Samuel Moncada: Gobierno de Chávez no teme las urnas

El historiador Samuel Moncada afirmó que los EE.UU. no están dispuestos a aceptar ningún resultado electoral negativo. La población venezolana volverá a las urnas

El historiador Samuel Moncada afirmó que los EE.UU. no están dispuestos a aceptar ningún resultado electoral negativo.

La población venezolana volverá a las urnas dos veces en los próximos meses: la primera para un referendo sobre la revocatoria del mandato del presidente Hugo Chávez y de diversos diputados; la otra, en septiembre, para renovar autoridades regionales.

Samuel Moncada, director de Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela y miembro del comando «Maisanta», creado por Chávez para dirigir la campaña del referendo, conversó son este Semanario sobre las perspectivas de la campaña. «El gobierno no le teme a las urnas», aseguró.

Nunca se ha votado tanto en ese país como desde que Hugo Chávez llegó al poder: prácticamente una vez al año. La limpieza de las elecciones ha sido, por lo general, reconocida.

Pero, como lo muestra la historia de América Latina, cualquier gobierno con aspiraciones reformistas es sometido a todo tipo de presiones por los representantes del statu quo. Se exigen votaciones una y otra vez, mientras se aplican todas las medidas capaces de debilitar al régimen; desde las amenazas económicas hasta las políticas, siempre con apoyo del exterior. A esto se suman los medios de prensa más importantes, casi siempre en manos de sectores conservadores.

En este caso, los medios se ha transformado en el eje de la campaña contra Chávez. La campaña mediática ha llegado a niveles pocas veces vistos, porque los canales de televisión de cobertura nacional, están en manos de grupos abiertamente opositores.

En los últimos dos años dicha nación fue escenario de un golpe de Estado, (abril del 2002) que fracasó luego de 48 horas en las que la oposición se hizo del poder .En diciembre y enero del 2003 la apuesta fue por la paralización de la economía, en particular de la industria petrolera. Tampoco dio el resultado que la oposición esperaba.

Entonces se volvió al camino constitucional, que contempla un referendo sobre el mandato de funcionarios electos, incluido el presidente de la República. La oposición logró reunir poco más de las 2,4 millones de firmas necesarias para convocar el referendo, que se llevará a cabo el próximo 15 de agosto.

Si logra superar la votación con que Chávez fue elegido hace cuatro años, de 3,7 millones de votos, el mandatario deberá dejar el poder y se convocará a elecciones presidenciales en el plazo de un mes.

Si no lo logra debe esperar el fin del período del mandatario, en 2006. Pero no sería raro que las presiones sobre Chávez continúen, tanto las internas como las externas.

En septiembre habrá comicios regionales para elegir gobernadores en 25 estados y 365 alcaldes. Es probable que quien gane el referendo también se imponga en esos comicios.

DUPLICAR VOTOS

El objetivo del gobierno en el referendo es duplicar los votos de la oposición, afirmó Moncada. «Con mucha dificultad ellos lograron 20,6% del registro electoral para activar la iniciativa del referendo. Esa es la única encuesta real, seria, que hemos visto, ese es su límite. Ahora llegó la oportunidad para nosotros de mostrar que el proceso no está debilitado. Nuestra meta es duplicar los votos de la oposición, lograr unos cinco millones de votos (entre casi 13 millones de personas), afirmó.

En las elecciones del 2000, había 11,7 millones de personas inscritas. La abstención fue de 40%. De los siete millones de votantes Chávez sacó 3,7 millones y su principal rival, el teniente coronel Francisco Arias Cárdenas, 2,5 millones.

«Sabemos que la mayoría de ese 40% de abstención es de gente pobre, sin cédula, que vive lejos de los centros de votación. Nuestra idea es bajar la abstención incorporando esos sectores al padrón», explicó Moncada.

La estrategia se basa en la creación de las «patrullas electorales»: un militante debe tocar a diez votantes, un millón de electores debe llegar a 10 millones, aseguró.

RECUPERACIÓN

Moncada aseguró que el gobierno está preparado para estos comicios.

«Desde el golpe de abril del 2002 estamos en campaña electoral, la más sucia de nuestra historia. Como el gobierno salió fortalecido, el trabajo de la oposición ha tratado de erosionar la fortaleza del gobierno al punto de destruir su capacidad de respuesta en caso de elecciones», explicó.

«Estamos en plena recuperación económica, con un  30% de crecimiento en los primeros cuatro meses de este año (contra una caída de 20% en mismo período año pasado). La economía va a crecer 15% en el segundo cuatrimestre, ayudada por el precio del petróleo, el más alto de los últimos 25 años. Tenemos reservas internacionales por $25 mil millones (superior a la deuda externa, que es de $22 mil millones) y el empleo está creciendo», añadió.

