Honduras: Buscan legitimar elecciones para resolver conflicto político

Cinco candidatos presidenciales hondureños se reunieron la semana pasada con el presidente Óscar Arias en San José, tan solo dos semanas después de que

Candidatos presidenciales hondureños suscriben una cantinflesca declaración en San José.

Cinco candidatos presidenciales hondureños se reunieron la semana pasada con el presidente Óscar Arias en San José, tan solo dos semanas después de que el mandatario sugiriera que las elecciones previstas para noviembre próximo podrían ser la solución para el conflicto político desatado por el golpe militar del 28 de junio en Honduras.

De los cinco aspirantes solo uno, César Ham, del Partido Unificación Democrática, se negó a firmar el comunicado conjunto divulgado después de la reunión. Un sexto candidato, Carlos H. Reyes, ni siquiera asistió a la cita.
Ham denunció la situación prevaleciente y la responsabilidad de los otros cuatro candidatos con el golpe de Estado. “La realidad que estamos viviendo es que los postulantes presidenciales no podemos realizar campaña, a pesar de que tenemos dos semanas de que se haya abierto el proceso electoral. Hay una convulsión, una situación conflictiva real”, explicó Ham.
En cuanto a la posición de los demás, recordó que “este golpe de Estado se fraguó en el Congreso Nacional, con el apoyo de las bancadas de los cuatro candidatos presidenciales que están esta tarde aquí con nosotros”.
Ham, quien es también diputado, se refería a los aspirantes del Partido Nacional, Porfirio Lobo; Elvin Santos, del Partido Liberal; Bernard Martínez, del Partido Innovación y Unidad; y Felícito Ávila, de la democracia cristiana.

DECLARACIÓN CANTINFLESCA

Los cuatro firmaron una declaración conjunta verdaderamente cantinflesca, donde afirman que “de suscribirse el Acuerdo de San José puede ofrecer una solución equilibrada a la crisis política que atraviesa Honduras”.
No hay una sola referencia al retorno de Zelaya al Gobierno y sí una reiterada preocupación por legitimar los comicios del 29 de noviembre que, según los firmantes, debe ser visto como un proceso legítimo ajeno al golpe militar que puso al actual régimen en el poder.
Lleno de condicionalidades y con una cuidadosa imprecisión, el contenido del comunicado fue reiterado en una conferencia de prensa celebrada después del encuentro.
Comprometidos todos con el golpe de Estado, los firmantes de la declaración no ocultaron que su interés es legitimar el proceso electoral, que trataron de desvincular de la actual situación política.
“Este es un proceso independiente a los sucesos del 28 de junio, nada tiene que ver una cosa con la otra”, dijo Santos, candidato liberal enfrentando al presidente Manuel Zelaya, también liberal.
Como aporte a la cantinflesca declaración, Santos señaló que “hemos venido en procura de un ambiente que nos permita encontrar el camino a la armonía y a la paz. El camino del acuerdo de San José es el que queremos transitar. Vamos a apoyar el proceso, siempre y cuando se enmarque en las condiciones en las cuales el consenso y la procura de las intenciones sanas de que retorne la tranquilidad al país, vayan motivando las acciones de las partes en conflicto. Hay un  nivel de sacrifico de cada una y en esa intención podremos avanzar”.
Lobo, representante del Partido Nacional, tradicionalmente vinculado a los militares, el candidato favorito, según las encuestas previas al golpe, también aportó su cuota a la confusa declaración conjunta, y propuso “valorar el esfuerzo del diálogo de San José e insistir con las partes en que deben ser muy flexibles. Nosotros haremos todas las gestiones, porque la familia hondureña está profundamente dividida.
Iniciaremos varias rutas, hablar con diferentes personalidades que jamás habían participado cuando había estos niveles de conflictividad. A la par del Acuerdo de San José también influiremos internamente, porque si lo dejamos entre ambas partes, tal vez nunca llegaremos a un acuerdo”, afirmó Lobo.
Lo importante, destacó, “es entender la importancia de que logremos ir adelante con un proceso que permita que las elecciones sean reconocidas y lucharemos por eso”.

