UCR en el quinto lugar

Como si no fuera suficiente la permanencia en la segunda división, los recientes triunfos de la UCR parecieran poco fructíferos para abandonar la quinta

Como si no fuera suficiente la permanencia en la segunda división, los recientes triunfos de la UCR parecieran poco fructíferos para abandonar la quinta posición  en  el campeonato de fútbol de ascenso.

Representativo de la UCR, quinto lugar en la Segunda División.

La contundencia universitaria  de 5-2  frente al disciplinado  cuadro de Puntarenense alegra. Pero a la vez resulta engañoso si se tiran las campanas al vuelo. El representativo del más  antiguo centro de estudios superiores  no solo está  peleado con la Primera Categoría, sino que además sigue en un quinto puesto al cerrarse la décima fecha del campeonato nacional de la segunda división.

Si bien en la décima fecha la UCR sentó cátedra en el Estadio Ecológico de Sabanilla contra los chuchuqueros, cierto es por demás la superioridad de La Fortuna, Puntarenas, Asociación Deportiva Ramonense (ADR) y el equipo de Cartagena de Guanacaste.

Con un total de 22 puntos en 10 presentaciones, pareciera que para Cartagena la prioridad este año es llegar a la primera categoría. Registra solo dos derrotas, un empate, 28 redes sacudidas y solo en 15 ocasiones recibió goles en contra.

De esta manera el grupo A tiene un puntero  con un rendimiento alto, sin que ello implique ser el líder absoluto en este grupo. Por el contrario, la ADR sigue a una distancia de dos puntos a los guanacastecos.

Los poetas son parte de los representativos que tomaron en serio sus aspiraciones de retornar a la Primera Categoría, cuando deleitaron en décadas pasadas a propios y extraños con porteros como  «Chemín» Ramos o Didier Gutiérrez, o defensas de la categoría de Alfonso Estupiñan o porteros de la calidad de Daniel «Patona» Bosques.

Los ramonenses estuvieron en la campaña anterior a punto de conseguir el boleto del retorno. Si no lo hicieron se debió a los pamperos de Cartagena y la Asociación Deportiva Guanacasteca (ADG) hoy en la Primera División.

No obstante, los «monchos» muestran un cuadro parejo en casi todos sus departamentos. Tienen 20 puntos acumulados, una derrota más que Cartagena, seis victorias, 24 goles a favor y 15 en contra.

Puntarenas, igual que ADR estuvo ya en la Liga Mayor, y La Fortuna están parejos en este grupo. Los «chuchequeros» contabilizan 18 unidades contra 17 de La Fortuna, tienen ocho goles a favor en el balance general, en tanto la diferencia para los sancarleños es de solo tres.

A pesar de este rendimiento traducido en números, ninguno de los cuadros que superan a la UCR dejan de tener opciones para jugar la final con el campeón del grupo dos.

El sexto lugar, con un poco de más pena que gloria, lo ocupan los de Puriscal, representativo de este pujante cantón que sigue sin ver la luz en los torneos de la Segunda División o, al menos, creyendo, que en una competencia de esta magnitud se llega solo a compartir y no a triunfar.

Con pena, sin el  «poco de más», los excampeones nacionales de la Primera División, el Uruguay de Coronado, parecieran conformes con el sétimo lugar, Naranjo con el octavo puesto, Puntarenense en el noveno, Grecia en el décimo y los de Esparza portan el farollilo rojo con solo dos puntos en 10 juegos. En estos casos la ambición por la victoria en buena lid no existe, por lo menos, hasta el momento.

LIMONENSES RECAPACITAN

Los pleitos internos, las rivalidades personales y la indiferencia del aficionado condenaron a la Segunda División a la Asociación Deportiva Limonense (ASODELI)  en la anterior campaña. De esta manera los goles limonenses se perdieron de vista desde la temporada 2001-2002.

Tras esa ingrata experiencia, la ASODELI marcha a la cabeza en la tabla de clasificación con diez juegos, siete ganados, dos empatados y uno perdido, con 23 puntos cosechados. La mano del técnico Leroy  Lewis es evidente y hasta ahora existe una innegable «química» entre jugadores y  entrenador.

Más abajo, con 19 puntos, figura Cariari, en tanto Belén, que ya estuvo en la Primera Categoría, está a solo una unidad de Cariari. La lucha en el grupo dos es sin cuartel. Barrio México, por ejemplo, está a un punto de Belén, mientras Paraíso y Ciudad Colón suman 15 unidades.

Así, de la sexta posición hacia abajo de la tabla de posiciones, las posibilidades de desbancar a los punteros en este grupo son remotas. Turrialba, sétimo lugar, está a nueve puntos de los limonenses, mientras Santa Ana, que porta el farolito con seis unidades y es candidato a canchas abiertas, está a cinco victorias y dos puntos de la ASODELI.

Sin incluir las sorpresas que suele haber en los restantes partidos de este campeonato, que apenas inicia, puede asegurarse que en los tres primeros lugares de cada grupo figura «la carga pesada». Lo que es lo mismo: los equipos y dirigentes que comprendieron que un certamen de este tipo es para  pelear el ascenso a la primera categoría.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El despido del exdirector del Semanario, Carlos Morales, proseguirá en estrados judiciales nacionales y en instancias  internacionales. Mainor Solís, secretario general del SINDEU. El

Como si no fuera suficiente la permanencia en la segunda división, los recientes triunfos de la UCR parecieran poco fructíferos para abandonar la quinta

El candidato de la izquierda, Lucio Gutiérrez, ganó la primera ronda de los comicios ecuatorianos, seguido de cerca por el empresario Álvaro Noboa. Los

Una novedosa iniciativa que busca que los hijos de una relación de hecho o matrimonio y el cónyuge que los cuida tengan igualdad de

El candidato del opositor Partido de los Trabajadores (PT), Luis Ignacio Lula da Silva, tiene un pie en el Palacio del Planalto, sede del

La lesividad de los contratos, las tarifas más altas y la injerencia política en la generación eléctrica privada, fue discutida en una mesa redonda

Tanda de cuatro con LauraNovelaCarlos CortésAlfaguara, 2002230ppNueva Década: ¢5.600El ganador del Premio Nacional de Novela 1999, por Cruz de Olvido, no es un literato

"Sombras nada más" es la más reciente novela del escritor nicaragüense Sergio Ramírez. Por primera vez ubica el relato en un momento cercano a
Semanario Universidad