Teodoro Buarque de Hollanda, sociólogo brasileño: “Dilma no es la sombra de Lula”

Teodoro Buarque de Hollanda, sociólogo brasileño. (Foto: tomada de franklintoscano.blogspot.com)Todavía conmovidos por la muerte del Eduardo Campos −candidato presidencial del Partido Socialista Brasileño (PSB)−

Teodoro Buarque de Hollanda, sociólogo brasileño. (Foto: tomada de franklintoscano.blogspot.com)

Todavía conmovidos por la muerte del Eduardo Campos −candidato presidencial del Partido Socialista Brasileño (PSB)− el pasado 13 de agosto, en un accidente aéreo, la campaña electoral arrancó en Brasil la semana pasada, sin que se sepa aún cómo ese hecho afectará el resultado del primer turno, el próximo 5 de octubre.

UNIVERSIDAD conversó con el sociólogo Teodoro Buarque de Hollanda, quien en el pasado estuvo vinculado al gobierno de Leonel Brizola, en el estado de Río de Janeiro, y  hoy milita en las filas del candidato a gobernador Anthony Garotinho; también vivió en Costa Rica en los años 70, vinculado a instituciones académicas.

La muerte de Eduardo Campos “abrió un espacio para dos amenazas de retroceso en la política brasileña: Aécio Neves, candidato del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), que ya era candidato, y Marina Silva, vicepresidenta de Campos y ahora candidata a la presidencia, que tiene un potencial electoral importante”, dijo Buarque de Hollanda.

Hace cuatro años, en la elección presidencial de 2014, Silva logró cerca de 20 millones de votos, poco más de 19% del total. Ahora ha tomado impulso para encarnar una alternativa a Dilma, afirmó.

“Desde mi punto de vista, [la actual presidenta, Dilma Rouseff,] encarna una especie de cuarto período en esta articulación política que el Partido de los Trabajadores (PT) montó, con la posibilidad de asumir ahora una agenda más a la altura de los desafíos del país que incluya, por ejemplo, reformas federativas. El contorno de esa agenda está todavía en estado embrionario, pero Brasil es la única república del mundo que tiene tres esferas de poder: la justicia federal, la estadual y la laborista”, aseguró el sociólogo.

“Dilma –agregó– también consolidó las políticas económicas y financieras impulsadas por el Ministerio de Hacienda y el Banco Central con una posición distinta a la neoliberal, que tuvo vigencia en el país durante diez años: los ocho de Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) y los dos primeros años de gobierno de Lula”.

En su opinión, “Dilma no es la sombra de Lula, es más que eso. Esta es la primera elección en la que ella se expone como líder. Ciertamente, mantiene el apoyo de Lula, pero tiene ahora un capital político propio. En ese sentido, representa un paso adelante con respecto a los dos gobiernos de Lula”.

“Llevó su proyecto a una línea más republicana que Lula. Es cierto que no rompió con el esquema pero apoyó algunas cosas importantes, como la venida de los médicos cubanos a Brasil, que generó una gran polémica. Considerando que Brasil tiene un déficit de atención de salud importante, eso representó un gran punto para ella”, comentó.

Esquemáticamente, “tanto Aécio Neves –candidato del PSDB– como Marina Silva –ahora candidata del PSB– impulsan políticas que ponen freno a esos cambios. Las personas cercanas a esas dos alternativas están alineadas con lo que se vivió en el período de Fernando Henrique Cardoso”, añadió.

SEGUNDO TURNO

“La muerte de Eduardo Campos –afirmó Buarque de Hollanda– creó el efecto de una candidata con mayor potencial de voto. Campos se volvió mártir y Aécio está siendo ultrapasado por la intención de voto en Marina”.

“Las perspectivas son de una elección dura en el segundo turno, lo que es prácticamente seguro. Ningún analista sugiere que Dilma pueda, en los próximos 50 días de campaña, transformar esa realidad y elegirse en el primer turno. Una elección que aparecía como aparentemente fácil tendrá un segundo turno reñido”.

“Marina representa un proyecto de cambios de costumbres políticas, impulsando, por ejemplo, una visión del medio ambiente como primer punto de su agenda; pero, al mismo tiempo, hace un frente inorgánico con el partido que le da apoyo. Ella intentó oficializar su partido para presentarse en estas elecciones, pero no lo logró. En la víspera de la fecha límite se matriculó en el PSB e hizo un acuerdo con Eduardo Campos”.

“Como Campos falleció –dijo Buarque de Hollanda–, se creó una enredo complicado, porque ella no tiene mucho que ver con lo que el PSB pretendía, que era alejarse de algunos problemas del PT, pero sin botar el agua sucia de la bañera con el niño adentro”.

Entre otros puntos conflictivos, Marina se declaró contra el aborto y a favor de la enseñanza religiosa en las escuelas.

