Juan Diego Quesada: «Guimaraes debe seguir»

El técnico de la selección juvenil prepara a su equipo para un torneo internacional en Valencia. Las seleccionados juveniles que entrena Juan Diego Quesada,

El técnico de la selección juvenil prepara a su equipo para un torneo internacional en Valencia.

Las seleccionados juveniles que entrena Juan Diego Quesada, competirán en un torneo relevante en Valencia, antes de las eliminatorias mundialistas. Gabriel Badilla, en acción capitanea el grupo.

Juan Diego Quesada, entrenador de la Selección Nacional Sub-20 (juveniles), entra en acción esta semana preparando a sus futbolistas para dos compromisos internacionales de relieve.

De paso, afirma que el ex-técnico de la selección mundialista mayor, Alexandre Guimaraes, debe ser contratado de nuevo y seguir en el cargo, porque en el fútbol del primer mundo, al que debe aspirar Costa Rica, aunque las selecciones estén inactivas, los técnicos siguen activos, o ¿no es cierto que Francia, Italia y Alemania, están con entrenador?

El presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Hermes Navarro, amarró desde el año anterior la participación de Costa Rica en el Torneo Internacional Cotif, que a nivel de selecciones nacionales juveniles se juega en la pequeña ciudad de L’Alcudia en Valencia, España.

La selección sub-20 compitió el año anterior bajo el mando técnico de Carlos Watson y ocupó un quinto lugar y ahora toca el turno al grupo que dirige Juan Diego Quesada que viaja a esta competencia a celebrarse del 23 al 29 de agosto, como fogueo de relieve para la pentagonal clasificatoria de nuestra región, que se celebrará en Guatemala del 6 al 14 de setiembre.

De esta eliminatoria saldrán dos seleccionados clasificados al premundial de la Confederación Deportiva (antigua Concacaf), que se jugará en dos cuadrangulares, una en Panamá en octubre y otra en Estados Unidos en noviembre y luego, los dos primeros clasificados irían al Mundial Juvenil a jugarse en los Emiratos Arabes en marzo 2003.


En la nueva edición del Cotif, Costa Rica fue ubicada en el grupo A al lado de España, anfitrión y campeón mundial sub-20 en Nigeria 1999, Uruguay, subcampeón de esta misma categoría en Qatar 1995 y Gabon, selección africana, mientras en el otro grupo actuarán Italia, Estados Unidos, Brasil y Ucrania.

La forma de jugarse el torneo es todos contra todos en cada grupo y una vez se ubiquen los equipos del 1 al 4 lugar, enfrentan en un quinto partido a su par en el otro grupo, o sea, el 1 de un grupo contra el 1 del otro, 2 vs. 2; 3-vs. 3 y 4-vs. 4 con lo cual la Selección Nacional se asegura un fogueo de lujo de mínimo cinco partidos.


PLAN DE JUAN DIEGO


«La invitación a Costa Rica para viajar a Valencia nos cae de perlas, porque mi equipo estaba varado, debido a la falta de fogueos que se dieron por dos razones», manifestó Quesada.

«Una, que la mayoría de los integrantes de esta juvenil, ya juegan en la primera división y hacían la pretemporada con sus respectivos clubes y dos, que la Confederación Deportiva, irresponsablemente, se puso a jugar con la fecha de la eliminatoria, primero la puso en noviembre, luego la regresó a agosto y ahora, finalmente, la fijó para setiembre», agregó el técnico.

El entrenador, avisado de este fogueo de primer nivel, empezó de inmediato las prácticas con los integrantes del plantel y de una vez se calendarizó el programa de trabajo que consiste en una etapa de entrenamientos, luego el viaje a España y la participación en el Cotif, los juveniles se regresan a Costa Rica una semana y media, se concentran en un hotel y luego parten a la eliminatoria en Guatemala.

«En un principio pensamos en viajar desde Valencia a Guatemala, pero cambiamos de opinión; el futbolista tico no gusta de las separaciones largas y parte de que nada hacíamos casi 15 días en Guatemala sin jugar, mejor regresar al país para que los jugadores, aunque estén concentrados, puedan estar cerca de sus familias», manifestó el timonel.


«GUIMA» DEBE SEGUIR


Juan Diego Quesada es un fervoroso defensor de los procesos y su continuidad, como mejor forma de desarrollar el fútbol nacional hacia metas y objetivos  más amplios.

