Alexandre Guimaraes: Difícil repetir éxito de Italia 90

«Considero que lo extraordinario ya está hecho, lo excepcional es algo que no sabemos si se va a lograr,» dijo el entrenador Alexandre Guimaraes

«Considero que lo extraordinario ya está hecho, lo excepcional es algo que no sabemos si se va a lograr,» dijo el entrenador Alexandre Guimaraes en esta amplia entrevista.

 

A pesar de que la Selección llegará al Mundial de Corea del Sur y Japón 2002 respaldada por un récord sin precedentes en la historia del fútbol nacional, el técnico Alexandre Guimaraes augura que será muy difícil que su equipo repita el éxito logrado por la Tricolor en Italia 90.

Con  una contundencia que parecía brotarle del alma y sin temor a despertar equívocos, Guimaraes aseguró que el próximo Mundial será «muchísimo más complicado para Costa Rica», porque los rivales «analizarán con lupa» el funcionamiento de su equipo, mientras que para Italia la selección era la «gran cenicienta».

En Italia 90, la Selección venció a Escocia 1-0, en el debut; perdió 0-1 con Brasil; y derrotó 2-1 a Suecia, con lo que se clasificó para la segunda fase, en la que cayó 4-1 ante Checoslovaquia.

El entrenador hizo, de esta manera, un vehemente llamado al aficionado para que evite dejarse seducir por espejismos y sueños fáciles,  los cuales están alejados de la realidad que rodea a la Tricolor,  cuya dirección asumió hace un año.

La trascendencia de la gira a Corea y Japón previa al Mundial,  la claridad sobre los aspectos en que debe mejorar la Selección, la importancia de contar con un equipo base, la lucha por una plaza a la segunda fase y una mirada a las selecciones que se perfilan como favoritas, son parte de los temas abordados por Guimaraes en esta entrevista con UNIVERSIDAD.

¿A qué apunta su propuesta para resolver el  inconveniente que se presenta con el calendario del Torneo de Clausura y la necesidad de que haya tiempo de preparación para la Selección?

-La propuesta ya fue presentada. Yo hice todo como dice el librito. Hablé con la comisión de selecciones, los cuerpos técnicos de los equipos, la UNAFUT y la Asamblea General del fútbol. Seguí todos los pasos para que nadie dijera que yo no lo había dicho.  Informé de la situación y expuse la problemática.

¿Qué puedo hacer yo? Mi posición es la de entrenador, pero he servido como un catalizador de muchas cosas. Lo que sigue es una determinación de la gente que tiene que tomar las decisiones.

¿La situación que se presenta por la ausencia de fechas disponibles para la Tricolor y por la necesidad de definir cuándo acabará el campeonato, distrae más de lo debido al cuerpo técnico y a los jugadores?

-No sé si distrae, lo que pasa es que  inquieta ver que existe una problemática y que no necesariamente la solución es la ideal.

¿Por qué, en un principio, el cuerpo técnico no alertó sobre la posibilidad de que los futbolistas pudieran sufrir de una saturación física al jugar domingo-martes-jueves-domingo?

-Las pruebas que se les practicaron a los jugadores cuando regresaron a la Selección, el 3 de enero, fueron las que nos alertaron de lo que sucedía. Por eso hemos hablado sobre  las correcciones que se deben de hacer para que  la medicina tenga una rápida acción.

Independientemente de la solución que se adopte, ¿tienen el tiempo suficiente para solventar el problema de fatiga que padecen los jugadores?

-Durante estos meses vamos a hacer otras pruebas, las cuales nos permitirán saber , todavía con más precisión, cuál es el plan que debemos seguir, independientemente de si tenemos tres o cuatro semanas, y de si hay gira a Corea y Japón. Aunque los jugadores estén con sus equipos, continuaremos con nuestra supervisión.

¿Pero los seleccionados tendrán al menos 15 juegos más en el campeonato?

-Hemos planteado que lo ideal es tener cuatro semanas de preparación, pero lo ideal en nuestro país es muy difícil que se dé.

La gira a Japón y Corea se tenía como una especie de simulacro previa al Mundial, de acuerdo con las circunstancias que predominan en el ambiente del fútbol costarricense, ¿todavía considera oportuno su realización?

-Sí, no veo por qué la gira no mantenga  su validez como simulacro. Sabemos bien lo que pretendemos con ella y le cae mucho mejor a la selección en esta etapa que en otra.

¿Qué se busca en concreto ?

-Se busca todo. Cuando uno va a un mundo totalmente diferente como es el  oriental, el primer choque siempre es muy duro. Primero queremos que ese choque, a todo nivel, sea antes de la etapa de la preparación final. Segundo, pretendemos que los jugadores tengan un contacto con la cultura de los países sede y la forma de sentir el fútbol.

