Gimnasia vestida de lujo

Terminó el Torneo de Estrellas, viene el Centroamericano y quizá llegue la exgimnasta Nadia Comaneci. La rutina de piso, las barras y el ballet

Terminó el Torneo de Estrellas, viene el Centroamericano y quizá llegue la exgimnasta Nadia Comaneci.


La rutina de piso, las barras y el ballet son parte de la dinámica de la gimnasia, un elegante deporte que despunta muy bien en el medio costarricense.

Terminó con todo éxito el Tercer Torneo Estrellas Gimnásticas que se realizó la semana anterior en el Gimnasio Nacional, con la participación de deportistas de siete países y 280 gimnastas de 18 clubes.

La competencia fue organizada por el Club Gimnástico Carbonell y contó con el aval de la Asociación Costarricense de Gimnasia (ACG).

Participaron seis equipos costarricenses, representantes de los clubes Kid´s Gym, Montes de Oca, Carbonell, Líder, una representación de la ACG y de Alajuela; de Bolivia vino el poderoso Club 7, dirigido por el técnico cubano Carlos Alberto Calvo; Guatemala, la potencia del área centroamericana presentó al equipo «Internacional cubano»; cuatro grupos de gimnastas panameños de Cristóbal, Veraguas, Albrook y Marbella; México envió dos delegaciones, Gym Ateneo y Omais y dos equipos de Estados Unidos, el Midwest Academy of Gimnastics y el de la University of Washington.

«Superamos en mucho lo organizado para el Segundo Torneo de Estrellas, cuando en Costa Rica compitieron cerca de 200 gimnastas y menos equipos», expresó a UNIVERSIDAD, Willian Benavides, dirigente de esta disciplina y directivo de la Asociación.

«Esto ha sido un largo proceso que lleva 25 años; precisamente este año la ACG cumple un cuarto de siglo de fundada y lo celebraremos con la organización del Campeonato Centroamericano de Gimnasia en octubre, que ya fue bautizado como «Intercompetencia de Gimnasia Chirripó», en homenaje al cerro más alto de nuestra geografía, torneo en el que confiamos dar una grata sorpresa, no solo a los seguidores de esta disciplina, sino a todo el deporte costarricense»,dijo.

 

«Como primicia para las páginas deportivas del Semanario, se hacen todas las gestiones oficiales y diplomáticas, para invitar a este Centroamericano a una de las exgimnastas más reconocidas del mundo, la rumana Nadia Comaneci, quien incluso podría venir como jurado, lo que sería una bomba para el deporte nacional»,  dijo Benavides.

 

DEPORTE DE AMOR

 

«La gimnasia no es un deporte de pleitos; es una disciplina de amor y corazón», parece ser el lema del dirigente Benavides, quien lleva cuatro años como director de la Asociación que preside Ana Lucía Bolaños, encargada de organizar los campeonatos internos, nacionales, escolares y dar el aval a los gimnastas para que compitan en torneos internacionales.

«Tenemos como sede el gimnasio número dos de La Sabana; el Estado nos ayuda con una suma fija que sale del presupuesto anual que maneja el Instituto Costarricense del Deporte para todas las disciplinas, pero hemos tenido suerte, porque nos ganamos un sorteo que hace la Dirección General de Deportes cuando le quedan algunos dineros de otras actividades y las rifan entre asociaciones deportivas pequeñas.

Entonces nos entró más dinero y eso permitió realizar el Torneo de Estrellas y proyectarnos hacia el Centroamericano, donde la gimnasia costarricense espera repetir su máximo logro hasta hoy, ganar una medalla de oro, como la conquistada por Juliana Flores en los Centroamericanos de Honduras 94″, expresó el dirigente.

Como parte de su lema, Benavides ha trabajado en los últimos años en un voluntariado con los niños pobres y desamparados que hospeda el Salesiano Don Bosco, a quienes se les instruye en el abecedario de la gimnasia y se les forma para que luego, si lo desean, puedan seguir practicándolo en forma gratuita en el gimnasio.

Cerca de mil practicantes tiene la gimnasia costarricense, repartidos en todas las categorías y edades; en la Asociación entrenan cerca de 250 niños; en la Academia Carbonell practican unos 150 gimnastas;  el Club Kid´s Gym hospeda a unos 70 y es dirigido por el cubano José Angel Peñalosa; está el Club Líder en Cipreses (antiguo Medalla de Oro) con mas de 100 alumnos; en el Club de San Ramón practican cerca de cien gimnastas y hay dos equipos fuertes en San Carlos y Turrialba, con 75 y 130 gimnastas en cada club, aunque el de la campiña azucarera cerró sus puertas temporalmente.

