Carlos Palavicini toca la gloria

Tenía 26 años de edad, recién graduado de cirujano ortopedista de la Universidad de Costa Rica con especialidad en lesiones deportivas y graduado de

A Carlos Palavicini la FIFA lo ratificó como miembro de su cuerpo médico.  

Tenía 26 años de edad, recién graduado de cirujano ortopedista de la Universidad de Costa Rica con especialidad en lesiones deportivas y graduado de medicina de la Universidad Autónoma de Centroamérica, cuando el economista Alvaro Sancho, exportero del Alajuelense y a la sazón, presidente de Sagrada Familia, le pidió a Carlos Palavicini Quesada que ayudara como médico al modesto club capitalino.

“Fue en los años 1986-87; recuerdo que Sagrada entrenaba en las canchas anexas al Estadio Nacional; Leroy Lewis era el director técnico; se hizo muy buen trabajo.

Yo trabajaba en el hospital y ayudaba al equipo; Sagrada fue invitado a una gira a Panamá y pedí permiso al director del hospital para viajar con el grupo: me lo negó porque eso de la medicina deportiva era una alcahuetería”, recordó el galeno.

El 16 de julio de 2007, poco más de 20 años después, la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), le envió una nota a Palavicini donde le indica que “en su reunión del 27 de junio 2007 en Zúrich, el Comité Ejecutivo de la FIFA ha procedido a designar a los nuevos miembros de las comisiones permanentes y los órganos jurisdiccionales. Nos complace informarle que ha sido designado como nuevo miembro de la Comisión de Medicina Deportiva”, y firma Jerome Valcke, secretario general.

Apenas la semana pasada, el Dr. Palavicini recibió del Secretario General de la Confederación Norte, Centroamericana y El Caribe de Fútbol (CONCACAF), Chuck Blazer, una prolongación de este nombramiento que va de enero 2009 a junio 2011.
“CONCACAF ha logrado mucho en los pasados cuatro años y consecuentemente, este significativo progreso ha sido en varios aspectos por nuestras operaciones. Esperamos que usted y los otros miembros de los Comités continúen con nosotros y nos asistan en llegar a nuevas alturas”, dice la misiva.

“Este es el más alto honor que he recibido en mi carrera profesional”, afirma el médico costarricense, quien completa una tripleta con el canadiense Bert Mondelbaum y el trinitario, Terence Babwah, como los tres representantes de la CONCACAF en el Comité de Medicina de FIFA.

“Son cinco Confederaciones las que integran la FIFA, ente que agrupa a 208 asociaciones, muchas más que las Naciones Unidas. Somos 18 médicos de todo el mundo los escogidos para el Comité, de ahí la distinción que hacen a mi país con este nombramiento”, agregó Palavicini, quien en 1988 leyó un anuncio en la prensa de que el Deportivo Saprissa necesitaba un médico, concursó y lo ganó. Con ello pasó a trabajar con los morados, el equipo de sus amores, cuando lo presidía Fabio Garnier, hasta el periodo que terminó Enrique Artiñano.

“Antes, tuve otro logro. Fui el médico deportivo más joven, con 30 años de edad, en el Mundial de Italia, cuando viajé con la Selección Nacional”, recuerda “Pala” como le llaman sus amigos cercanos.

GRAN EVENTO

Carlos Palavicini es el presidente de la Asociación Costarricense de Medicina del Fútbol (ACOMEFUT), ente que organiza el Primer Congreso CONCACAF de Medicina del Fútbol, por celebrarse en nuestro país los días 6 y 7 de agosto de este año.

“Estoy muy ilusionado con este congreso que está avalado por FIFA, CONCACAF y la Federación Costarricense de Fútbol. Es un encuentro al que invitamos a participar a toda la comunidad deportiva interesada en la salud integral del deportista.

Un comité científico nacional, integrado por un grupo de  profesionales de la medicina deportiva, que incluye a los doctores Camacho, Hidalgo, Méndez, Artavia, Paniagua, Ramírez, Gómez, Gálvez, Velásquez, Navarro y al licenciado Sergio Saldaña, preparó una agenda de temas básicos para trabajar con éxito en esta profesión.

