Raúl Galván, historiador cubano-estadounidense: Un día se dará explicación a la locura del embargo a Cuba

Lo que queda de la política de la Guerra Fría es el embargo y Obama no ha hecho nada para tratar de levantarlo, criticó

Lo que queda de la política de la Guerra Fría es el embargo y Obama no ha hecho nada para tratar de levantarlo, criticó el historiador Raúl Galván. (Foto: Elda Brizuela)

América Latina sigue siendo un tema de bajo nivel en la agenda estadounidense, afirma Raúl Galván, un historiador cubano-estadounidense con muchos años de vivir en Estados Unidos y director de Producción de la Televisión Pública de Milwaukee, en el Estado de Wisconsin.

Este docente en la Universidad de esa misma ciudad, con un doctorado en Historia, estuvo en Costa Rica, en donde participó en un congreso de la Asociación Mundial de Historia que se celebró a mediados de julio.

“Las relaciones con Cuba son poco importantes en la agenda de (Barack) Obama”, indicó Galván en una entrevista con UNIVERSIDAD en la que analizó algunos aspectos de las relaciones entre los dos países.

Habló del embargo a Cuba, un resabio de la Guerra Fría –en sus palabras– y el principal escollo para el mejoramiento de las relaciones entre el Gobierno cubano y Estados Unidos. Algo inexplicable, “a veces pienso que me voy a morir sin ver levantado ese embargo”, lamentó.

Galván se refirió también a la situación de los cinco cubanos condenados a largas penas en Estados Unidos, acusados de “terrorismo”, y de la posibilidad de que salgan libres los tres que aún están presos antes del fin del gobierno de Obama.

En su opinión, ¿cuál ha sido el resultado de las políticas del actual Gobierno norteamericano hacia Cuba?

−La política de Obama ha sido muy desilusionante. Ha hecho unos pocos cambios que han facilitado a las familias de origen cubano viajar a Cuba. Pero, más allá, todo se mantiene igual. Es raro, porque ya está terminando su mandato y aunque hay poder político cubano-americano en el Congreso no es como antes, ni siquiera en la Florida, donde su presencia es mayor.

Por primera vez se estima que, en el Estado, el tema de Cuba no va a ser parte clave de la decisión del voto cubano, en las próximas elecciones presidenciales. Inclusive uno de los candidatos a gobernador en las elecciones de noviembre −el ahora demócrata Charlie Crist (Crist ya fue gobernador del Estado entre 2007 y 2010, pero como republicano)− ha dicho que quiere ir a Cuba durante la campaña. Hace años eso hubiera sido imposible.

Hay un cambio en el papel de los cubanos en Miami, pues ya no tienen el peso político que tenían antes. ¿Cómo afecta eso las relaciones de Estados Unidos con Cuba?

−Aunque hay opiniones fuertes contra Fidel o Raúl (Castro) o contra el Gobierno cubano, a la mayoría de los cubanos en Miami no les importa lo que pasa en Cuba. Hay muchos cubanos que están viviendo en Miami o en otros lugares de Estados Unidos por razones económicas; una vez que llegan y se establecen, inmediatamente regresan a Cuba a visitar a la familia o a llevarles dinero. El salir de Cuba no significa que rompen sus vínculos con sus familias allá. El bloque de voto de los cubanos en la Florida, como ya lo señalé, ya no es tan importante como en años anteriores. Ya no se habla de Cuba, sino de Venezuela, pero solo en la Florida.

¿Qué papel ha jugado la relación Cuba-EE. UU. en las políticas de esta administración?

−En mi opinión, las relaciones con Cuba son poco importantes en la agenda de Obama. En realidad, creo que no le ha dado importancia suficiente a esas relaciones. Si lo hace, además, le cuesta un capital político que no tiene. Le han bloqueado todas sus iniciativas más importantes en el Congreso. Entre los republicanos más duros en el Congreso, en cuanto a las relaciones de Estados Unidos con Cuba, están dos cubano-americanos: Marco Rubio, senador por Florida, y Ted Cruz, senador por Texas.

Pero sigue vigente el embargo económico a Cuba, una política que tiene graves repercusiones en la economía del país.

−Entre lo pendiente, lo más importante es, ciertamente, el embargo. Ese tema es clave a los dos lados del estrecho. En Cuba echan la culpa de todos los problemas al embargo pero, en realidad, la administración de la economía cubana es tan pobre que hay dudas de que hasta levantándose el embargo pudiera tener éxito.

