Selección Nacional De menos a más hacia Honduras

El zaguero central de la Selección Nacional, Luis Antonio Marín ha sido baluarte en los tres últimos partidos donde Costa Rica solo ha recibido

El zaguero central de la Selección Nacional, Luis Antonio Marín ha sido baluarte en los tres últimos partidos donde Costa Rica solo ha recibido un gol. Aquí marca al canadiense Iam Hume en Vancouver

El miércoles 17 de noviembre las selecciones nacionales de Honduras y Costa Rica se juegan su pasaporte a la última fase eliminatoria al Mundial de Fútbol Alemania 2006.

Los catrachos, que despidieron al director técnico Saúl Martínez con el que golearon a Costa Rica en el estadio de Alajuela, por los malos resultados logrados después de esa apabullante victoria, están obligados a vencer a los ticos.

Los nuestros, con solo empatar el partido sobreviven a una hexagonal en la que ya están clasificados los representativos de Estados Unidos, México, Trinidad y Tobago y Guatemala y faltan Panamá o Jamaica y catrachos o costarricenses.

Un empate en Tegucigalpa o en San Pedro Sula -aún no hay sede para el partido- y Costa Rica se clasifica, en una eliminatoria cuya cuadrangular ha estado dramática para los discípulos del entrenador colombiano, Jorge Luis Pinto, quienes, después de perder los dos primeros partidos: 5-2 con Honduras y 2-1 en Guatemala, resucitaron como los grandes amarrados a los goles de Paulo César Wanchope que dieron a la Selección Nacional nueve puntos en tres victorias consecutivas: 1-0 a Canadá en el estadio Ricardo Saprissa; 5-0 a Guatemala en esa misma sede y 3-1 a los canadienses en la fría Vancouver.

Pese a este encomiable esfuerzo y reivindicación de los futbolistas costarricenses, la reglamentación de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) ordena que en caso de que dos selecciones empaten en puntos al final de una fase eliminatoria, lleva ventaja la que saque mejor promedio sobre la otra en sus propios enfrentamientos.

Así las cosas, hoy Costa Rica suma 9 puntos y Honduras 6, de manera que si los anfitriones del día 17 ganan, alcanzan a los nacionales con 9 puntos pero ellos se clasifican por la goleada 5-2 que nos propinaron en nuestro país.

Para Honduras, que será dirigida en este partido por el experimentado José de La Paz «Chelato» Uclés, el técnico que los llevó y dirigió en el Mundial España 82, solo sirve ganar. Costa Rica maneja mejores opciones.

DE MENOR A MAYOR

Después de competir en la Copa América en Perú, donde la Selección Nacional se clasificó a la segunda ronda y fue eliminada por Colombia, la Selección Nacional entró en un receso y cuando se reactivó para el primer juego de esta cuadrangular frente a Honduras, el técnico Pinto no tuvo mucho tiempo para preparar al grupo y de forma emergente montó un equipo con base a jugadores bien conocidos de Liga Deportiva Alajuelense, club al que hizo bicampeón nacional hace dos temporadas.

Sorpresivamente salieron como titulares jugadores que como Luis Diego Arnáez tenía rato de no ser seleccionado y jugaron también Mauricio Solís y Carlos Castro bajos de forma y fuera de ritmo. Costa Rica sucumbió, se hundió y salió humillada por los catrachos.

Empezaron entonces las rectificaciones del entrenador Pinto y para viajar a Guatemala al segundo compromiso se dieron algunas variantes que por poco surten efecto. Se alinearon como titulares jóvenes figuras como José Luis López, Cristian Badilla y Alonso Solís; José Francisco Porras fue portero titular en lugar de Ricardo González; fueron excluidos Arnáez, Castro y Mauricio Solís e incluso Costa Rica fue ganando el partido con gol precisamente de Alonso, pero antes había sido expulsado desde el minuto 20 el delantero Herron -autor de los dos goles contra Honduras-, lo que dejó a la tricolor diezmada y ese costó caro y se pagó con la derrota, luego de que el veterano goleador chapín, Juan Carlos Plata anidó en el marco de Porras dos indecisiones.

Más grave no podía estar la situación: dos jugados, dos perdidos, cero puntos: Guatemala ya sumaba seis y Honduras tres.

Se empezaba a tocar fondo pero para suerte nacional, el calendario de juegos traía a la frágil Canadá con cero puntos también al estadio Ricardo Saprissa y en ese juego de vida o de muerte -si se perdía se iba la clasificación-, un gol de Wanchope en la primera jugada del segundo tiempo dio el primer triunfo criollo y a la «Sele» se le puso respiración artificial.