«Esta disciplina no tiene edad, aunque la prefieren los niños; he visto entrenar a una guatemalteca de 56 años a todo vapor y todo radica en la actitud del practicante; hay niños que llegan a los gimnasios públicos a practicar la gimnasia y se detectan talentos; otros van a clubes privados, sus padres pagan sumas altas para que practiquen, pero no tienen ningún interés competitivo. Hacen gimnasia como estar en un kindergarden para niños ricos y eso distrae pero no funciona», sentenció Benavides.

 

DEPORTE ELITISTA

 

«Cuba es la potencia gimnástica de América Latina y el Caribe; Guatemala es la mejor selección centroamericana, por la facilidad que tienen sus gimnastas de entrenarse en clubes de Estados Unidos; es gente poderosa económicamente a la que le resulta fácil trasladar a sus hijos a escuelas gringas. Costa Rica ocupa un segundo o tercer lugar en el área centroamericana», manifestó el dirigente de la ACG.

Algunos entrenadores cubanos que vinieron al Torneo de Estrellas, son claros al afirmar que solo masificando este deporte se puede algún día sobrepasar a la gimnasia cubana, porque la masificación traería consigo la detección de talentos, que hoy escasean en la práctica de una disciplina que por ser muy cara, la practican más los ricos y la convierte en elitista.

El técnico del equipo Club 7 de Bolivia, Carlos Alberto Calvo, manifestó a la prensa que «la gimnasia no es un deporte barato y si en cada club no existen los implementos (los aparatos) para practicarla, es muy difícil competir contra los que tienen todo».

Esto es lo que pasa.

Que se puede detectar talento, pero no hay equipo para desarrollarlo, aparte de que decenas de niños que practican la gimnasia en Latinoamérica, y Costra Rica no es la excepción, lo hacen como parte de un «hobbie» de sus padres que los matriculan, los quieren ver ganadores, pero estos chicos en su mayoría, no tienen ni actitud, ni talento para triunfar», dijo Calvo.

Parece entonces que esta disciplina no escapa al hecho de que le hace falta material humano con talento para sobresalir, a pesar de que la mayoría de los clubes y específicamente la Asociación, cuenta con la infraestructura apropiada.

ALGUNOS CAMPEONES

La gimnasia costarricense tiene en estas figuras a sus mejores exponentes:

Ricardo Iglesias

Karla Gutiérrez

María Fernanda Pacheco

Roberto Hernández

Daniela Vargas

Mónica Chacón

Carolina Gómez

(Todos estos seleccionados nacionales).

Dennise Ramírez

Mónica Vega

Marcela Vega

Tannia Villalta

Karen Arce

Daniela Sonderegger

Nicole Sonderegger

Mariana Solano

Adriana Zúñiga

María Ximena Artiaga

Alejandro Huete

Tarik Soto

Andreína Arias

Daniel Sáenz

Ximena Apéstegui

Mariamelia Araya

Bárbara Fournier

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

"La mala ciencia ficción predice, la buena ciencia ficción simula que predice".Ese hombre que acaba de dejar de ser mono arroja un hueso de

La incapacidad de la administración del mandatario Abel Pacheco para atender los problemas a tiempo y evitar los conflictos sociales, es analizada por varios

Según el autor del nuevo ensayo sobre las complicidades con el nazismo, hay suficientes pruebas del antisemitismo de pio XII. La estigmatización del pueblo

Balzac y la joven costurera chinaDai SijieNovela 190 pgs. De la narrativa contemporánea china, es por medio de las editoriales francesas que hemos logra

Quien asuma el Ministerio de Hacienda deberá replantearse la "alocada" meta de reducir el déficit fiscal tres puntos en un año, en vez de

Terminó el Torneo de Estrellas, viene el Centroamericano y quizá llegue la exgimnasta Nadia Comaneci. La rutina de piso, las barras y el ballet

Al margen del cableRoberto Arlt Losada Buenos Aires, 2003269 págs. El escritor y periodista argentino Robero Arlt. Si algo se nota también en estas

En la primavera de 1989, apenas dos años antes de la guerra del Golfo, me encontré por casualidad en una pequeña sala del Museo
Semanario Universidad