Irak Rebelión amenaza ocupación

El presidente George Bush, negó que una rebelión amenace las fuerzas de ocupación en Irak. Enfrentado a lo que se perfila ya como un

El presidente George Bush, negó que una rebelión amenace las fuerzas de ocupación en Irak.

Enfrentado a lo que se perfila ya como un desastre en Irak, el presidente de los Estados Unidos, George Bush, convocó a una poco usual conferencia de prensa en la Casa Blanca, el pasado 14 de abril, para defender su política de ocupación.

«Irak no es Vietnam», «allí no hay a guerra civil», afirmó, ante las preguntas de periodistas.  «Creo que la analogía es falsa y manda un mensaje distorsionado a nuestras tropas y también al enemigo», advirtió, refiriéndose a una comparación hecha días antes por el senador Edward Kennedy.

Pero la realidad es que, pocas horas después, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, acompañado por el comandante de las fuerzas militares de Estados Unidos en Irak, general John Abizaid, anunció que 20 mil efectivos, que debían volver a casa, permanecerían en Irak tres o cuatro meses más, para enfrentar una resistencia cada vez más enconada, que se extiende no solo a casi todo el país, sino que incorpora sectores cada vez más vastos y variados.

«No esperaba bajas tan numerosas a estas alturas», reconoció Rumsfeld. Más de 80 militares estadounidenses perdieron la vida en las dos primeras semanas de abril en Irak, mientras sus tropas cercaban las ciudades de Faluya y Nayaf.

Para Washington, el problema es simple: «lo que se nota es el intento de grupos extremistas de hacerse del poder, y van a fracasar», según declaraciones de Bush dadas en la Casa Blanca durante una visita del primer ministro británico, Tony Blair, la semana pasada.

Mientras tanto, la televisión de EE.UU. mostraba los combates que han dejado  cientos de víctimas en la ciudad de Faluya, mientras las tropas se preparaban para el asalto a Nayaf.

Rumsfeld desmintió la muerte de cientos de civiles en los ataques a esas ciudades. «Nuestras fuerzas no están matando a cientos de civiles. Es un sinsentido vergonzoso. Lo que hace esa cadena es escandaloso», declaró, refiriéndose a la cadena árabe de TV, Al-Jazira. Acostumbrados a controlar los medios de comunicación, al gobierno estadounidense le resultan incómodos los de sus adversarios. El mes pasado, la decisión de las autoridades de ocupación de cerrar un pequeño periódico provocó la ira de los árabes. Durante la guerra, las fuerzas norteamericanas bombardearon una estación de TV y ahora Rumsfeld se lanza contra Al-Jazira, calificando de «viciosos, imprecisos e inexcusables» los informes de una emisora que, poco a poco, se ha ganado un espacio en la difusión de los hechos de la guerra.

PREVISIÓN

Lo cierto es que lo que ocurre en Irak era previsible. Hace tan solo cinco meses UNIVERSIDAD (edición del 27 de noviembre) publicó una entrevista con el doctor Hussein Hibish, del Comité Árabe-Americano contra la discriminación, con sede en Washington, cuando visitó San José.

En esa entrevista, Hibish afirmó que «Estados Unidos no sabe qué hacer en Irak, ni entiende lo que está pasando en el país. Meses después de la ocupación, casi sin combate, parece evidente que las tropas y la administración norteamericanas en Irak están empantanadas».

Entonces hizo referencia a un informe de la CIA, filtrado a la prensa, en el que se afirmaba que miles de guerrilleros se habían sumado a la resistencia, muchos de ellos no miembros del partido Baas, del expresidente Sadam Hussein, y que contaban con un creciente apoyo popular. «Entre ellos crece la sensación de que la ocupación puede ser derrotada», afirmó.

Hibish destacó también que la «mayor amenaza para los norteamericanos es que la mayoría chiita … se decida a resistir violentamente la ocupación. Cuando esto ocurra, esta se acabará, porque entonces enfrentarán ataques de todos los sectores, sin nadie que los apoye, con excepción de algunos grupos en el norte del país».

