La culpa es de Argentina

¡Messi…nco! La Pulga clavó cinco al Bayer Leverkusen de Alemania la semana pasada, partido de octavos de final de la Champions que ganó el

¡Messi…nco! La Pulga clavó cinco al Bayer Leverkusen de Alemania la semana pasada, partido de octavos de final de la Champions que ganó el Barcelona 5-1.

El Camp Nou vivió una gran fiesta; Messi dejó ver una vez más su gran calidad y con su orgía de goles se convirtió en el primer futbolista en anotar cinco veces en un duelo de Liga de Campeones: lo hizo a los minutos 25, 42, 49, 58 y 84.

Pocos días antes, el 29 de febrero, Lionel Messi ratificó su condición de mejor jugador del mundo cuando llevó de la mano a la Selección de Argentina a otro triunfo, esta vez 3-1 ante Suiza.

El astro argentino marcó los tres goles de la Albiceleste. El primer gol de Lionel llegó a los 19 minutos, cuando La Pulga definió de zurda, tras hacer una combinación con Sergio Agüero.

 

A los 88, el argentino convertiría el segundo para Argentina tras definir con calidad ante la salida del portero Diego Benaglio. Finalmente, Messi marcaría su tercer gol, o hat trick, de penal al minuto 90 y sellaría el triunfo de 3-1 para el equipo de Alejandro Sabella.

Ocho goles en quince días. Cinco a los alemanes; tres a los helvéticos. Dos más el domingo pasado en la victoria del Barcelona contra Sporting de Gijón. Los medios de comunicación de todo el planeta se volcaron para elogiar la hazaña de la Champions.

Se repiten los titulares y las fotos en las portadas. ¡Genio! ¡Figura! ¡Jugador de otro mundo! ¡Fantástico e irreal! ¡Jugador de Play Station! ¡Tiene goma en los zapatos! “Nunca he visto a nadie igual”, agregan Zidane, Ronney, Ronaldo, el gordito brasileño.

Después de que lo ha ganado casi todo con el uniforme del Barcelona; luego de que la FIFA lo selecciona otra vez como Balón de Oro y mejor futbolista del universo; tras ganar la Liga, la Champions, la Intercontinental y la Copa del Rey, ese CASI, eso de que lo ha ganado CASI TODO, es lo que impide que Lionel Messi sea declarado ya como el mejor futbolista de todos los tiempos.

Hoy es el mejor del mundo, pero a la hora de las odiosas comparaciones  —casi siempre con Pelé, Maradona y, últimamente, con Cristiano Ronaldo—, un gran sector del planeta fútbol es claro en decir de que mientras Messi no gane un Mundial de Fútbol, jamás podrá ser considerado sobre Pelé y Maradona.

Incluso Diego se murió de risa cuando alguien se atrevió a decirle en su cara que Messi lo superaba como futbolista. El exfutbolista argentino y actual director técnico del Al Wasl se aferró a su genio y respondió: «Lionel Messi está haciendo las cosas muy bien como para que lo comparen conmigo. Pero vean que yo hice mi carrera, y él está haciendo la suya. Al final de una carrera uno puede decir ‘este fue mejor’ o ‘me gustó más’. Yo me río cuando la gente dice ‘es mejor que Maradona’. Dejémoslo escribir su propia historia y al final de su carrera, uno puede decidir quién es el mejor», señaló el polémico Dieguito.

Y tiene toda la razón. Cada uno en su época y con su estilo. Pelé fue grandioso, pero en Santos y la selección brasileña jugó rodeado de astros.

Maradona ganó casi solo el mundial de México 86. Solo este detalle hace difícil la comparación entre el Rey y el Zurdo Mágico.

Alfredo D’Stéfano, Johan Cryff, Michel Platini, Zinedine Zidane, Roberto Baggio y Ronaldo fueron aspirantes en sus respectivos momentos a la misma distinción.

Los cinco “pepinos” que Messi endosó a los germanos revolucionaron al mundo del balompié y lo subió a la vitrina de los medios y las redes sociales la odiosa comparación.

Repasamos decenas de publicaciones y ganó la tesis de que Messi tiene que alzar como capitán de la Argentina la Copa del Mundo, si quiere ser calificado unánimemente como el mejor futbolista de todos los tiempos.

