Teatro a la sombra de los almendros

“Queridos tíos, yo sé que ustedes están lejos, y que no podrán escucharme porque están muertos”. (Foto: Carlos Euler)Una sucesión de imágenes poéticas entretejidas,

“Queridos tíos, yo sé que ustedes están lejos, y que no podrán escucharme porque están muertos”. (Foto: Carlos Euler)

Una sucesión de imágenes poéticas entretejidas, que conmueven por su relación con la actual violencia cotidiana, engendrada, a su vez, por la violencia generada durante el conflicto armado en la región centroamericana, es lo que desea transmitir la obra teatral Las voces del tiempo, a la sombra de los almendros.

El montaje, dirigido por el guatemalteco Jorge Hugo Carrillo, radicado en Costa Rica hace muchos años, se presenta en el Teatro Giratablas del 21 al 23 de noviembre, a las 8 p.m.

La obra es el resultado del proyecto “Las voces del tiempo”, ganador de la ayuda para la creación escénica de Iberescena 2014 otorgada por el Ministerio de Cultura y Juventud, y realizada a lo largo del año por un equipo de México, Guatemala, El Salvador y Costa Rica.

Las contrapartes son Teatro 50 al Sur, de Costa Rica (creador del proyecto), con Carrillo a la cabeza; Los del quinto piso, de El Salvador; el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla,  México; el Centro Cultural Universitario, de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), y la Comunidad Artística, de Guatemala.

El texto construido de manera colectiva, bajo la batuta de la dramaturga salvadoreña Jorgelina Cerritos, se basó en 15 fuentes testimoniales, 10 cartas físicas entre el equipo creador, dos diarios, alrededor de 13 epístolas, 4 personas que pelearon en el conflicto armado y dos cartas orales, es decir, aquellas fueron dichas a un tercero para que las escribiera.

“El año pasado leí un artículo que me llevó a pensar en las voces que no han sido escuchadas y que vivieron el conflicto armado en la región indirectamente, que no participaron en las fuerzas de combate”, recuerda Carrillo.

Detalló que partieron, por ejemplo, del diario de su padre que era escritor, de las cartas de amor de un autor guatemalteco en el exilio a su esposa y de los recuerdos de tres exguerrilleras ticas y uno chileno.

Luego, le pidió apoyo a su hermana Ana Lorena −historiadora que se decantó por los temas de la cultura, la literatura y la historia latinoamericana−, quien interpretó el material para sustraer sus significados.

Carrillo se preguntó: “¿A qué debíamos ponerle atención en una carta, en un diario? Esto nos condujo a que estos dos géneros literarios nos dan un espacio íntimo y privado”. Su hermana Lorena respondió a la interrogante diciendo que los autores se plasman en la escritura como quieren ser conocidos para la posteridad.

También mencionó el hallazgo de que son historias tanto de personas de clase media como indígenas de Guatemala, y que giran en torno a la familia y, en el caso de los segundos, de la comunidad.  “Ambos, familia y comunidad, devastados. Los diarios y cartas son intentos de reconstrucción textual de una realidad rota por la guerra”, explicó.

MISIVAS Y ENCUENTROS

Luego de iniciar el proceso creativo mediante un intercambio de misivas físicas, con estampillas y direcciones, y 4 encuentros entre el equipo en distintos países, finalmente en 20 días se escribió el texto en San Salvador.

“Una cosa que nos sorprendió es que nuestras voces estaban en las voces de los personajes: frases propias, trozos de las cartas, palabras de los excombatientes… Nos sorprendió y entusiasmó, porque estaba siendo consecuente el texto con el objetivo del proyecto, de darle una voz a aquellas voces que no se escucharon en el conflicto armado”, expresó Carrillo.

Al respecto, Ana Lorena agregó que el valor de los documentos y de la investigación sobre ellos radica en que aportan nuevas vetas o perspectivas desde dónde observar y tratar de comprender las guerras centroamericanas.

De acuerdo con la actriz costarricense Adriana Segura, las giras a Guatemala y El Salvador le permitieron cambiar la perspectiva sobre la violencia. “Te quitás de la cabeza que en todo lado hay violencia. No se puede estigmatizar a los países, pues tienen mucha riqueza cultural y un calor humano grande”.

Sin embargo, afirmó que no hay una gran diferencia entre la guerra y la violencia actual. “En Costa Rica lo maquillan distinto: una familia en Limón que no aparece, que no se sabe qué ocurrió con ella, una pareja muerta, un señor que casi es degollado por robarle un taxi”.