GOBERNADORES

En las elecciones para gobernador en São Paulo, con una figura como la del actual gobernador, Geraldo Alckmin, el PSDB deberá ganar en el primer turno. “Es muy difícil explicar por qué este proyecto del Alckmin está tan fuerte, pero el PT va a caer mucho. Su candidato, Alexandre Padilha, es un miembro histórico del Partido, exministro de Salud de Dilma, pero está en tercer lugar con solo 6% de intención de votos”, destacó Buarque. En segundo lugar, está Paulo Skaf, empresario de la FIESP, candidato del PMDB. Entre los dos, no suman la mitad de la intención de voto de Alckmin.

En Río, el PT se apoyó en el pasado en el PMDB; en estas elecciones, ese cuadro se está modificando radicalmente. Dilma tiene cuatro aliados en Río: Garotinho, candidato del Partido de la República, el PRB, con el obispo Marcelo Crivella, Luiz Fernando Pezão, de PMDB, y Lindberg Farias, del PT, que está en cuarto lugar. Los cuatro piden votos para Dilma. Aunque Lindberg lanzó, en su momento, la campaña ‘Apoya a Lula’, lo que generó tensiones con Dilma.

Esa convergencia de Dilma con Garotinho es muy importante, en opinión de Buarque de Hollanda. “Él fue un diputado federal que la apoyó a veces, pero que también votaba en contra. En todo caso, fue un punto de sustentación importante porque el PMDB, aliado del PT en el Congreso, la chantajeó todo el tiempo”.

En Minas Gerais, tierra de Aécio Neves, donde fue gobernador, “el PT no está mal. Su candidato, Fernando Pimentel, un cuadro de la generación de Dilma, podría ganar. El candidato del PSDB, Pimenta da Veiga, un partido que ha tenido un peso muy grande tanto en Minas Gerais como en São Paulo, está algo más abajo”.

En el primer turno, Dilma tiene más tiempo de televisión que los demás candidatos.

“Con dos minutos en el programa electoral gratuito contra once de Dilma y cuatro de Aécio, solo las redes sociales e Internet pueden salvar a Marina”, estimó el analista brasileño Elio Gaspari en artículo reciente.

Una segunda ronda tendría condición de competencia más equilibrada. El tiempo de televisión es igual y ya no hay elecciones locales, de modo que se transforma en una especie de plebiscito de la gestión de gobierno.

SEGUNDO PERÍODO MEJOR

“Creo que vendrá, en el segundo período de Dilma, algo mucho mejor de lo que hemos tenido. Si ella gana, va a ser la primera victoria a partir de su propio desempeño y será, por lo tanto, un gobierno menos dependiente del capital político de Lula. Creo que va a utilizar mucho el plebiscito para enfrentar el conservatismo de las dos casas legislativas, controladas por el PMBD”, agregó Buarque de Hollanda.

“Ella ya gobernó algo separada de Lula, consolidó el área financiera con política keynesianas muy heterodoxas. La sustentación del pleno empleo es la gran marca del Gobierno. En el mundo, con países con desempleo de 30% o 40%, Brasil tenía tasas de desempleo muy bajas, pero eso se logró promoviendo la industria automovilística, lo que creó un verdadero caos urbano”.

“Su gobierno aparece vinculado al Presal, la enorme reserva petrolera en aguas profundas descubiertas en el litoral central, cuya explotación transformaría Brasil en un país petrolero. Dilma conformó un área de gestión de la renta del petróleo, que está tratando de usarla en educación y salud”, puntualizó.

El agronegocio, añadió el sociólogo brasileño, podría entrar en una línea más ecológica. “Creo también que va a tener una política industrial más explícita, ya que el peso de la industria en la economía brasileña cayó”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con el informe sobre los primeros cien días, Luis Guillermo Solís busca responder a las esperanzas de cambio de quienes le dieron el triunfo

Casa Batsú es la sede del Festival de Arte Callejero Casa y Calle. (Foto: Casa Batsú)Los trazos de quienes pintan en las calles de

Debo dejar claro que no censuro ni creo que se deba privar a la gente de información y que en efecto algo que dice

En respuesta a un artículo que publiqué en el periódico La Nación (15/2/2014), en el que indiqué –entre otros aspectos– que el Frente Amplio

El director del Consejo Universitario, Eliécer Ureña, y el rector Henning Jensen cuando le entregaban el Premio Rodrigo Facio a la jurista Elizabeth Odio

El Presidente Luis Guillermo Solís emitirá su informe de los 100 días de Gobierno  en unos momentos ante todos los costarricenses. Lo hará a

El atleta Daniel Johanning venció todos los factores y ahora se encamina a cruzar la meta y a dejar nueva marca en la

Para el I Ciclo 2015, la UCR tiene dos becas disponibles para realizar el intercambio en la Universidad de Helsinki, la cual es la
Semanario Universidad