Lo tropical llenó a Teoretica

“Novo Museo Tropical” es la nueva exhibición que inauguró el pasado 21 de julio la fundación Teoretica, y tiene como punto de partida la

“Novo Museo Tropical” es la nueva exhibición que inauguró el pasado 21 de julio la fundación Teoretica, y tiene como punto de partida la vida tropical y, como símbolo de partida, un racimo de bananos lleva al espectador por distintas maneras de abordar el fenómeno artístico.

La visión del curador mexicano Pablo León de la Barra coincide con los puntos de partida de Teoretica, la cual intenta descentralizar lo creativo de lo hegemónico con cada nuevo proyecto, al discutir formas novedosas para comprender el proceso artístico y las maneras en que los latinoamericanos consumen el arte.

 

La premisa para el montaje del “Novo Museo Tropical” es que cuando los museos y centros culturales permanecen vacíos por falta de presupuestos es hora de repensar el tipo de exhibiciones que se hacen. Además, el arte se ha vinculado a los mercados de bienes y se produce para transitar en bienales y ferias internacionales, entonces es hora ya de cuestionar el tipo de arte que se crea.

Se incluyen en el montaje obras de Alexander Apostol, Javier Bosques, Fernando Bryce, Minerva Cuevas, Tamar Guimaraes y Karlo Andrei Ibarra. Los acompañan Mauricio Lupini, Milton Machado, Mario Montez, Andy Warhol, José Alejandro Restrepo, Apichatpong Weerasethakul y otros.

El “Novo Museo Tropical” es parte de las actividades preparadas por Teorética para el ciclo denominado Tropicología, que previo a esta exhibición organizó una serie de conferencias y proyecciones cinematográficas sobre aspectos de la tropicalidad latinoamericana.

Tropicología es un concepto desarrollado por el brasileño Gilberto Freyre, quien fundó en los años 60 el Seminario de Tropicología en la ciudad de Recife. Actualmente, reúne a intelectuales y científicos que estén creando pensamiento desde los trópicos para los trópicos.

El “Novo Museo Tropical” estará en exhibición hasta el 16 de setiembre. Teorética está ubicada 300 al norte del Templo de la Música, en el parque Morazán; abre sus puertas al público de 9 a.m. a 5 p.m. y los sábados de 10 a.m. a 4 p.m.

UN RACIMO CON HISTORIA

Aunque Pablo León de la Barra ha llevado su propuesta de museo sin paredes a lugares no convencionales, en Teorética debieron hacer modificaciones a su trabajo para presentarlos en una galería.

Los impulsores del “Novo Museo Tropical” defienden la idea que hay que sacar a los museos del centro hegemónico, y concluyen que “ser tropical no es cuestión de localización, sino que es actitud ante la vida que lo integra al gran racimo de bananos en el que nos constituimos”.

“Para su versión expositiva en Teorética, el ‘Novo Museo Tropical’ reúne en una de sus salas posiciones artísticas, arquitectónicas y de archivo que abordan la explotación, la fantasía y la exotización bananera en diferentes contextos. En la sala adyacente, un microclima museográfico alberga vídeos, textos y obras en otros formatos realizadas por algunos de los artistas que conforman esta enciclopedia bananera… Se trata de un depositario museológico”, explicó Lina Castañeda.

Asimismo, según Castañeda, este proyecto “es una primera aproximación a construir una nueva historia del arte, así como un intento por crear un campo expandido para las manifestaciones tropicales, que a la vez deslocalizan al museo de cualquier geografía”.

El curador Pablo León de la Barra es mexicano y reside en Inglaterra. Es un reconocido productor de exhibiciones, investigador cultural y curador independiente. Es codirector del “Novo Museo Tropical” y fundador de la Bienal Tropical, una itinerante cuya primera edición se llevó a cabo en 2011 en la ciudad de San Juan, Puerto Rico. De la Barra ha curado numerosas exhibiciones a nivel internacional y colabora con varias publicaciones prestigiosas. Es editor de la Pablo Internacional Especial Editions y en su blog se registra gran parte de sus trabajos relacionados con el concepto tropicológico.  Tiene un doctorado en Historia y Teoría, otorgado por la Architectural Association (Londres).

 


 

Cine en la galería

Como parte de los nuevos espacios del “Novo Museu Tropical”, la segunda sala de la exhibición se llama «Cinema Micro-clima». Uno de los cortos proyectados se titula “Yamaika Letter” (2011), del venezolano Alexaner Apostol.

En la producción, Apostol incluyó invitaciones a diferentes dirigentes políticos, que representan una clase marginada en Caracas, a leer en voz alta la “Carta de Jamaica” (1815), documento redactado por Simón Bolívar —originalmente en inglés y en el cual el líder presenta sus ideales políticos—.

Como estos personajes no saben leer, escribir o hablar inglés, la lectura de la famosa proclama se convierte en una parodia que resulta en un balbuceo ininteligible, vacío y con poco sentido, explicó Castañeda. Al final del corto, se devela cómo el populismo se ha encarnado en los políticos mesiánicos latinoamericanos, tendencia que ha estado presente en la historia de la región.

Por su parte, en “Repeat after Reading” (2006), Mauricio Lupini presenta una serie de vídeos que intentan retratar los fantasmas de la modernidad. “Si bien visualmente estos vídeos toman prestado de la estética y de la poesía concreta brasileña, esencialmente abordan el lenguaje, la enunciación y el balbuceo, a través de una serie de textos incomprensibles, pero reconocibles tomados de expresiones onomatopéyicas (taquititá, chucutu chu, etc.) de las canciones del grupo Onda Nueva, compuestas por Aldemaro Romero en los años 70, que de nuevo nos hablan de la implantación de modelos importados y las tensiones entre lo local y lo foráneo que surgen a raíz de estos procesos”, explicaron los organizadores.

Complementan la trilogía “Mario Montez” (1964), una producción de un popular intérprete travestido que aparece en las películas de Jack Smith y Helio Oiticica. Este fue uno de los famosos personajes que rodearon a Andy Warhol, uno de los mayores exponentes de arte pop; en la década de los años 60, Warhol abrió “The Factory”, un sitio que reunía a excéntricos figuras públicas atraídas por las fiestas. En dicho lugar, las “Warhol Superstars” tenían sus 15 minutos de fama, para luego dar paso a otra luminaria pop.  Además, “The Factory” era el sitio de trabajo de Warhol y lugar para rodar películas.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Como una reacción verdaderamente exagerada, algo así como que “ya se acabó el mundo”, es a criterio de Alejandra Gómez, del Movimiento Fotocopiando para

La Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (CAMTIC) y la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (AmCham) reiteraron hoy su llamado al gobierno para que

El pasado martes de 17 de julio ninguno de los ocho candidatos que iban por la silla en el Consejo Universitario de la Universidad

La realidad nacional en materia de educación puede no ser halagüeña pero nada insípida para un filósofo ávido de acicatear con su crítica la

Algo que no se ha destacado en las informaciones sobre el posible hallazgo del bosón de Higgs es que podría no seguir exactamente el

A las personas los cambios nos producen miedo y algunas veces actuamos incluso en contra de nuestros principios para evitarlos y, en esas ocasiones,

El arribo de cruceros a Costa Rica ha venido disminuyendo, principalmente en Limón, por el descuido del puerto y la mala atención al turista,

La Caja Costarricense de Seguro Social recuperó un total de ¢98.735 millones de patronos morosos con la institución, durante el primer semestre del año,
Semanario Universidad