Singularidad del Castella sigue incomprendida a sus 60 años

Un concierto con la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Castella, dirigida por Manuel Mora Tenorio,  cerró las celebraciones del 60 aniversario de la institución.Al

Un concierto con la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Castella, dirigida por Manuel Mora Tenorio,  cerró las celebraciones del 60 aniversario de la institución.

Al cumplir 60 años de creado, el Conservatorio de Castella sigue siendo incomprendido en el país incluso por las propias autoridades del Ministerio de Educación Pública (MEP), a pesar de su larga trayectoria y los resultados abrumadores a su favor en cuanto a formación de artistas y estudiantes.

Así lo explica su actual director Carlos López, quien asumió hace año y medio la dirección del colegio y quien sostiene que aún cada vez que deben realizar algún trámite o ajuste deben explicar una y otra vez que el Castella no se puede ubicar tan fácilmente en esta o aquella categoría.

El Castella es una escuela y colegio público en el que los alumnos provenientes de muchas partes del país reciben lecciones académicas en la mañana y artísticas en la tarde, con materias en todas las bellas artes y donde los estudiantes diseñan sus propios horarios de clase. Algunos de sus egresados continúan estudiando artes, pero muchos otros se dedican a otras carreras.

“Como me han dicho varias personas, en realidad el Conservatorio Castella es el ornitorrinco de la educación costarricense, pero si usted analiza al ornitorrinco como un animal único e independiente terminará por entenderlo”, expresó.

Don Carlos, quien fue docente de música durante treinta años y es graduado del Castella, generación 81, reconoce que al no ser comprendido por los diferentes gobiernos, el Castella tiene que hacer milagros con sus propios recursos porque, todavía hoy, no lo pueden encasillar en una determinada dirección.

“Nos preguntan si el Castella pertenece al tipo de dirección una o dos y tenemos que decirles a los técnicos del MEP que no pertenece ni a una ni a otra”.

Eso hace, por ejemplo, que el Castella no reciba recursos como sí lo hacen algunos colegios estrictamente técnicos del país.

No obstante, los graduados del Conservatorio reciben de manera oficial el título de Vocacional Técnico Autorizado II, lo que les permite trabajar como profesores de arte.

Durante el 2013, el Castella ha celebrado con diferentes actividades su 60 aniversario, etapa que culminó el 25 de noviembre con una presentación de su orquesta sinfónica en el Teatro Arnoldo Herrera, en Sabana Norte.

López destacó  varios de los aportes del Conservatorio: “ha marcado una pauta artística en el país; ha sacado numerosos talentos que incluso han destacado internacionalmente, ha servido como semillero de artistas y ha consolidado un modelo de enseñanza”.

Algunos ejemplos de sus egresados son el escultor Jorge Jiménez Deredia, el compositor Walter Flores, el cantautor y compositor Fidel Gamboa, los cineastas Gustavo Fallas, Laura Astorga e Ishtar Yasin, el oceanógrafo y Premio Nacional de Ciencia y Tecnología, Erick Alfaro, entre muchos otros.

MODELO EJEMPLAR

Uno de los aspectos que resaltó López es que, aunque no todos los exalumnos siguen una carrera artística, la formación integral que reciben les marca para toda la vida.

Por tal motivo, consideró que el Castella, en Costa Rica, se adelantó a lo que muchos años después se iba a denominar las inteligencias múltiples y que justamente apuntan a que hay que descubrir los diferentes talentos que tenga el educando.

“Yo me imagino que en esa época (1953) la idea de un conservatorio como el Castella era muy novedosa, al darse esa formación multidisciplinaria se adelantaban a lo que eran las inteligencias múltiples y que en este tipo de educación son altamente estimuladas”.

López conoce de primera mano cómo funciona el Castella, porque ahí hizo la primaria y la secundaria,  por eso a su regreso como director sabía que iba a tratar con un grupo de profesores distintos, debido, precisamente, al entorno y al tipo de educación que ellos mismos están dispuestos a promocionar.

Dicho conocimiento de la institución le permitió aplacar los nublados del día que por un tiempo hicieron que el Castella, a diferencia del legado de su gran gestor, don Arnoldo Herrera, fuera noticia negativa en los diarios del país.

