En marzo sonará el Drum Fest

El Drum Fest reunirá a decenas de percusionistas costarricenses e internacionales en el escenario del CENAC y en el Jazz Café. (Foto: cortesía Sanders

El Drum Fest reunirá a decenas de percusionistas costarricenses e internacionales en el escenario del CENAC y en el Jazz Café. (Foto: cortesía Sanders Music Academy)

Del 1 al 9 de marzo, los escenarios del Jazz Café y del Centro Nacional de Cultura (CENAC) se llenarán de baterías, tambores, bombos, platillos, baquetas y amantes de la música que se reunirán para celebrar el arte de la percusión.

Se trata de la cuarta edición del Drum Fest Costa Rica, un festival de percusión organizado por Sanders Music Academy que convocará a decenas de bateristas costarricenses e invitados internacionales, entre los que se cuentan el estadounidense John Riley, el puertorriqueño José Rosa, el chileno Camilo Torres y el venezolano Carlos Guevara.

Durante el Festival se llevarán a cabo varias actividades. Del 1 al 3 de marzo, José Rosa impartirá un seminario en el auditorio de Sanders Music Academy (ubicado en Cartago). El 7 y 8 de marzo, en la misma sede, será el turno de Camilo Torres de compartir su conocimiento con los bateristas costarricenses.

El sábado 8 de marzo por la noche, en Jazz Café, habrá un concierto a cargo de la agrupación costarricense ‘Swing en 4’, en el que participarán como percusionistas invitados el tico Isaac Morera y el puertorriqueño José Rosa.

El domingo 9 de marzo será el gran cierre del Drum Fest. Todo el día el Centro Nacional de Cultura se llenará de música y de quioscos en los que marcas y tiendas expondrán sus productos vinculados al mundo de la música y la percusión.

Habrá concierto con el grupo nacional Transfusión, con los percusionistas José Rosa, Camilo Torres y Carlos Guevara. Tendrá lugar también una clase maestra a cargo de John Riley. Además, los estudiantes costarricenses de este tipo de instrumentos se presentarán en diversos ensambles y el día culminará con la presentación de un ensamble de 50 bateristas costarricenses que, bajo la dirección de Carlos Sanders, tocarán para rendir tributo a Steve Gadd, destacado baterista estadounidense de estudio y conciertos, quien ha trabajado con renombrados músicos, como Paul McCartney, Paul Simon, Joe Cocker, y Eric Clapton.

UN ESCENARIO PARA CRECER

Carlos Sanders, director del Drum Fest y fundador de Sanders Music Academy, comentó que el festival nació hace cuatro años como un espacio para proyectar el trabajo de sus estudiantes avanzados de batería, con el tiempo creció para convertirse en un espacio de enriquecimiento para todos los bateristas costarricenses y de la región.

Según dijo, el Festival tiene varios objetivos, entre ellos: ofrecer a los bateristas ticos información académica actualizada de primera mano, mediante el contacto con grandes músicos internacionales; darles a los jóvenes músicos la posibilidad de compartir escenario con bateristas internacionales y, también, brindar un escenario donde los percusionistas proyecten su trabajo y que el público lo disfrute.

El músico y profesor Isaac Morera opinó que lo más importante del evento es que les brinda a los estudiantes de percusión una oportunidad de roce que no siempre pueden tener. “El Drum Fest nos saca de la burbuja en la que estamos acá, porque cuando los estudiantes no reciben luces o información de afuera es muy fácil que piensen que sólo esto existe; en este espacio van a tener contacto directo con lo que está pasando afuera”, dijo.

Por su parte, José Rosa, percusionista invitado y coordinador internacional del Festival, consideró que este tipo de eventos son extremadamente importantes en términos de la confraternidad entre artistas reconocidos, estudiantes y músicos profesionales nacionales. Además, afirmó que “este tipo de evento busca rescatar la cultura de nuestro pueblo, para que no caiga en el olvido”.

Los jóvenes percusionistas que participarán en los ensambles y clínicas también coinciden en que el Festival sirve de impulso a sus carreras como músicos, además de aportarles gran motivación.

Daniela Rodríguez, de 21 años, estudiante de batería desde hace 3, recordó que la primera vez que asistió al Drum Fest salió muy impresionada por las presentaciones y el trabajo de los bateristas invitados.