Y concluyó: «Estamos caminando en esta dirección. El informe de la CIA habla claramente de la creciente rabia entre la población chiita», por diversos abusos, que desde entonces solo se han incrementado.

De modo que la rebelión en marcha no solo era previsible, sino que observadores acuciosos ya eran capaces de preverla hace cinco meses.

Para Bush, sin embargo, se trata de la resistencia de grupos extremistas. El mandatario reiteró la visión liberadora y civilizadora que, en su criterio, está destinado a desempeñar en Irak. «Quienes están sirviendo en ese país nos están protegiendo a todos», sostuvo. «No permitiremos que cunda el caos.»

Bush reiteró el compromiso de Estados Unidos de traspasar el poder a los iraquíes el 30 de junio. «Queremos un país independiente, libre y seguro», aseguró. Pero las dudas crecen, mientras su principal aliado, Tony Blair, realiza nuevos esfuerzos en Naciones Unidas, en Nueva York, para hacer viable el plan de transferencia de la autoridad civil a los iraquíes. La presencia militar sin embargo seguirá, pues no hay otra fuerza capaz de mantener en el poder a un eventual gobierno impuesto por las autoridades de ocupación.

COMPLICACIONES

El escenario se ha complicado para la Casa Blanca, con la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero al gobierno de España, en sustitución de los conservadores del Partido Popular que habían apoyado la invasión a ese país.

Rodríguez Zapatero no solo calificó de ilegal y de grave error la invasión, sino que reiteró su decisión de retirar las tropas españolas si las Naciones Unidas no asumen el control del país el 30 de junio.

«Si Naciones Unidas no se hace con el control político y con la dirección militar en aquel país, las tropas españolas volverán a estar con nosotros», afirmó durante el debate de investidura, el pasado 16 de abril. «Puse una fecha límite, el 30 de junio», recordó.

Según el dirigente socialista, «la situación está cada vez más deteriorada» en Irak, donde la base española de Nayaf, al sur del país, volvió a ser hostigada hace 15 días, con fuego de fusil y con granadas, aunque sin sufrir daños materiales ni humanos, según el Ministerio de Defensa español.

«Estamos más cerca de un conflicto abierto que de una misión de seguridad», añadió, con lo cual el objetivo con que marcharon a Irak los soldados españoles incluidos en la brigada iberoamericana «Plus Ultra», «tiene poco que ver con lo que allí está pasando», aseguró.

La retirada española acentuaría las presiones que sufren los gobiernos europeos y Japón, que han enviado contingentes a Irak, para que adopten una medida similar.

Ante la amenaza, Bush reiteró que quiere una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas para que más países puedan enviar soldados a Irak. «Quisiera tener otra resolución del Consejo de Seguridad que ayude a otras naciones a decidirse a participar» en la ocupación de ese país, afirmó durante dicha conferencia de prensa.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Del 100% del mercado de las telecomunicaciones que controla actualmente el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), en 2008 manejaría un 49% de los ingresos

El presidente George Bush, negó que una rebelión amenace las fuerzas de ocupación en Irak. Enfrentado a lo que se perfila ya como un

Mucho del trabajo que se hace en fotocopiadoras quedaría relegado a la ilegalidad. Si aplicáramos sin excepciones y con mano dura la ley sobre

Dr. Gabriel Macaya Trejos dejará el cargo a partir del 19 de mayo. "Mi gran logro es haber realizado una gestión equilibrada que se

La llamada Farm Bill 2002-2011, comprende ayudas a la agricultura estadounidense por un monto de $190 miles de millones, según un informe del CAC 

Ningún cargo en la gestión universitaria resulta de mayor importancia para el futuro de la Universidad  que el del Rector. En este cargo se

El equipo de investigación del LABCAL está compuesto actualmente por Flor Muñoz Umaña, coordinadora e investigadora, Sergio Arias Leitón investigador y docente, Diego Arias

Resoluciones podrían comprometer soberanía , igual que cartas negociadas con Robert Zoellick, aunque los negociadores lo niegan La denominada "Lista Nacional de Medidas Disconformes"
Semanario Universidad