«Se organizaron las ‘misiones’, para consolidar una fuerza que estaba victoriosa. Se necesitaba eficiencia administrativa para mostrar obra de gobierno».

La misión de mayor impacto, en opinión de Moncada, es la que se lleva a cabo en el área de la salud, llamada «Barrio Adentro», con la participación de once mil médicos cubanos.

«Se trata de ir a los barrios pobres, donde no hay servicios. Un médico vive en una comunidad en la cual atiende a unas 200 familias. En las tardes cierra el consultorio y va a hacer un censo de las familias», detalló Moncada. La oposición critica la participación de médicos cubanos, pues » eso puede tener repercusiones políticas».

Hay otras iniciativas, como la Misión Robinson, para eliminar el analfabetismo, con 1,5 de personas analfabetas incorporadas en el programa; otra es la Rivas, cuyo objetivo es hacer que todas las personas que no concluyeron la secundaria la terminen; y la Sucre que pretende incorporar a la educación superior a más de 500 mil jóvenes.

En el sector productivo existe la misión «Vuelvan Caras» (cuyo nombre recuerda una batalla de la independencia). «Se les organiza en cooperativas que funcionen como pequeñas empresas; ahí participan casi 500 mil personas», afirmó.

El gobierno deposita también grandes esperanzas en la nueva ley de tierras, que favorece a los campesinos.

INTERVENCIÓN EXTERNA

Un escenario que preocupa al gobierno es el externo. Las relaciones con Estados Unidos no son cordiales.

Para Moncada, una las causas principales de los problemas de Chávez es el gobierno de Bush «que ha financiado la oposición a través del National Endowment for Democracy. La oposición ha sobrevivido gracias al financiamiento externo, aliados a televisoras y radios privadas», aseguró. El próximo embajador estadounidense en Caracas, dijo Moncada, será  William Brownfield, anterior embajador en Chile. «En entrevista al diario chileno El Mercurio, poco antes de partir, el diplomático dijo que tendría dos misiones en Venezuela: garantizar la convocatoria del referendo revocatorio y unificar la oposición».

Moncada afirmó también que «el gobierno de Colombia conspira abiertamente contra Venezuela, como lo hacía Aznar cuando era jefe del gobierno español».

«El poder de la oposición depende, en gran medida, de la asistencia exterior. Durante el paro del año pasado, que duró 65 días, las televisoras y los medios funcionaron sin ninguna publicidad. ¿Quién pagaba eso?, se preguntó.

«Los EE.UU. no están dispuestos a reconocer ningún resultado electoral negativo y solo aceptarán los resultados si son favorables a la oposición. Esta gente está dispuesta a hacer todo lo posible para evitar que se consolide el gobierno de Chávez», enfatizó.

Moncada recordó la importancia de su país como octavo productor de petróleo mundial y cuarto abastecedor de Estados Unidos. «Si Ud. quiere descalabrar la política de precios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) hay una oportunidad el 15 de agosto. Si gana la oposición, Venezuela se sale de la OPEP y aumenta su producción petrolera», aseguró.

Moncada afirmó que, pese al referendo, la oposición mantiene todas las opciones abiertas. «El peso está en la opción electoral; va a ser una terrible campaña, la más sucia de nuestra historia. Cuando la oposición se dé cuenta de que no tiene los votos, va a sabotear esas elecciones. Nosotros tenemos interés en que se lleven a cabo», concluyó.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Benoit Magimel como el monarca Luis XVI.La dinastía de los Luises inició en 814 con el hijo de Carlomagno. De Bizancio proviene el absolutismo

La organización no gubernamental Federación Costarricense para la Conservación del Ambiente (FECON) teme que empresarios hoteleros se aprovechen de los cambios que establece el

Gladys Reyes es una persona que emigró de su natal Nicaragua para buscar empleo en Costa RicaEl capital social genera capital económico. Entre más

Humberto Arce, Guiselle Boza, Raúl Silesky, Mauricio Herrera y Fernando Guier analizaron las implicaciones del proyecto de ley de libertad de prensaEn una mezcla

El historiador Samuel Moncada afirmó que los EE.UU. no están dispuestos a aceptar ningún resultado electoral negativo. La población venezolana volverá a las urnas

El canciller Roberto Tovar Faja ha sido conminado por diputados, Defensoría de los Habitantes y Sala Constitucional, para que proceda a profesionalizar el servicio

Se ha comprobado que el modelo de compra que utiliza la Caja Costarricense del Seguro Social para la compra de medicamentos eleva el precio

El país apenas comienza a estrenarse en las nuevas formas de los negocios público-privados, y ya traga amargo. Las experiencias con la modernización del
Semanario Universidad