Asimismo, estima que “las clases son con bateristas sumamente buenos y reconocidos a nivel mundial. Es un privilegio poder estar ahí y aprender de ellos”.

El joven Andrés Hernández, de 19 años y con cinco de tocar batería, hizo ver que estos serán “días de mucho aprendizaje”, tanto para el público como para los participantes.

“Con el Drum Fest, el país crece en cultura y para los músicos es un excelente espacio para nutrirse, para aprender, para saber qué está pasando en el mundo en la música”, agregó.


“Pasión” por la batería

El baterista venezolano Carlos Guevara, conocido como Pasión, es uno de los invitados al Drum Fest 2014.

Con tan sólo 27 años de edad, tras superar los obstáculos que le genera su enfermedad de artrogriposis múltiple congénita –condición que le acompaña desde que nació–, el músico cuenta con una amplia trayectoria.

El joven baterista, que participará en los conciertos e impartirá clínicas durante el Drum Fest, compartió brevemente con UNIVERSIDAD un trozo de su historia y de sus expectativas sobre el evento baterístico que tendrá lugar en el país.

¿Por qué la batería?

— Desde pequeño siempre me gustó la batería; me enamoré del instrumento cuando tenía 6 años de edad. Vi el concierto de Guns n´ Roses en Tokio y cuando vi a Matt Sorum tocando, allí supe lo quería hacer toda mi vida.

Cuénteme un poco de su trayectoria.

— Mi carrera comenzó a los 13 años; en ese tiempo estuve estudiando con varios profesores, no sólo de batería sino también de percusión sinfónica, además de estar tocando en orquestas sinfónicas juveniles del sistema de orquestas de mi país.

En el 2007, se abre la Cátedra de Batería en el conservatorio donde siempre estudié percusión clásica y, desde entonces, he dedicado mi vida de lleno al instrumento. He tocado en Simón Bolívar Big Band Jazz, en la Orquesta de Rock Sinfónico Simón Bolívar, tengo mi banda de heavy metal llamada Hékura y he trabajado con varios artistas como músico de sesión, tanto en estudio, como en vivo.

¿Cuál es su opinión sobre el Drum Fest Costa Rica?

— Me parece una vitrina interesante para los bateristas de Costa Rica, porque con el Drum Fest tienen oportunidad de interactuar con bateristas de otros países, además de mostrar su trabajo, ver clases, seminarios, etc. Esto hace que el desarrollo de los bateristas sea mucho mayor porque, además de conocer otras culturas, obtienen muchos puntos de vista sobre cómo estudiar el instrumento.

La importancia de este tipo de eventos es que hay muy pocos en su clase en Latinoamérica, en los que los bateristas latinoamericanos tengan oportunidad de ver a tantos artistas del instrumento y aprender de ellos.

¿Qué expectativas tiene de su participación?

−Me hace mucha ilusión participar en el Drum Fest. Es un paso importante en mi carrera compartir escenario con tan grandes músicos; además, el trato que me han dado desde Costa Rica −sin siquiera haber llegado todavía− me hace sentir que esto es una familia.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Mapa de la vía de acceso desde la Ruta 32 a Limón hasta la bahía de Moín, donde se construiría la terminal de contenedores

Ginebra/Bruselas-- Los gobiernos de la Unión Europea han sido alertados de que sus máximos responsables podrían ser convocados el jueves en Bruselas

Mensajes de indignación llenaron la Avenida Segunda el pasado 25 de febrero, para protestar por el aumento salarial del 0,43% para el sector público.

Según consta en el Registro Nacional, hasta el 24 de febrero la sociedad OAS Central American Investing Limited no había pagado el impuesto a

A pocas semanas del fin del proceso electoral que vive el remedo de democracia que es Costa Rica, cabe señalar dos niveles de un

El  jueves 12 de diciembre pasado, a eso de las 2 de la tarde me encontré con un amigo que cuida carros en la

Los documentos relacionados con el contrato entre el Consejo Nacional de Concesiones (CNC) y la empresa OAS constan como prueba en el expediente del

En estos momentos cada docente tiene una misión casi imposible. Debe salvar niños y jóvenes que aunque no hayan decidido tomar el camino peligroso
Semanario Universidad