En ese sentido se siente parte de un grupo de entrenadores que trabajan a tiempo completo con la Federación Costarricense de Fútbol, cada uno como encargado técnico de una Selección Nacional.

Rodrigo Kenton con la Olímpica; él con la juvenil, Gerardo Ureña con la infantil y espera que pronto se firme la continuidad de Alexandre Guimaraes con la Selección Mayor.

Quesada indica que «los costarricenses parecen no entender cuales son las funciones de un entrenador y en el caso específico de Guimaraes, quienes se oponen a su fichaje u opinan que por ahora no se debe firmar porque no hay selección a la vista ni competencias internacionales, no saben lo que dicen».

En ese sentido, Juan Diego afirma que si «no hay fogueos es porque no se quiere o la programación del campeonato local impide conseguirlos, pues la FIFA dispone y da a cada selección nacional, siete fechas al año para que se foguee».

«Además», agrega Quesada, «un técnico como Guimaraes no se contrata solo para que esté trabajando en la cancha; eso es un error de quienes ven el fútbol de otra forma. Guimaraes debe ser contratado para que se le de continuidad al proceso, para que no se interrumpa, para que supervise los otros procesos, para que converse con los otros técnicos, de seguimiento a ciertas figuras por  plazos largos que se pueden prolongar hasta por tres años y después, llevar a este jugador que tuvo un seguimiento científico, al primer equipo.

Así se trabaja en el fútbol desarrollado que es de alta competencia y hacia eso debemos ir, sobre todo ahora que las bases son muy buenas y hay continuidad en los seleccionados.

La mayor dejó buena impresión en el Mundial; la Olímpica arranca con Kenton, después de que Carlos Watson se lució con ella en el Mundial Sub-20 de Argentina y varios de estos jugadores preolímpicos, serán la base del seleccionado para la eliminatoria rumbo a Alemania 2006; la selección que dirijo va para España y la sub-17 de Ureña, precisamente ocupó el tercer lugar de este mismo torneo Cotif en su categoría a principios de año.

Todo esto no se puede tirar por la borda y si ha habido éxito es porque la continuidad da el éxito y mejora el nivel de competencia, todo, con visión y mentalidad futurista, de manera que interrumpir el trabajo que ya se ganó con Guimaraes, no es lo más conveniente», finalizó Quesada.

LOS JUVENILES

De la UCR (cedidos  por Alajuelense)

Pablo Quesada

Marco Herrera

Róger Estrada

Eduardo Gómez

Johan Condega

De Puntarenas

Mikael Rodríguez

Del Cartaginés

Roy Miller

Carlos Johnson

Carlos Jiménez

De Saprissa

Randall Azofeifa

Gabriel Badilla

Armando Alonso

Cristian Bolaños

Saúl Phillips

Kraesher Mooke

De San Carlos

Carlos Picado

De Santa Bárbara

Eliécer Delgado

Eithel Alfaro

De Guanacaste

Julio Rodríguez

Julio Arrieta

De Heredia

Mario Camacho

Enrique Díaz

Iván García




[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El técnico de la selección juvenil prepara a su equipo para un torneo internacional en Valencia. Las seleccionados juveniles que entrena Juan Diego Quesada,

Gracias a los procesos de globalización económica, Estados Unidos concentra cada vez más poder financiero, comercial y político. Los efectos de este fenómeno son

El Dr. Franklin Chang Díaz, junto a Rogelio Pardo, Gabriel Macaya y Pedro León, al fondo. Más de 300 personas escucharon con atención y

Cañón listo y ley del silencio para quienes protestan. "Responsabilizo por mi vida al Ministro de Seguridad Pública, Rogelio Ramos", dijo esta semana el

Ernesto Cardenal. El doctor alemán  Werner Mackenback, especialista en literatura centroamericana y en historia, fue invitado por la Maestría en Literatura y el Centro

En 2000 se cumplió el primer siglo de Tosca, compuesta por el italiano Giacomo Puccini y la cual está basada en la pieza teatral

El Banco Central considera "normales" los recientes sacudones de la economía estadounidense, que produjeron el fortalecimiento del euro y el yen, y la depreciación

Algunos ven en la presidencia de George W. Bush, algunos de los síntomas que empañaron la estancia de su padre en la Casa Blanca.
Semanario Universidad