ARIAS ABRE LA PUERTA

El presidente Arias fue quien primero sugirió públicamente, que las elecciones podrían ser una solución, aun realizadas por el régimen de Micheletti.
En un artículo publicado el 2 de septiembre en el diario brasileño Folha de São Paulo, Arias estimó “posible” que el conflicto político hondureño se resolviera con las votaciones de noviembre.
Según Arias, si las elecciones realizadas bajo regímenes tiránicos no tuvieran validez, nunca se habría vuelto a la normalidad institucional en América Latina.
Lo que el mandatario no dijo es que los comicios realizados bajo las dictaduras latinoamericanas solo fueron posible después de décadas de luchas y siempre a regañadientes por los dictadores, cuando no les quedó otra alternativa.
En el caso hondureño, son los golpistas los que van a realizarlas, en las que cuatro de los seis candidatos, participaron en el golpe.
Los objetivos de los golpistas quedaron una vez más en evidencia la semana pasada, cuando el Ministro de la Presidencia de Honduras, Rafael Pineda, respondió al anuncio de nuevas sanciones por Washington. Estados Unidos ha decidido «condenar al pueblo que lucha contra la expansión marxista en Centroamérica y en América», dijo Pineda.
Aunque incluir a Zelaya en una supuesta “expansión marxista en Centroamérica y en América” puede parecer una exageración, la frase muestra el resurgimiento de la vieja derecha de la Guerra Fría en el escenario latinoamericano.

HAM FUE EL ÚNICO

La única voz antigolpista en la reunión de los candidatos hondureños en San José fue la de César Ham.
“El texto que han suscrito cuatro candidatos es insuficiente para resolver la crisis política y para dar un efectivo cumplimiento a todos los esfuerzos de la comunidad internacional. Es necesario condenar el golpe de Estado y la instauración de una dictadura militar encabezada por el señor Micheletti. Los candidatos no han querido asumir un compromiso de condena del golpe. Han tenido una actitud pasiva que los lleva a ser cómplices de los actos del 28 de junio”, afirmó en la conferencia de prensa posterior a la cita.
“Hemos expresado que producto de la instauración de una dictadura militar en nuestro país, se han producido graves violaciones a los derechos humanos, que tienen que ver con atentados al derecho a la vida, con miles de detenidos, decenas de asesinados en las protestas de resistencia contra la dictadura militar. Y tampoco hemos encontrado una posición de denuncia firme por parte de los candidatos aquí presentes”, destacó Ham.
“Jamás vamos a estar de acuerdo en que las armas sustituyan la razón y los votos de la población para elegir a sus autoridades. Me resisto a vivir en una dictadura militar”, concluyó el candidato hondureño, quien recordó también que en el día de la independencia de su país “más de un millón de hondureños, en más de 16 ciudades del país, salieron a las calles a rechazar, a condenar, la dictadura militar que se ha instaurado después del 28 de junio y a exigir la restitución del presidente Zelaya”.
Por su parte, el mandatario hondureño emitió también una declaración sobre ese encuentro, señalando que “en Costa Rica cuatro candidatos sellan pacto golpista con Micheletti”.
“Queremos evidenciar la conducta antipatriótica de estos señores que han preferido apoyar el plan de los golpistas de realizar a sangre y fuego unas elecciones ilegítimas, dando la espalda a la mayoría del pueblo hondureño que se ha manifestado de manera heroica y ha resistido con patriotismo los vejámenes y violaciones a los derechos humanos de la dictadura”, dijo Zelaya en su comunicado.

 

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Domingo 20 de setiembre, 11 de la noche.Los Yanquis de Nueva York acaban de caer 7-1 ante los Marineros de Seattle; los Dodgers de

Los estudios realizados en Costa Rica para encontrar una vacuna contra el virus de la gripe AH1N1, no solo han dado información engañosa para

La Universidad de Costa Rica es la mejor ubicada de todos los centros de educación superior entre la población costarricense. Así lo reveló una

El primer encuentro se realizó el pasado 16 de setiembre en la Ciudad de la Investigación con la participación del Vicepresidente de la Academia

Aunque se empiezan a ver las primeras señales de recuperación de la crisis, la economía costarricense se contraería entre un 1% y 2% al

Cinco candidatos presidenciales hondureños se reunieron la semana pasada con el presidente Óscar Arias en San José, tan solo dos semanas después de que

Las agrupaciones políticas que se unieron en el 2007 para conformar la fuerza en contra del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados

“Los desafíos del próximo gobierno en materia de política monetaria y cambiaria”, fue el tema del foro, el primero de un ciclo iniciado en
Semanario Universidad