A partir de ello, podremos saber cómo va la adaptación a los cambios de horario, cómo está nuestro primer experimento al llevar nuestra propia comida. Todas estas cuestiones son muy importantes para nosotros.

Aparte de lo estrictamente deportivo, porque vamos a enfrentar a las dos  selecciones anfitrionas. En esos partidos tendremos toda la presión del mundo, porque estoy seguro de que jugaremos a estadio lleno. Veremos cómo responden los jugadores a estas situaciones. En fin, trataremos de encontrar muchas respuestas que luego nos servirán para tomar las decisiones.

Dentro de este contexto sería lamentable, entonces, la cancelación la gira.

-Esa fue la exposición que se hizo. Yo entiendo la posición de los clubes, y sé que hicieron un gran esfuerzo en la eliminatoria  y para que asistiéramos a la Copa de Oro. Ahora, aquí la clave es: ¿qué es lo más importante para el país, cuál es el torneo más relevante para Costa Rica?

¿Cree que los dirigentes tienen claro lo trascendental que es el Mundial para el fútbol nacional?

-Creo que se ha dado una respuesta normal dentro de nuestro ambiente. Lo que pasa es que a veces el país olvida, con mucha facilidad,  cómo estaba el fútbol nacional antes de la clasificación al Mundial. La gente que ahora va al estadio, mucha o poca, va con alegría gracias a la Selección.

En cuanto a los fogueos, pareciera que cada vez es  más improbable que la Selección concrete nuevos encuentros.

-Eso lo teníamos claro desde que clasificamos, sobre todo porque cada vez es más difícil obtener juegos fuera de las fechas establecidas por la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado).

Es un problema que también tienen Argentina, Brasil, Eslovenia, por lo tanto, no solo es nuestro.

Desde este punto de vista, si ya tenemos dos  fogueos arreglados, sería una lástima si los desperdiciamos.

Del escaso tiempo de trabajo que quedaría, tres o cuatro semanas, ¿se convierte esta situación en el principal desafío que tiene el seleccionado nacional?

-No estoy tan extremadamente preocupado, porque tenemos claro qué es lo que debemos  enfocar en los entrenamientos de la Selección con miras al  Mundial. Lo que haremos con los partidos que faltan es confirmar esos aspectos y examinar el desempeño de algunos jugadores.

¿La intensidad del juego, la precisión en el pase y la claridad para ir al ataque deben ser notablemente mejores a lo que Costa Rica presentó en la última Copa de Oro?

-Para mí, la Copa de Oro fue una demostración más de la enorme calidad y determinación que tienen los seleccionados, razón por la que llegamos a un puesto que nunca habíamos alcanzado, aunque lo hicimos sin practicar el fútbol que  habíamos jugado en la eliminatoria.

La Copa también fue una muy buena prueba para saber qué hacer en las situaciones adversas y cuándo a la larga la fluidez de juego no es la deseada.

Entre las críticas que le han hecho a la Selección está que la defensa es la línea más frágil. ¿Comparte esta percepción?

(Una larga pausa precedió la respuesta).

– Me parece que en la Copa de Oro mantuvimos como promedio menos de un gol por partido. Dentro de lo que fue la estructura defensiva, vimos situaciones que nos interesaba observar,  y eso ya está en la agenda para los entrenamientos,  sobre todo lo que haremos en las semanas previas al Mundial.

Lo que dijo uno u otro, no me preocupa, porque es normal que cada quien piense lo que le parece.

Olvidamos, no obstante, muy rápido las cosas, quizá porque hicimos ver tan fácil la clasificación. Ya nadie recuerda que la Selección tuvo la defensa menos vencida en la eliminatoria. No vale hacer un caos por uno o dos partidos en los que pudo fallar la coordinación defensiva. Tenemos claro lo que debemos hacer.

Antonio Lopes, coordinador de Brasil, hablaba en días pasados de que Luis Felipe Scolari tenía ya un 70 por ciento del equipo definido para el mundial. ¿Supera Costa Rica este porcentaje o podríamos esperar sorpresas en las próximas convocatorias?

-Para nosotros es muy arriesgado decir eso, varios de nuestros jugadores tienen lesiones y otros están a la espera de una recuperación. Sería aventurado de mi parte decir que un 70 por ciento del grupo ya está definido.

¿Podría esperarse que el grupo no cambie mucho?

-Le respondo con lo que me han dicho todos los entrenadores con los que he conversado: una de las cosas que hizo que Costa Rica, en tan poco tiempo, lograra el acierto que tuvo, fue tener siempre un grupo base.