Segura enfatizó sobre el problema de que gente de su generación no recuerda que la región tuvo un periodo bélico, en el cual Costa Rica participó, ya que mucha gente se exilió en nuestro territorio, incluso familias enteras. “Ignoramos que en esos países a las personas las capturaban, secuestraban, decapitaban, y son nuestros vecinos”, lamentó.

Para ella, la obra no es literal, es poesía. “No vas a llegar a ver una historia, es una imagen poética teatralizada y para nosotros es maravilloso que fuera a partir de un texto que construimos entre todos. No es para entenderla, es para sentirla”, expresó.

Entonces, a sentir teatro a la sombra de los almendros.


Epístolas para la desmemoria

Extracto de la carta 4: “Querido papá… no sé a ciencia cierta para qué le escribo. Conozco poco de usted pero lo he visto en algunas fotografías que mi abuela siempre llevó consigo. Mi nombre es… la verdad no importa porque usted no me conoce… ni siquiera sabe de mi existencia… No puedo decir que espero que al recibo de la presente se encuentre bien de salud porque ya sé que está muerto… y viera qué difícil es escribirle a un muerto (…) Me siento en el día a día con la gente y los lugares, con el ritmo de lo cotidiano, con el periódico matutino y el ir y venir tranquilo de los habitantes de esta ciudad, y sin embargo hay algo que no encuentro… Allá ha pasado el tiempo pero no la historia. Se fue la guerra pero se quedó el llanto, se instaló el olvido y se enterró la esperanza, por eso no tengo hijos, ni raíces, ni casa. Mi hermano sufre. Sufre mucho porque está solo. Sin su madre, sin nuestro padre, sin nuestra abuela, sin hijos y sin pareja… por eso le escribo, y le digo papá sin que lo sienta, porque él sí me importa y el pobre, no puede dormir de tanta pena…”


Ficha artística

Dramaturgia: Jorgelina Cerritos (El Salvador). Dirección: Jorge Hugo Carrillo (Costa Rica). Producción: Arline Sobalvarro (Costa Rica). Investigación: Lorena Carrillo (México). Asistencia de dirección: Víctor Candray (El Salvador). Actuaciones: Omar Renderos (El Salvador), Marcelo Solares (Guatemala) y Adriana Segura (Costa Rica). Diseño plástico: Dedé Coseani. Diseño sonoro: Reinaldo Amién. Diseño de luces: Juan García. Diseño gráfico: Dharma Morales y Mercedes Cabrera.


Escuchar las voces

Qué: Obra Las voces del tiempo, a la sombra de los almendros.

Dónde: Teatro Giratablas (barrio La California).

Cuándo: Viernes 21, sábado 22 y domingo 23 de noviembre.

Hora: 8 p.m.

Precio: ¢4.000 general; ¢3.000 estudiantes.

Reservaciones: 2253-6001.

Boletería: Abierta desde las 6 p.m.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Cada profesión cuenta con cierto marco metodológico para producir conocimiento y, hasta cierto punto, para tomar decisiones dentro de su ámbito de acción. Las profesiones ...

Managua, 20 noviembre (DPA) - El consorcio chino HKND y el gobierno de Nicaragua se declararon hoy preparados para iniciar a fines del mes

 A propósito de la sempiterna invisibilización delfeminismo revolucionario.“La era está pariendo un corazón”.La Revolución Francesa que se desencadena en laúltima década del siglo XVIII tiene ...

En el fogueo previo al mundial de Brasil, la Selección Nacional perdió 1-0 ante Corea del Sur en enero pasado. (Foto: http://fedefutbolcr.com)Empezaremos por ser

En una ciudad estresante, hostil con los peatones que circulan a diferentes horas, se pide a gritos  la presencia de héroes que destaquen.Pero el

En la exposición didáctica Sin título/sin autor cada una de las obras está acompañada de material de apoyo que ofrece al visitante la posibilidad

En conmemoración de los veinticinco años de fundados los colegios científicos costarricenses (CCC), el Dr. Víctor Buján, uno de sus principales gestores, rememora, en Página ...

La Inquisición justificaba el uso de la tortura y la muerte en la hoguera, para salvar el alma del condenado. El cuerpo, corruptible, debía ceder ...
Semanario Universidad