve con su eterna magia

“El Cascanueces” es un espectáculo lleno de magia, color, movimiento e imaginación.Provenientes de 30 comunidades de Costa Rica, más de 250 jóvenes y un

“El Cascanueces” es un espectáculo lleno de magia, color, movimiento e imaginación.

Provenientes de 30 comunidades de Costa Rica, más de 250 jóvenes y un selecto grupo de bailarines internacionales le darán vida al ballet “El Cascanueces”, cuyo espectáculo será presentado en el Teatro Nacional del 6 al 16 de diciembre, y cuya eterna magia se renueva temporada tras temporada.

En una compleja y desafiante producción que se realiza por segundo año consecutivo y que dirigen las coreógrafas Mariamalia Pendones y Patricia Carreras, quienes cuentan con la asesoría artística de Wes Chapman, exprimer bailarín del American Ballet Theate (ABT). A diferencia del año anterior, en esta oportunidad los participantes de “El Cascanueces” son un grupo de baile más formado y de mayor experiencia, explicó Carreras a UNIVERSIDAD.

La coreógrafa recordó que en mayo comenzaron las audiciones, a las que acudieron más de 500 aspirantes de más de 20 escuelas de danza del país, lo que evidencia el alto interés que tiene el ballet en Costa Rica.

El grupo de ahora tiene representantes de Liberia, Naranjo, San Ramón, Acosta, Cartago centro, Turrialba, San José, entre otros lugares, y la edad de los bailarines está en un rango entre 7 y 25 años.

La mayoría de los ángeles son de 7 años, mientras que los payasos y soldados tienen edades que los ubican entre los más jóvenes del grupo.

En la versión del presente año, agregó Carreras, hay 24 hombres más que en la del 2011, lo que en su criterio revela de nuevo el interés que el ballet ha despertado en el género masculino.

“El Cascanueces” es un cuento original de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, que con el paso del tiempo se convirtió en el ballet más popular del mundo. El libreto para su puesta en escena fue obra de Iván Vsevolozhski y Marius Petipa, aunque hay cierta controversia al respecto, de cuál de los dos fue el que finalmente consolidó la adaptación. Entre 1891 y 1892, el compositor ruso Piotr Ilich Chaikovski le puso música a la obra de Hoffmann, la que a su vez ya había sido adaptada por Alejandro Dumas.

El ballet que el público observará está compuesto por un prólogo, dos actos y seis escenas. La historia sostiene que el día de Navidad Clara recibe como regalo un cascanueces, que al final de la noche se le rompe. Cuando ella despierta nota que está rodeada de ratones y es cuando descubre que los roedores quieren acabar con todo. Entonces, entran en acción los soldaditos de su hermano Fritz y ahí prosigue la historia, que en el ballet ha alcanzado representaciones en prácticamente todo el mundo.

Para este año, “El Cascanueces” contará con dos bailarinas que interpretarán a Clara. Una de ellas es Mariana Elizondo y la otra Alejandra López. Los papeles de la Reina de las Nieves y la Reina de las Flores estarán a cargo de Kristiane Feoli, Mariana Elizondo, Johanna Castro y Lucía Baltodano, todas ellas costarricenses.

EL PROCESO

Carreras explicó que al haber una amplia participación de niños y jóvenes de casi todo el país, se propusieron que la experiencia constituyera parte de la formación de los integrantes de dicho ballet. Para favorecer ese proceso y esa formación, “pretendemos que sea una propuesta inclusiva, que dé oportunidades a las diferentes academias”, dijo.

Los principales roles masculinos de “El Cascanueces” en su mayoría serán responsabilidad de bailarines invitados, más dos costarricenses. De esta manera, el brasileño Alexander Scupinari, del Ballet de San José, California, Estados Unidos, es uno de los bailarines extranjeros.

A él se une el argentino Emanuel Abruzzo, quien pertenece a la reconocida compañía de ballet de  Suzanne Farrell, mientras que Aidan Carrasquel es un destacado estudiante del ABT II de Nueva York.

Entre los invitados sobresale el costarricense Andrés Ávila, quien luego de haber sido observado en “El Cascanueces” del año pasado, fue recomendado para que pasara a estudiar en el ABT II, por lo que en la actualidad pertenece al Ballet de Orlando, Estados Unidos.

Al nombrado elenco lo complementan Gustavo Vargas, profesor de danza, y Minor Thompson, quien desempeñará el rol principal en la Danza árabe de “El Cascanueces”.

Los días 10 y 15 de diciembre no habrá función. Todavía hay espacios disponibles y los precios oscilan entre ¢26 000 y ¢12 000. Las entradas se pueden adquirir por Internet, en mundoticket.com y en los habituales lugares en que Interamericana de Producciones vende sus boletos: Servimás, tiendas Bansbach, La Barbería y Hotel Herradura. También se podrán adquirir en los servimás de Liberia, Pérez Zeledón, Ciudad Quesada, Limón, Puntarenas y Grecia.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Para los participantes del foro, se carece de un estudio que indique el nivel de riesgo de contaminación de la semilla criolla. (Foto:

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo por $80 millones para financiar la construcción, equipamiento y mejoras en los distintos puestos fronterizos

“El Cascanueces” es un espectáculo lleno de magia, color, movimiento e imaginación.Provenientes de 30 comunidades de Costa Rica, más de 250 jóvenes y un

Un campesino recorre los terrenos en disputa en Medio Queso. (Foto: Miriet Abrego)La tensa situación que se mantiene en la localidad de Medio Queso

La zona en verde muestra los 1870 kilómetros cuadrados que según el oceanógrafo Guillermo Quirós, Costa Rica cedió en el mapa que entregó a

La empresa minera cerró sus instalaciones luego de la sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo, que eliminó los permisos otorgados. (Foto: Cristina Robles, de Kioscos

La construcción de viviendas ha crecido, aunque no precisamente son habitadas en su totalidad. (Foto: archivo)Costa Rica ha experimentado una serie de cambios en

Las recientes elecciones en Estados Unidos de Norteamérica no solo fueron una fiesta democrática para envidiar, sino que también dejaron amargas heridas.Pero viendo con
Semanario Universidad