Algunos: fundamentos técnicos del entrenamiento; cómo detectar el sobreentrenamiento; lesiones de tobillo y rodilla; hidratación del futbolista; lesiones de ligamento cruzado anterior en mujeres; consideraciones especiales para el jugador juvenil; rehabilitación en lesiones de rodilla, tobillo y hombro; lesiones de espalda; nutrición en el fútbol.

“Probablemente tengamos a Jack Warner, vicepresidente de FIFA en el congreso y ya me confirmó su presencia la doctora alemana Astrid Junge, una autoridad mundial en este campo, lo mismo que el Dr. Raúl Madero, un argentino de fama mundial por su labor en la selección de su país al lado de Carlos Bilardo y vendrá el brasileño André Pedrinelli otra autoridad médica de la COMEBOL, la Confederación Suramericana de Fútbol”, anunció para UNIVERSIDAD el médico costarricense.

PROFESIÓN MUY SERIA

“Los requerimientos mínimos que exige FIFA para los médicos de equipos de fútbol, fútbol sala y fútbol playa, son muy serios”, afirmó Palavicini.

“En el apartado de conocimientos y destrezas obliga a tener título en medicina y cirugía incorporado al respectivo Colegio.

Debe ser versado en nutrición y psicología deportiva; medicina de viaje, lesiones de ortopedia y traumatología.
Ahora se trabaja mucho en controles de dopaje locales y los establecidos por organizaciones internacionales como la propia FIFA y la WADA (Comisión Mundial Antidopaje).

Recientemente estuve en el Mundial de Fútbol Sala en Brasil, hice 56 pruebas de dopaje y todas salieron negativas”, relató.

“La FIFA logró bajar los casos positivos de dopaje a menos del 1%. .04% es el promedio último, desde que entró a funcionar su Comisión Médica”, afirma orgulloso, pues se sabe parte de ese éxito.

“Nunca podré olvidar la recomendación del doctor Rudy Gitens, que fue mi maestro, para que trabajara en FIFA; él fue mi mentor en CONCACAF y el eslabón de mi escogencia.

Este es un trabajo muy serio que nunca termina; está lo del dopaje; ahora hay que trabajar sobre los problemas que pueden causar en los jugadores las canchas sintéticas; los horarios de los partidos por la exposición al sol; el problema de la altura y hasta los horarios a los que obliga el Ramadan en Oriente”, explicó este bachiller del Liceo de Costa Rica, casado con una colega de profesión, padre de tres hijos, uno de ellos ortopedista radicado en Puerto Rico, cirujano de enorme prestigio por cuyas manos han pasado futbolistas nacionales en procesos de recuperación, entre ellos, Alonso Solís y Keylor Navas.

La alcahuetería, (según decía un superior), se convirtió en pasión.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Si hubiera sanciones duras para ellas (trabajo social, multas y prohibición de ocupar cargos públicos), entonces la ley no sería unilateral y podrían darse

Esa podría ser una de las conclusiones de la conferencia que pronunció la semana pasada, en el auditorio de Derecho de la UCR, Hussein

Un concurso dedicado a los 100 años del nacimiento de Simone de Beauvoir se convirtió en el pretexto necesario para que la educadora Nidia

Dicho plan goza de una verbigracia moral, edificante y peligrosamente religiosa, cito: “es una dicha que en el Gobierno hayamos sabido leer a tiempo

Ilustraciones de la vida silvestre, retratos, pintura y fotografía, además de diferentes relatos, componen la recopilación analítica La Otra Mirada, libro de la investigadora

Lo cierto es, que quienes han tenido la suerte de leer e investigar sobre una de las teorías, formas de vida y sociedad más

Tenía 26 años de edad, recién graduado de cirujano ortopedista de la Universidad de Costa Rica con especialidad en lesiones deportivas y graduado de

Un sorpresivo proyecto de ley que presentó el Ministerio de Comercio Exterior (COMEX) ante el Congreso, para modificar tres puntos de la legislación en
Semanario Universidad