ARGENTINA TIENE LA PALABRA

La interrogante que lanza la gente de fútbol es solo una: ¿Por qué Messi es estrella en Barcelona y uno más con Argentina? La respuesta también es solo una. En Barcelona tiene a Andrés Iniesta y a Xavi Hernández, dos monstruos en la arquitectura del juego del fútbol; un par de cerebros lúcidos y trepidantes que se unen al talento natural de Lionel y a su inteligencia para romper las retaguardias de los equipos más cotizados del mundo, como cuchillo a mantequilla.

Messi, Xavi e Iniesta, con la ayuda de Alvez, Piqué, Puyol, Abidal, Cesc Fábrega, Busquets, Pedro y el chileno Sánchez, han hecho del Barcelona de Pep Guardiola el mejor equipo del mundo. Messi calzó perfectamente dentro de esa maquinaria.

Esto no sucede lo mismo con la Argentina. Todavía los mediocampistas de la selección argentina, jugadores de tanto renombre como Javier Mascherano del Barcelona, Fernando Gago y Erik Lamela de la Roma, Maxi Rodríguez del Liverpool y Angel Di María del Real Madrid —por citar al grupo de volantes estelares y legionarios del equipo que entrena Javier Sabella— no han podido hallar la ruta que transitan casi a ciegas los mediocampistas del Barcelona, para que con Argentina explote todo el talento de Messi.

La Albiceleste encabeza junto al campeón de América, Uruguay, la eliminatoria suramericana en ruta al Mundial en Brasil; los argentinos son uno de los favoritos a levantar la Copa. Ese debe y puede ser el mundial de Messi y entonces sí, se acabarán discusiones y comparaciones.

En Brasil 2014, Lionel Messi puede ponerle la cereza a su propio pastel. Si alza la Copa, ahora sí Pelé y Maradona tendrán que bajarse de sus respectivos pedestales y rendirle honores al nuevo rey.

El niño que nació en Rosario, provincia de Santa Fe en 1987, en la misma ciudad donde nacieron César Luis Menotti y Marcelo Bielsa, y donde habitan dos aficiones que se odian, los Canallas de Rosario Central y Los Leprosos de Newell’s Old Boys. El niño diminuto que en los potreros no sabía “patear” la pelota, pero la transportaba como vendaval que limpiaba el campo de adversario. El niño de la mirada pícara al que le faltaba una hormona que permite el crecimiento, cuyo remedio costaba $1.500 mensuales que no tenían, fue rechazado por River Plate. Su papá Jorge se decidió a la aventura, en el año 2000 cruzó el charco y el pequeño genio de solo 13 años firmó con el club blaugrana. El resto es historia conocida.

Tremenda responsabilidad la de todos los compañeros de Messi en la selección de Argentina. O lo ayudan a ganar el Mundial o puede que el genial futbolista se quede injustamente sin ese título que merece. El mejor futbolista del todos los tiempos.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Gobierno presentó hoy una nueva modalidad del bono de la vivienda denominado “bono integral o bono de segundo piso”, con el cual se

Así comienza Claraboya la novela inédita que el premio Nobel presentó a una editorial en 1953 y cuyo rechazo casi aborta su carrera de

La estrategia impulsada por Estados Unidos es fracaso rotundo, dice exministro Fernando Berrocal. (Foto archivo: Katya Alvarado)El gobierno estadounidense ha enviado a dos representantes

La Municipalidad de Upala inició un proceso judicial en contra de Fernando Acevedo Hurtado, exdiputado del Partido Liberación Nacional (PLN)  -hermano de Juan Bosco

En vísperas de que la junta directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) nombrara nuevos gerentes, miembros de la comisión investigadora de

Como parte de la Ruta Museos y Galerías del Festival Internacional de las Artes 2012, este mes de marzo se exhibe en la Galería

Una sanción de  veinticuatro meses de suspensión en el ejercicio profesional, fue lo que la junta directiva del Colegio Federado de Ingenieros y de

“El futuro de Israel y del judaísmo depende, de manera fundamental, del tratamiento que le dé a los palestinos y de un completo redireccionamiento
Semanario Universidad