En Estados Unidos mantienen esa política de la época de la Guerra Fría, algo que ya pasó. El presidente ruso, Vladimir Putin, estuvo recientemente en Cuba, durante su gira por América Latina antes de asistir a la cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Brasil y les perdonó el 90% la deuda que Cuba tenía con su país.

Lo que queda de la política de esa época es el embargo norteamericano. Obama no ha hecho nada para tratar de levantarlo. Cuando uno analiza este tema llega a la conclusión de que el tema del embargo no es algo que preocupe a los norteamericanos. La mayoría no lo conoce, no les afecta y, por lo tanto, no está en un lugar importante en la lista de problemas que tiene Obama. Y se queda ahí, medio dormido. A veces he pensado que debe haber algo muy serio y bien enterrado, que un día se va a llegar a saber algo que explique toda esta locura del embargo, porque es tan ridículo… A veces pienso que me voy a morir sin ver levantado ese embargo.

Si, bien, el embargo es lo más importante, hay otras medidas que Obama podría haber tomado para mejorar las relaciones con Cuba.

−Lo otro, lo que sigue a ese tema del embargo, es el derecho de los norteamericanos de viajar a Cuba sin tener que pedir permiso. En estos momentos, si uno quiere viajar a Cuba necesita una licencia del Departamento del Tesoro y solo se puede obtener para cosas muy específicas. Son como siete razones, pero un norteamericano no puede ir a Cuba como turista.

Otro tema que afecta las relaciones es la situación de los cinco cubanos que fueron condenados, algunos a cadena perpetua, acusados de “terrorismo”, acusación que Cuba rechaza terminantemente, además de acusar de viciado el proceso a que estuvieron sometidos en Miami. Y aunque dos ya están en libertad, ¿hay alguna perspectiva de solución definitiva para ese problema?

− El caso de los cinco se conoce aun menos en Estados Unidos que el embargo. Al igual que el caso del viejo judío, Allan Gross, que los cubanos tienen en la cárcel porque estuvo haciendo algo que no debió hacer. ¿Por qué no hay un esfuerzo para realizar un canje entre esos prisioneros? Los cubanos solo pueden salir por un perdón presidencial. Tal vez Obama esté dispuesto a otorgárselos en la última semana de su mandato.

No es solo Cuba la que no está en la agenda de la política norteamericana, parece que es América Latina en general. ¿Cuál es su opinión?

−América Latina sigue siendo un tema de bajo nivel en la agenda estadounidense, como ya lo señalé. Una de las cosas más importantes que se está publicando esta semana es el asunto de los miles de menores, de niños centroamericanos, que están inmigrando a Estados Unidos. Ya pasaron de los 50 000 y siguen llegando.

Pero, otro tema importante como ese en la agenda noticiosa sobre América Latina no hay.

El tema de la inmigración es el único del que se ha hablado y que la administración está tratando de resolver, mientras sigue creciendo la población latina de Estados Unidos. Ya son más de 50 millones, se acercan ya a 20% de la población total del país, donde se han transformado en la primera minoría. Eso ha desatado un fenómeno: se han multiplicado los medios de comunicación en español, se ha invertido una enorme cantidad de dinero en esos medios. NBC compró a Telemundo. Fox abrió su Mundo Fox y se suman a CNN en español, que tiene ya muchos años de existir.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Ya es casi una tradición comunal: entre junio y agosto de cada año, durante ocho años, la organización internacional Far Corners ha puesto a

Ante todo, el poder político es económico. Para ejercerse requiere y disfruta de todos los bienes imaginables que hay en la naturaleza o que

La génesis de la oligarquía, está envuelta en la codicia, la injusticia, el engaño y la explotación de los semejantes y de los recursos

El canciller de la República, Manuel González, le presentó la situación del conflicto fronterizo con Nicaragua al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon,

Creo que todos estamos algo enterados. Hubo recientemente, en este 2014, un Mundial de Fútbol. A todos los equipos que participan en un Mundial

Ante los jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el presidente costarricense Luis Guillermo Solís y diplomáticos, académicos y

Hay muchos tipos de grafiti; mejor dicho, hay personas que realizan lo que se da en llamar grafiti, que son mensajes anónimos, generalmente hechos

Médicos palestinos del hospital Khan Yunis miran los cadáveres de víctimas asesinadas en la madrugada del 29 de julio en bombardeos israelíes. (Foto: AFP)Jabaliya,
Semanario Universidad