Para la segunda vuelta de la cuadrangular, Jorge Luis Pinto contaba con un mes de tiempo para reacomodar a su equipo y se sucedieron cosas del fútbol ajenas propiamente a la Selección Nacional y no relacionadas directamente con ella que fueron de alto beneficio.

LLEGA LA REBELIÓN

En la pausa, Andy Herron mete cuatro goles jugando para la Major League Soccer (MLS) y es declarado durante dos semanas consecutivas como el futbolista más valioso de la liga -primera vez que sucede eso desde su fundación-; además, el goleador histórico de la Selección Nacional, Rolando Fonseca, reaparece con su equipo Alajuelense después de ocho meses de inactividad por lesión y anota cinco goles en tres partidos para ponerse a punto de Selección.

Paulo César Wanchope es traspasado del Manchester City de Inglaterra al Málaga de España y se convierte en ídolo de los malagueños dándole con espectaculares goles dos victorias en la difícil liga española y se pone más a punto para la tricolor y por si fuera poco, un joven mundialista de Corea y Japón 2002, William Sunsing se convierte en el máximo goleador del campeonato nacional en el modesto club de Pérez Zeledón.

Jorge Luis Pinto se frota las manos, todos ellos van a la Selección, se recibe a Guatemala con otra actitud; ya están en el grupo Erick Lonnis como asistente técnico del entrenador, Alcides Alfaro como motivador y los chapines pagan los platos rotos al ser goleados sin misericordia 5-0 en la cancha sintética del «Monstruo de Tibás» con tres goles de Wanchope, otro de Fonseca y uno de Carlos Hernández.

Segundo triunfo al hilo de la tricolor y cuatro días después se viaja a Canadá para enfrentar en Vancouver a los locales que ya habían sumado un punto con empate en Honduras y tenían leve opción de clasifficar.

Cuando se conoce la alineación de Costa Rica, sin Porras, sin Hernández y sin Wanchope, se armó la revolución de la tertulia futbolera criolla y Pinto fue calificado de orate. El colombiano se arriesgó con una formación extraña, donde alinearon valores como Alvaro Mesén de portero, Pablo Chinchilla de zaguero, retornó Cristian Badilla y se sentó a Wanchope para dar paso al cuestionado Erick Scott que no es titular en la misma MLS donde juega Herron.

La guillotina estaba lista para decapitar a Pinto; Canadá metió el primer gol y ya el colombiano venía para el paredón pero, de nuevo entró Wanchope de cambio y empató el partido; ingresaron Hernández y Sunsing y los dos anotaron y por primera vez en la historia, Costa Rica derrotó a Canadá en una eliminatoria mundialista jugando allá, resultado 3-1 en nuestro favor que nos puso con ventaja de cara al último compromiso ante Honduras.

Guatemala amarró la clasificación venciendo precisamente a los catrachos 1-0 y el segundo lugar está para definirse en el cierre, ya con Canadá eliminado.

De menos a más; de menor a mayor.

Jorge Luis Pinto sigue señalado por su extraña formación en Vancouver, pero la clara victoria lo respalda. ¿Cómo se alineará en Honduras?. Hay tres semanas para pensarla, analizarla, construirla.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Mediante el aprovechamiento del bagazo de la caña, obtenido en las zafras, se genera energía eléctrica como la que le vende el Ingenio Taboga

El fútbol es un espectáculo de masas que se ha transformado en un constituyente de la cultura. Un promedio de 450 millones de personas

Algunos de los actores de la actual batalla que se lleva a cabo en Costa Rica por la conducción de los procesos políticos, entre

Debido a los actos de corrupción que agobian al país desde hace varios meses, el mayor escarmiento que podría sufrir el bipartidismo -Partido Liberación

Asesorías legales por cientos de miles de dólares. Adquisición de contactos y "know-how" (saber hacer) en el sector público, que luego es muy bien

Más de $1440 millones es la inversión que se necesita para la protección del recurso hídrico nacional, según expusieron los autores del nuevo estudio

El zaguero central de la Selección Nacional, Luis Antonio Marín ha sido baluarte en los tres últimos partidos donde Costa Rica solo ha recibido

Esteban Pérez López, laboratorista químico graduado del Recinto de Tacares de la UCR, realiza las pruebas de disolución en el LABIOFAR. Especialistas de la
Semanario Universidad