Investigadora revela el rechazo hacia la pluralidad sexual

La consulta de documentos, el análisis de expedientes y las entrevistas a profundidad le permitieron a la socióloga Isabel Gamboa determinar que el Hospital

Isabel Gamboa examina las prácticas deshumanizadas en torno a la sexualidad y la “locura” en el Hospital Psiquiátrico.

La consulta de documentos, el análisis de expedientes y las entrevistas a profundidad le permitieron a la socióloga Isabel Gamboa determinar que el Hospital Psiquiátrico tiene entre sus funciones principales la de instaurar en sus pacientes una “normalidad sexual”.

En su libro El sexo como locura  la socióloga revela la intolerancia y el irrespeto hacia la vida privada de las personas cuya identidad sexual es considerada “inadecuada”.
Este trabajo tiene sus antecedentes en una tesis elaborada en el 2002.  La investigadora trabajó cerca de un año para convertirla en un libro ameno, narrado en primera persona.
Este tipo de narración le permite a las personas lectoras acercarse a la experiencia de Isabel Gamboa no solo como investigadora, sino también como ser humano.
“Tuve la suerte de encontrar el apoyo de personas críticas, dispuestas a afrontar las conclusiones cualesquiera que éstas fueran.”
En total fueron analizados 134 expedientes desde 1978 hasta el 2004.  Estos expedientes contenían al menos un diagnóstico de “trastorno sexual”. Este dictamen iba ligado a otros “principales” denominados como “intención suicida.”
“¿Pero por qué querían suicidarse? Querían suicidarse porque sus prácticas sexuales no eran aceptadas socialmente”.
La investigadora encontró que los hombres homosexuales “afeminados” son las personas más maltratadas por los especialistas y auxiliares que laboran en el Hospital Psiquiátrico.

DIAGNÓSTICOS SUBJETIVOS

Para la investigadora el Hospital Psiquiátrico actúa como un ente represor institucionalizado que disminuye al ser humano y destruye su identidad.
“Lo que más me sorprendió fue constatar el sufrimiento de los y las pacientes, los motivos y efectos del encierro, la privación y el estigma. Cuando ingresan son ellos y ellas… al final son otra cosa.”
El texto de 300 páginas analiza la organización de la sexualidad como tema y su criminalización en los discursos religiosos, familiares y políticos. También hace un recorrido por la clasificación de los trastornos sexuales y su incorporación a la psiquiatría.
“En los expedientes encontré diagnósticos subjetivos que no están clasificados en el manual de la Organización Mundial de la Salud ni en la guía de la Asociación Psiquiátrica Norteamericana.”
Estos documentos son los que utilizan en Costa Rica las personas psiquiatras para determinar un trastorno o patología. Uno de los “diagnósticos inverosímiles” con los que se topó la estudiosa fue el de “homosexual de elevadísimo riesgo.”
El sexo como locura es un texto “incómodo” porque confronta una realidad oculta “inexistente” dentro del discurso social. 
“Este libro fue rechazado por el comité científico de la Editorial de la UCR dos veces, a pesar de contar con la recomendación de publicación del Centro de Investigaciones Históricas de América Central (CIHAC)”, afirma Gamboa.
La investigación fue publicada con el apoyo de la Vicerrectoría de Acción Social de la Universidad de Costa Rica.
Este libro está a la venta en Clara Luna, las tiendas Línea U y la Librería Universitaria, ubicadas en San Pedro de Montes de Oca.
Isabel Gamboa es socióloga e historiadora y ha publicado artículos y ensayos sobre sexualidad, género, desarrollo, prostitución y desempleo. Labora como docente e investigadora en la UCR.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El 27 de junio del 2003 el exministro de Cultura, Guido Sáenz prometió a los costarricenses que tras la recuperación del edificio de La

Hoy esta idea se ha sobredimensionado, a tal punto de que vemos hasta 20 anuncios diarios de televisión, de una sola candidata o candidato

El presidente colombiano realizó la semana pasada una gira por siete países de América del Sur para explicar su decisión de ampliar la presencia

Se les veía como un lugar antiestético que a veces emitían oscuros gases malolientes,  que atraían un tránsito intenso de grandes camiones llevando o

Dicha actividad reunió una diversidad de académicos y estudiosos de la cultura  cuyas ponencias se enmarcaron en el análisis de las producciones simbólicas centroamericanas,

Es amplio el conocimiento que tenemos los costarricenses de los aportes que Guanacaste ha hecho a Costa Rica en casi dos siglos: sus bailes,

De lo contrario, estaría incurriendo en la más grotesca traición a su pueblo y a las causas de reivindicación social de Latinoamérica.  Y la

Con fuertes cuestionamientos renunciaron al Cuerpo Nacional de Delegados del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) varias personas que incluso tenían puestos de jefatura en
Semanario Universidad