Teatro Menor trae un montaje onírico

Dos personajes inician una relación con propósitos meramente comerciales: vender sueños.Escenario: dos sillas, una mesa y sobre esta una vela que crea la sensación

Dos personajes inician una relación con propósitos meramente comerciales: vender sueños.

Escenario: dos sillas, una mesa y sobre esta una vela que crea la sensación de tenuidad. Una joven le cuenta sus sueños a un hombre, este le hace preguntas; quiere adueñarse de ellos, racionalizarlos.

Así da inicio Una artista del sueño, obra del dramaturgo español José Sanchis Sinisterra, puesta en escena por Teatro Menor en coproducción con la Compañía Nacional de Teatro.

Una artista del sueño −el segundo montaje de Teatro Menor− está codirigida e interpretada por Viviana Porras y Rodrigo Durán.

“Una de las dificultades es dirigirnos a nosotros mismos; sin embargo, las interpretaciones las hemos hecho en conjunto y coincidimos muy bien, lo cual ha favorecido el proceso”, comentó Porras.

El origen de la obra dramatúrgica tiene como punto de partida una experiencia vivencial del autor con Porras: “cuando trabajaba con Sinisterra le conté un sueño mío y le gustó; decidió que tenía que hacer algo con el material onírico”, recordó Porras. Sinisterra también utilizó sus conocimientos en Kafka, Jung, Freud y otros autores que ha estudiado.

Porras interpreta a Nelli, una muchacha que recuerda sus sueños con claridad, y Durán interpreta a Raúl, un escritor que se acercó al mundo de la política y se alejó de la creatividad y de sí mismo. Estos dos personajes se vinculan comercialmente: ella cuenta sus sueños y él le paga, ese es el trato.

“Cada uno de los personajes tiene carencias con respecto al otro. Es una relación bastante asimétrica, empezando por la edad y por las vidas tan distintas que tienen; pero todas esas carencias se van complementando, al punto que los dos terminan modificados como seres humanos”, explicó Durán con respecto a los personajes.

Dos aspectos están en la obra, el primero es la corrupción: “Raúl se aleja de su camino y empieza a escribir discursos a una candidata de un partido corrupto. Rebaja el arte a un fin corrupto”, contó Durán. El segundo es el abuso de poder: “ambos personajes sufren abuso de poder de una u otra manera”, agregó.

LO REAL Y LO REAL ONÍRICO

La obra plantea un intercambio entre realidades: la “realidad real” y la realidad onírica. De acuerdo con Durán, “hay una necesidad de que esos planos dialoguen; son dos caras de la misma moneda y complementan al individuo”. Además, según Porras, el dramaturgo parte del hecho de que los sueños son reales, de que ocurrieron en otro plano, pero ocurrieron. “En el caso de Nelli, ella no existiría si no tuviera esta realidad onírica”, dijo.

En una especie de estética fantástica y, a partir de la técnica de la sugerencia, la realidad onírica empieza a invadir a la “realidad real”; sin embargo, esto se maneja desde la sugerencia. “Se necesita la complicidad de los espectadores. Es un texto muy sugerente y está escrito para que ellos tengan una función desde la butaca, tienen la tarea de resolver muchos enigmas: ¿esto es real o no?, ¿les pasó o no?, ¿están ahí o no?”, puntualizó Porras.

Y es que lo onírico en el montaje surge como resultado de la propia naturaleza de la obra, de la vivencia de los personajes y de algunas de las circunstancias. El primer recurso para escenificar los sueños es la narración de Nelli. “Ella lleva los sueños adentro pero para sacarlos de sí misma tiene que narrarlos, la palabra los concreta”, detalló Durán.

Otro recurso que se utilizó fueron las acciones que pueden suponerse como sueños: “¿Está pasando o no? ¿Pasamos a otra dimensión? De pronto los dos están en una situación en la que posiblemente se cruzó la frontera”, agregó.

Por otro lado, Teatro Menor sigue el concepto de que menos es más por lo que se trabajó con una escenografía sencilla, austera, con utilización de pocos recursos, que se expresan al máximo a partir de su signo y del cambio de posición en el escenario. Además, la iluminación juega un papel importante a la hora de complementar el ambiente o las sensaciones que se desean lograr.

Una artista del sueño se presentará hasta el 5 de abril con funciones de jueves a sábado a las 8 p.m. y los domingos a las 5 p.m. en la Sala Enrique Acuña, en barrio Escalante.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Es decir, aferrarse con todas sus fuerzas físicas, mentales y espirituales a su ingenuidad y al baldón del poder; despreciar su potencial de autogobierno

La coordinadora del Archivo Musical de la Escuela de Artes Musicales de la UCR, Zamira Barquero, muestra algunas de las obras que conserva esa

La inauguración oficial de la Ruta de las exposiciones será el martes 25 de marzo, a las 7 p.m., en el Museo Calderón Guardia.

Héctor Fernández. Director TSE. ¿“Es imposible que esto pase? No. Pasó, pero estas medidas tradicionalmente han funcionado. Por las características, en la primera ronda

Quien ignora el ambiente socioeconómico global no ve más allá, y con el máximo esfuerzo,  de su propia nariz. Quizá nada pasa en los

La imponente obra “Yo protesto” de Néstor Zeledón se exhibe en la galería de Bellas Artes. (Foto: Laura Rodríguez, ODI)Con una serie de obras

Mediante los Fondos Concursables, la UCR continuará la promoción de prácticas saludables y prevención de enfermedades en las zonas del PAIS (Foto: Laura Rodríguez).Catorce

Corría el siglo I, cuando Marco Valerio Marcial (40-104) denunciaba que los poemas que él componía,  Fidentinus los recitaba bastante mal. En otros términos,
Semanario Universidad