Lo que más cuesta es armar un equipo, pero cuando lo hacés,  encontrás el grupo.

Los entrenadores de Turquía, Senol Günes, y de China, Velibor Bora Milutinovic, dan por descontado de que Brasil tiene una plaza para la segunda fase del Mundial, ¿piensa de una manera similar?

-Yo espero que Brasil tenga su clasificación lista antes de jugar contra nosotros. Brasil primero enfrentará a Turquía y China, y ambos son  adversarios directos de nosotros; por lo tanto, entre más clasificado esté Brasil,  mejor.

Pero como potencia que es Brasil, ellos lo dan por descontado…

-No me saqués una respuesta que no voy a dar.

Llama la atención el hecho de que Turquía regresa a un Mundial 48 años después (el último fue en Suiza 54), China participa por  primera  vez y  Costa Rica asiste por segunda ocasión.

-Es un grupo parejo en el cual cada uno debe de luchar contra muchas situaciones. China contra el hecho de jugar y ser  prácticamente local; Turquía contra su espíritu aguerrido, que muchas veces, me han dicho, para ellos es perjudicial, y Brasil contra su favoritismo. Siento que es un grupo muy parejo.

¿Qué factores podrían establecer las diferencias entre uno y otro equipo?

-Lo de siempre y en un Mundial se marca más aún. Cuando jugás a un alto nivel, los errores se pagan muy caro. Desde este punto de vista, los primeros encuentros del Mundial serán partidos extremadamente calculados.

Pareciera que Turquía aún no define si juega en línea o con un líbero, ¿da esto algún tipo de ventaja a Costa Rica?

-No, porque ellos tienen, cada vez  más, futbolistas en ligas más competitivas, lo cual  hace que  a pesar de que hayan terminado las eliminatorias, jueguen partidos de alto nivel, cosa que nosotros no tenemos.

¿A qué apelar para contrarrestar esta situación?

-A jugar lo nuestro y punto, tenemos claro qué nos gusta jugar y con nuestro  modelo hemos tenido éxito.

¿Lo anterior significa que no podríamos esperar mayores cambios con respecto a la Selección que jugó las eliminatorias?

-Vamos a ver, todavía nos queda tiempo y partidos de entrenamiento. Lo que pasa es que tenemos que poner los pies en el suelo, y saber bien que lo que se ha hecho hasta ahora, ha sido excepcional,  lo que nos da una ilusión de seguir buscando más cosas, pero también tenemos que saber que no somos Francia o Argentina. Es así.

Es decir, el costarricense tiene que ubicarse en relación con las  posibilidades reales de la Selección.

-Debemos ubicarnos en nuestro mapa y saber que hemos avanzado una barbaridad, demasiado rápido, y que no siempre los avances van a ser de un momento a otro.

Brasil jugará el 27 de marzo, en Fortaleza, ante Yugoslavia, y el 17 de abril en Lisboa, frente a Portugal, enviará «espías» a estos dos juegos, considerados como los verdaderos ensayos del seleccionado auriverde antes del Mundial.

-Al partido de Yugoslavia probablemente irá alguien.

¿Se mantiene la validez de ver estos juegos, pese a la inestabilidad demostrada por Brasil a lo largo de la eliminatoria?

-Bueno, pero sí tiene una línea definida, muy cuestionada por la prensa, de qué es lo que quiere Luis Felipe Scolari, y mientras más los veamos, mejor.

Una pregunta inevitable, la convocatoria de Romario se ha convertido en un asunto de Estado en Brasil y desde…

-Te la contesto como le contesté a un periodista brasileño: yo soy el técnico de la Selección de Costa Rica, Brasil tiene un técnico y él decide a quién llama.

¿Beneficia esta polémica  de alguna forma a Costa Rica?

-Eso es muy normal en Brasil. No es la primera ni será la última vez que sucede. Lo veo como parte del folclore. Así es Brasil. Es parte de la pasión de ellos.

Pese a que China parece ser el seleccionado más débil, el hecho de que sea dirigido por Bora, quien conoce muy bien a Costa Rica, ¿le puede dar algún tipo de ventaja?

-Creo que China no es la más débil del grupo, como Selección sería una tontería pensar así. En los partidos que aún nos queda  por ver de China, podremos recopilar datos importantes para analizarlos. Hay que tener presente que vamos a jugar contra China, no contra Bora. Será un partido entre dos selecciones que nunca se han enfrentado.

¿El nivel de conocimiento que tenga un entrenador puede condicionar en absoluto un encuentro?

-Nunca condiciona absolutamente, aunque haya dirigido a un equipo toda la vida.