Hoy, las aguas volvieron a su cauce y lo que más afecta es la falta de recursos para una serie de retos que tiene el colegio, como mejorar su infraestructura.

“Se necesita infraestructura y no tenemos los ingresos que tienen los colegios técnicos del Estado y lo que nos ingresa es por medio de cuotas y de aportes de padres de familia. Vamos nadando contra corriente a pesar de que en el papel, en las palabras, sí se nos reconoce nuestro aporte”.

Para el ministro de Educación Pública, Leonardo Garnier, “el Conservatorio Castella es una institución ejemplar no solo a nivel costarricense, sino Iberoamericano. La forma en que la educación académica, la educación artística y la formación integral de los estudiantes se conjugan en un solo proceso de estudio es admirable. Aún muchos años después, al encontrar a una persona que estudió en el Castella, y sin importar si se desempeña o no como artista, se hace evidente que es ‘Castella’, tan fuerte es el sello que este centro educativo deja en sus estudiantes”.

Garnier reconoció que el impulso a los nuevos programas del MEP en artes y música tienen influencia del Castella: “Muchos de los esfuerzos realizados a lo largo de los últimos ocho años por promover en el sistema educativo costarricense la enseñanza y el disfrute de las artes, tienen como antecedente la visión del Castella y de don Arnoldo Herrera. Los nuevos programas de Educación Artística y Musical, deben mucho a esta visión. El Festival Estudiantil de las Artes es un reconocimiento a algo que siempre ha sido evidente en el Castella: la expresión artística es uno de los medios más potentes para que niños, niñas y jóvenes puedan expresar lo que piensan y sienten en forma mucho más abierta y potente”.


“FÁBRICA DE SUEÑOS”

Para quienes están algo familiarizados con el Castella saben que la frase “Fábrica de sueños” era una de las habituales de Arnoldo Herrera para referirse al colegio que él fundó.

No en vano en 1991 le otorgaron el Premio Magón, el máximo galardón por la obra de toda una vida en la cultura. En este caso se le reconoció su extraordinario aporte con el Castella.

En una entrevista en Atisbos, con Guido Sáenz, Herrera reconoció que la idea de un colegio que abordara al alumno de manera integral y desde el arte se lo inculcó su madre cuando vivían en Moravia, por los Colegios.

Hizo varios intentos de fundar un colegio que desembocaría en el Castella, pero al principio no le entendían la idea.

Fue justamente cuando José Figueres Ferrer asumió su primer gobierno que él le cuenta a don Pepe la idea y de inmediato el entonces mandatario se emocionó y se fueron a hacer una reunión que más tarde terminaría con la primera directiva del Castella, según comentó en la citada conversación con Sáenz.

Hay que recordar que el dinero y el lote para el primer edificio que tuvo el Castella lo donó Carlos Millet de Castella, quien en su testamento dejó ¢ 100.000 y el terreno en Sabana norte, así como las instrucciones precisas de la institución que soñaba.

Esa aspiración la materializó Herrera con la idea de que los alumnos tuvieran una “formación universal”, que comenzó con 35 alumnos, y se convirtió en el más iportante semillero de artistas del país.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La operación de la terminal implicará el dragado de 10 millones de metros cúbicos de lodo del lecho marino que serán “botados” en el

Walter Muñoz: Nuestro rol en esta campaña es hacer propuestas concretas y crecer como grupo para comenzar la guerra verdadera, si no es para

En la pasada campaña, partidos como Liberación Nacional recurrieron a financiar algunos de sus gastos con bonos de deuda. (Foto: archivo)Los bonos de deuda

Las autoridades de la Universidad de Costa Rica (UCR) y el Sindicato de Empleados de esta casa de estudios (SINDEU), alcanzaron esta madrugada un

Cristian Lagos, del Santos de Guápiles, fue un acertijo indescifrable para la defensa del equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica. Ambos

La Sala Constitucional estableció que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) debía establecer una normativa, para que los tiempos de espera de pacientes

Marjorie Azofeifa, auxiliar de enfermería del Programa de Atención Integral de Salud (PAIS), inició una huelga de hambre la tarde del pasado martes, a

La asamblea de trabajadores del Programa de Atención Integral en Salud (PAIS) de la Universidad de Costa Rica, ratificaron esta mañana el acuerdo que
Semanario Universidad