El Salvador, polarizado, también va a segunda vuelta

El candidato presidencial Salvador Sánchez Cerén celebró con sus seguidores el primer lugar que obtuvo en las elecciones con su partido Frente de Liberación

El candidato presidencial Salvador Sánchez Cerén celebró con sus seguidores el primer lugar que obtuvo en las elecciones con su partido Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí (FMLN), aunque deberá ir a una segunda ronda de votación el 9 de marzo próximo. (Foto: DPA)

Allá, tal como acá, pareciera resuelta la elección. Sin embargo, tanto en Costa Rica como en El Salvador, los dos candidatos presidenciales más votados en la primera ronda deberán medirse de nuevo en las urnas, para decidir quién gobernará el país. Aquí, cuatro años; allá, cinco.

Con 81 % de los votos escrutados, las elecciones salvadoreñas mostraban un cierre de infarto, con el candidato del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, actual vicepresidente de la República, a un punto porcentual del 50 % necesario para ganar en primera vuelta. Pese a lo ajustado de la votación, parecía haber consenso de que será necesaria la segunda, el próximo 9 de marzo.

El segundo lugar lo obtenía Norman Quijano. Con 10 puntos menos que Sánchez Cerén, el candidato de la derechista Alianza Republicana Nacionalista  (ARENA), convocaba a los suyos para una nueva batalla, contento con haber evitado, por ahora, la victoria de su rival.

«Nos dieron el triunfo en la primera vuelta –dijo el candidato del FMLN a la prensa– y estamos seguros que en la segunda no van a ser diez puntos: van a ser más, una gran victoria».

Aunque el resultado parece dejar poco espacio para el triunfo de Quijano, hay quienes estiman, sin embargo, que las cartas no están todavía echadas. Líder orgulloso de su anticomunismo, con el respaldo de los más importantes sectores empresariales salvadoreños, Quijano espera revertir los resultados con el apoyo de los votantes de una disidencia de ARENA que se fueron, en la primera ronda, con Antonio Saca, un expresidente que abandonó el partido para lanzarse como candidato de una coalición con la Democracia Cristiana (PDC) y el Partido de Conciliación Nacional (PCN), ambos de derecha, tradicionales aliados de ARENA. Al final, Saca obtuvo 11.4 % de los votos que, en su mayoría, deberían sumarse a Quijano en una segunda vuelta.

Pero no hay que olvidarse de que el PDC colaboró con el actual gobierno de Mauricio Funes, aliado del FMLN y parte de su electorado podría darle su apoyo.

Otro factor que puede introducir dudas sobre un resultado final es el alto abstencionismo, de alrededor del 50 %. Sin embargo, los analistas no creen que ese factor vaya a cambiar de forma importante en la segunda ronda. “No creo que la participación vaya a aumentar. Los niveles de abstención son altos en El Salvador, porque la población está decepcionada de la política”, estimó Sebastian Huhn, de la Universidad de Bielefeld, en declaraciones a la emisora alemana DW.

EL FIN DE UNA GUERRA

Se vivió en El Salvador un conflicto armado que duró doce años (1980-1992) y que costó la vida de unas 75.000 personas.

En ese contexto, surgieron las dos fuerzas principales que se enfrentaron en esas elecciones: FMLN y Arena, que llegó al Gobierno en 1989, y fue desde ahí que el presidente Alfredo Cristiani negoció la paz con el FMLN. El escenario internacional estaba cambiando rápidamente. Ese año cayó el muro de Berlín, poco después se disolvería la Unión Soviética y desaparecería el mundo socialista del este europeo.

También en Centroamérica se estaban produciendo grandes cambios. En Nicaragua se negociaba un acuerdo entre sandinistas y la “contra”, que llevó a las elecciones de 1990, cuando salió electa la candidata de la oposición, Violeta de Chamorro. Dicho contexto  facilitó un acuerdo político que puso fin también a la guerra en El Salvador.

ARENA gobernó cuatro períodos, hasta el 2009, cuando el FMLN, aliado con Mauricio Funes, ganó las elecciones con el 51.32 % de votos. Funes asumió la presidencia y el antiguo dirigente guerrillero, uno de los firmantes de los acuerdos de paz, Salvador Sánchez Cerén, asumió la vicepresidencia.

Transformado en partido político, el FMLN consolidó sus estructuras y su propuesta electoral. Roberto Pineda, analista salvadoreño, estimó que “el FMLN es hoy un aparato partidario mucho más poderoso política, social y económicamente que hace cinco años”. Por el contrario, según su criterio, el de ARENA es “un aparato partidario debilitado, pero aún con mucha fuerza”. Entre otras cosas porque se dividió y se vio involucrado en denuncias de corrupción que afectan al expresidente Francisco Flores, hoy acusado de haberse robado $ 10 millones de la cooperación taiwanesa con El Salvador.

