Escritor José Donoso temía a la etiqueta gai

El libro, publicado hace dos meses en Chile por la editorial Alfaguara, ha causado una conmoción.  Tras leer y estudiar durante siete años los

José Donoso, considerado uno de los novelistas más importantes de Chile en el siglo XX, temía que su literatura fuera etiquetada como gai, según lo revela su hija adoptiva Pilar Donoso en su obra Correr el tupido velo, en el que se confirma la “homosexualidad latente” del escritor.

El libro, publicado hace dos meses en Chile por la editorial Alfaguara, ha causado una conmoción.  Tras leer y estudiar durante siete años los 70 diarios de Donoso en poder de la Universidad de Princeton, Estados Unidos, su hija llega a la conclusión de que su padre tenía una tendencia a la homosexualidad, la cual reprimió para mantener a flote el matrimonio con María Pilar Serrano y, sobre todo, por el temor de que su literatura fuera marcada como gai, en un Chile conservador y católico.
Le aterraba la idea de que en algunas universidades se daban cursos en los que los escritores eran enmarcados en esa categoría de literatura gai, explicó Pilar en una de las varias entrevistas tras la circulación del libro que en 442 páginas hace un examen exhaustivo de la vida y de la obra de Donoso, quien murió en 1996.

Esa idea de escritor gai era un tormento para el historiador del “boom”. “Sí lo torturaba, y mucho. Y tenía toda la razón. En ciertas universidades hay cursos de literatura en los que mi papá es un tema. Para él eso habría sido horroroso desde el punto de vista literario; ver limitada su obra a solo una perspectiva”, expresó Pilar.

En uno de los fragmentos de los diarios, de una carta enviada a su mujer, Donoso afirma: “una tarde estaba yo en casa de un amigo que siempre sospeché de ser homosexual (sic), sin haberlo confirmado. Llegó entonces el exmarido de una prima mía, un muchacho muy buen mozo, y pude advertir que había algo entre ellos, algo que era amor. Me conmoví hasta los huesos, me dio una envidia, una desesperación, unas ganas de tener exactamente lo que esos dos tenían -y sin embargo-, un deseo vehemente de no ser como ellos… Es esa envidia lo que está en la base de todos mis problemas, gorda. ¿De dónde viene, por qué es, qué significa? ¿Hasta dónde puede llegar a destruir nuestra vida, esa envidia mía por una situación homosexual?”

HISTORIADOR DEL “BOOM”

La historia reviste importancia porque Donoso no solo fue uno de los más excelsos escritores chilenos del pasado siglo, además era el “historiador oficial del boom”, el movimiento literario más importante que se dio en América Latina a mediados de los años sesenta.

¿Cómo era ese grupo que cambiaría el curso de las letras latinoamericanas?, ¿cuáles eran sus manías, los trucos publicitarios para llegar al gran público?, ¿cómo se manejaban las cuotas de poder?, ¿cuál era la función trascendental de la “Mama grande”, como se le conocía Carmen Balcells? Esos fueron detalles que se conocieron porque Donoso se atrevió a contar intimidades de la generación del “boom”.

En Historia personal del boom, Donoso se adentra en lo que significó ese grupo encabezado por Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez,  Julio Cortázar y él mismo.

Algunos críticos agregan otros nombres, pero lo cierto del caso es que estos cinco fueron los dueños de ese fenómeno que marcaría las letras latinoamericanas para siempre.

Pilar Donoso, en respuesta a los reportajes publicados en La Tercera de Chile en el 2003, en la que con base en los cuadernos de Iowa se afirmaba que su padre era homosexual, se lanzó a la aventura de cumplir con uno de los pedidos de Donoso: escribir su biografía.

El balance, tras la publicación, es el siguiente: su matrimonio estalló en mil pedazos; perdió a sus hijos y su familia la considera una traidora, pues creen que Correr el tupido velo es un ajuste de cuentas con su padre.

Hipocondríaco, egoísta y vanidoso, son algunos de los adjetivos que le endilgan al autor del Obsceno pájaro de la noche y Coronación, dos celebradas novelas de “Pepe” Donoso, como le llamaban sus amigos.

Tras la publicación de Correr el tupido velo se analizará la literatura del autor de “Paseo” – un extraordinario cuento que narra la historia de una mujer que, harta de servir a sus hermanos, sale un día a caminar con su perro y nunca más se vuelve a saber de ella – desde la perspectiva que tanto temía Donoso, desde un encasillamiento de autor gai.

¿Es el libro de su hija toca el tema de su homosexualidad como estrategia mercadológica,  para vender más? Pilar lo niega con insistencia.

Lo cierto es que los autores del “boom” no dejan de estar de moda incluso cuarenta años después de que Donoso publicara, en 1972, su historia personal de ese movimiento, dado que García Márquez ganó el Nobel en 1982, Vargas Llosa en el 2010, y ahora al autor de “Casa de campo” le tiran piedras desde la intimidad de sus diarios.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Corría el año 1987, terminaba el verano en Odessa, ciudad de la entonces República Socialista Soviética de Ucrania, puerto a orillas del Mar Negro;

Se puede hablar de una praxis de enscape hacia esos albergues o de exscape hacia realidades exteriores que son parte también del sujeto.La pérdida

Pero estas nuevas tendencias no son inconformidad contra la miseria, como sucedió con el marxismo, sino por el contrario, son una versión light resultado

La indagación de los legisladores inició luego de que medios de comunicación nacional dieran a conocer diversas denuncias sobre aparentes irregularidades en el manejo

En términos de la geografía universal, somos miembros de alguna comunidad que llamamos país. Yo soy costarricense de nacimiento, no soy nicaragüense. No existe

El mandatario de la vecina nación ofreció abordar de inmediato un auto y reunirse con nuestra gobernante en Liberia, pero sin que mediara ningún

Sus encargados de propaganda lograron convertir en seis  meses a un pueblo pacifista en uno belicista e histérico que quería ir a la guerra

Soy una de las costarricenses que le concierne y le enoja la actitud del Gobernante del país hermano del Norte, los argumentos esgrimidos por
Semanario Universidad