Publican libro de ensayos de Luis Barahona

“Lo real y lo imaginario” es el libro que fue presentado el 7 de octubre del filósofo y ensayista Luis Barahona (1920-1987), en el

“Lo real y lo imaginario” es el libro que fue presentado el 7 de octubre del filósofo y ensayista Luis Barahona (1920-1987), en el cual se rescatan una serie de textos que el académico escribió a lo largo de su carrera.

La presentación del volumen, en el museo municipal de Cartago, estuvo a cargo de Macarena Barahona, Arnoldo Mora, Marcela Echandi, Roberto Castillo y Arnoldo Moya.

El prólogo del libro le correspondió a Macarena Barahona, quien también participó en la valoración y análisis del pensamiento del autor.

La obra, a cargo de la Editorial Costa Rica, consta de 500 ejemplares. Esto marca una tendencia en el país, en la que cada vez las publicaciones son más restringidas en cuanto a número de copias.

 

Los ensayos versan sobre una amplia gama de temas sobre la identidad costarricense y en ellos se entremezclan ideas de lo real y lo imaginario que concibió a lo largo de su vida Barahona, quien fue docente en la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Como se apunta en el libro, Barahona “reivindica una Costa Rica con pensamiento con identidad. Nos lleva a través de su vívida prosa a las márgenes del discurso donde convergen lo imaginario y lo real. Allí, nos encontramos con el ideario de Mario Sancho, Pío Víquez, Víctor Manuel Sanabria y Manuel de Jesús Jiménez, y con las reflexiones acerca de la paz, las ideas estéticas, la picaresca y el idealismo del Quijote”.

La vida de Barahona estuvo consagrada a la docencia y a la escritura ensayística, aunque al final incursionó en la novela con el texto “El huerto interior”.

Esta novela recoge muchos de los ideales del autor, quien materializa una visión de mundo por medio de un narrador que se convierte en guerrillero y que participa en conflictos siempre al lado de quienes luchan por la democracia y la libertad en Centroamérica.

En 1959, Barahona obtuvo su doctorado con honores en España y su tesis luego se publicaría como libro con el nombre de “El ser hispanoamericano”.

Su quehacer intelectual lo complementaba con su activismo político y de esa forma junto con otros costarricenses fundó el Partido Demócrata Cristiano, el cual tuvo una corta trayectoria, porque posteriormente se unió a las filas del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

En su filosofía de difundir la cultura en Costa Rica, fue el creador del Ateneo y el Instituto de Cultura Hispánica. También, formó parte de la Academia Costarricense de la Lengua.

En “Lo real y lo imaginario”, Barahona “deja el valor de hechos y personalidades que mantienen su capacidad de discernimiento y asombro, característicos del vitalismo y con los que se ha construido la Nación”.

Se podría decir, entonces, que en el libro de Barahona hay un ejercicio de rescate a partir de la memoria, la observación, las inquietudes y esa visión de una Costa Rica que ha de insertarse en el área, como una Nación comprometida con sus valores.

El libro recoge una amplia cosecha de pensamiento de Barahona, quien movido por la escuela ensayística costarricense de la primera mitad del siglo XX y de la Hispanoamérica, rica en el ejercicio de analizar y concebir una identidad propia para los países de la región.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

San José de “París en miniatura”al malestar de la ciudadMedio de Comunicacióne imaginarios urbanosMaría del Carmen ArayaEnsayoEUNED2010Las transformaciones de la sociedad costarricense expresadas en

El otro día fui a la clínica Marcial Fallas, que es el lugar que me corresponde ahora para solicitar y retirar mis medicamentos mensuales.

“Un hombre se encuentra a otro y le exclama:Hombre, había oído que habías muertoPues no parece -se ríe el otro-. ¡Como ves, estoy bastante

Llegó octubre y la agenda teatral se llena de posibilidades para los amantes del arte escénico, quienes tienen la posibilidad de escoger entre las

No me moví un centímetro para celebrar la “independencia”. No como si fuera una mejenga. Se trata del país más feliz del mundo. Todos y

Recordar el nombre que don José Figueres dio a su finca en San Cristóbal tiene sin duda relevancia y aplicación en la coyuntura que

En la edición del  10/8/11, escribí un artículo intitulado NÚMEROS y otro el 21/9/11 encabezado DEUDAS; ahora voy a referirme a dinero. Le ruego,

El ruido de las bolas al chocar sobre el paño desgastado. El salón sombrío ubicado en alguna calle de Bogotá. El billar urbano en
Semanario Universidad