CRISIS ECONÓMICA

Analistas salvadoreños estiman que el desafío para el FMLN, es evitar que un segundo gobierno “se convierta en un complacido continuador y reforzador del modelo existente”.

Eso amerita la lucha por una plataforma reivindicativa, que revierta las privatizaciones realizadas por los gobiernos de ARENA, que incluya −entre otras cosas− desprivatizar la energía, las telecomunicaciones, los fondos de pensiones y poner fin a la dolarización de la economía promovida por ARENA en el 2001. Ninguno es tema sencillo.

El actual presidente, Mauricio Funes, asumió el 1 de junio del 2009. Ese año, en medio de la crisis mundial, la economía salvadoreña tuvo un crecimiento negativo de 3.1 %. Los tres años siguientes creció muy modestamente: 1.4 %, 2 % y 1.6 %. El 2013 tampoco fue un año de bonanza. El Gobierno proyectó un crecimiento de 2.3 % del Producto Interno Bruto (PIB), pero las cifras del Banco Central la redujeron a un optimista 1.9 %, monto que, probablemente, será aun inferior cuando se tengan los datos definitivos.

En cuanto a las exportaciones –las cuales los partidarios del Tratado de Libre Comercio prometieron que se convertirían en motor de desarrollo del país−, estas crecieron el año pasado apenas 2.9 %, impulsadas sobre todo por la venta de productos no tradicionales a Centroamérica y a otras regiones del mundo, así como por un crecimiento de 27.6 % en la venta de azúcar.

Según la directora ejecutiva de la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT), Silvia Cuéllar, el sector no alcanzó el crecimiento de 5 % a 6 % con que se ilusionaron hace algunos años y se mostró desanimada por las cifras con las que cerró el año anterior.

En cambio, crecieron la deuda pública y el déficit fiscal. Respecto a la deuda, el saldo actual, de $ 14.8 mil millones, supera en mucho los $ 11.1 mil millones que la administración Funes encontró al inicio de su gestión.

De modo que, en materia económica, el Gobierno no puede presentar resultados muy positivos. Lo cierto es que desde la dolarización y la entrada en vigencia del tratado de libre comercio, los índices de crecimiento de la economía salvadoreña son muy modestos comparados con los índices anteriores.

En materia de pobreza, en el 2011 el Banco Mundial registraba un 40.6 % de la población salvadoreña en esa situación, porcentaje que se redujo en seis puntos para el 2012, cuando fue de 34.5 %, aunque otras fuentes la sitúan en 47.5 %.

Esa situación ha hecho que los salvadoreños busquen trabajo en el exterior, sobre todo en Estados Unidos, donde residen cerca de 2.5 millones. Desde ahí envían al país remesas que el año pasado alcanzaron casi $ 4000 millones, cifra muy similar a la del 2012, según datos del Banco Central. Las remesas representan un 15.9 % del PIB en El Salvador.

El otro desafío que enfrentará el futuro mandatario es el de la violencia, que opera bajo la forma de pandillas, vinculadas cada vez más al narcotráfico y el crimen organizado, las cuales extorsionan y controlan barrios enteros. Hay cerca de 10.000 pandilleros presos, pero se estima que otros 50.000 están en las calles.

Desde marzo del 2012, el Gobierno logró negociar con ellos una tregua que redujo la alta tasa de homicidios en el país, de 14 a 6.8 por día.

Sánchez Cerén propone enfrentar el problema con programas de reinserción a la sociedad, a cambio de que dejen los crímenes; mientras tanto, Quijano −quien acusa al Gobierno del FMLN de haber «pactado» la tregua con las pandillas− prometió enfrentarlos con mano dura.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En un artículo reciente, publicado en la Revista Estudios (volumen 27, número 1, 2013) de la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de

Ileana Chacón, votante con discapacidad visual, impulsa acciones en pro de la accesibilidad de las personas no videntes y su derecho a

Arrogante como quien cree que “está en todas”, se visualiza a sí mismo el agresor. El macho idealizado se muestra como un individuo que

Un personaje de ficción que parece cobró vida real en algún instante. Reactualizado vulgarmente, pero insuperable. La vulgaridad de las actualizaciones es tan fuerte

Ottón Solís, fundador del PAC y diputado electo por la provincia de San José, avizora una gran diversidad en la próxima Asamblea Legislativa que

El sector social piensa que la crecida presencia del PAC y el Frente Amplio en la Asamblea Legislativa dará buenos resultados al pueblo y

Se oye, se siente, ¿Johnny presidente? El TSE: Epicentro del reto al statu quo Movimiento Libertario: Un choque contra su cuarto iceberg Frente Amplio: Aquí ...

Murió Nelson Mandela (1918 - 2013). Con el tiempo su figura se volverá aún más grande y más pura, porque la inmediatez de los
Semanario Universidad