La mayoría de los expertos opinan que Francia y Argentina son los más firmes candidatos al título en el próximo Mundial. ¿Qué equipos faltan para completar esta elite?

-Los mundiales siempre han demostrado que las selecciones de más tradición son las que llegan a las instancias finales. Sería muy agradable que además de  Francia, Argentina, Brasil, Inglaterra, Alemania e Italia, Portugal pudiera meterse entre los cuatro primeros lugares. Eso sería muy bueno.

Portugal tiene una nueva generación de buenos jugadores.

-Sí, y ha hecho lo que hizo Francia un tiempo atrás: empezó a sacar futbolistas de su país para ponerlos a jugar en ligas más competitivas y eso le ha dado el roce internacional que le faltaba.

Estima que los representantes de América- Estados Unidos, Argentina, Ecuador, Uruguay, México, Paraguay, Costa Rica y Brasil- serán reales protagonistas en Corea y Japón?

-Los del área (Concacaf) tenemos claro a lo que vamos. Cada cual en un estado diferente, pero todos igualmente ilusionados. Habrá que ver qué tanto la ilusión puede convertirse en realidad.

Dentro lo que es Sudamérica, insisto en que Brasil  y Argentina, como siempre, van a llegar…

Sigo esperanzado en que Ecuador pueda tener un buen debut en el Mundial, porque hizo una campaña extraordinaria en la eliminatoria.  Paraguay tiene un tipo de juego que conviene mucho para torneos cortos, ya dio muestra de ello en el Mundial pasado, y a Uruguay  nunca hay que sacarlo, porque tiene también un estilo muy definido.

Desde el momento en que lo asumió, empezó a ganar.

Durante la eliminatoria, Costa Rica derribó barreras como ganarle a Honduras después de 40 años, vencer a México en el Azteca y adjudicarse la clasificación en el primer lugar de la  Concacaf por encima de estadounidenses y mexicanos. Con base en este feliz antecedente, ¿debería superar esta Selección lo realizado por la de Italia 90?

-Es que son dos realidades muy diferentes. Nosotros fuimos al Mundial del 90 como la gran cenicienta, nadie nos conocía, nadie se interesaba por el equipo y nos aprovechamos de ese desconocimiento.

Por lo que Costa Rica hizo en el 2001, ganar el premio FIFA al equipo de mayor crecimiento, por supuesto que ahora somos analizados con lupa, y eso hace que las posibilidades, que las tenemos, de volver a repetir lo de Italia, sean aún más difíciles.

Hicimos parecer las cosas tan fáciles en aquel Mundial, que todo el mundo cree que lo hecho se puede repetir  muy fácilmente.

Es muy difícil en una historia de Copa del Mundo que una selección debutante gane dos partidos en su primera fase y logre un pase a la siguiente. Es muy, muy extraño, por lo tanto, es lo mismo que está pasando ahora. Hicimos que la eliminatoria pareciera  tan fácil, que mucha gente piensa que ya está todo hecho, y es no es así.. Muchos creen que el equipo juega solo y no es así. Este Mundial será mucho, muchísimo más difícil para Costa Rica.

Diría que lo extraordinario ya está hecho, lo excepcional es algo que no sabemos si se va a lograr.

¿Lo excepcional sería que la Tricolor se clasifique a una segunda ronda?

-Sí, pero es que todo el mundo habla de llegar a una segunda fase como si fuera un «jamón», y no es así.  Tenemos una fuerte ilusión de poder lograrla, pero bueno, hay condiciones…

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un equipo de producción audiovisual suizo estuvo en Costa Rica. Con apoyo del Centro de Cine, durante su estadía grabaron un documental

El escultor Jorge Jiménez Deredia presentó en Costa Rica dos publicaciones literarias que hablan sobre su vida y obra artística.   Jorge Jiménez Deredia

La Intifada palestina desatada hace un año y cinco meses por la visita del Primer Ministro de Israel a la explanada de las mezquitas,

El desparpajo y la polémica aderezaron la vida y la obra de Camilo José Cela, Premio Nobel de Literatura recientemente fallecido.  

 Con este trabajo iniciamos una serie de artículos sobre diferentes leyes aprobadas por la Asamblea Legislativa pero cuya

"Yo, cuando ya son como las diez y tengo la vista muy cansada, me pongo a ver tele y sigo cosiendo". Mientras habla, cose

El número de electores que basaban su decisión voto en la tradición familiar, se modificó en las elecciones del 3 de febrero, según un

Los logros de la Revolución Verde, los beneficios de los productos transgénicos y la agroecología como alternativa futura, fueron analizados por el Dr. Norman
Semanario Universidad