Uruguay elige a Vázquez y cierra ciclo electoral latinoamericano

Con el 53,6%, según el escrutinio primario, la fórmula Tabaré Vázquez – Raúl Sendic ganó en la segunda ronda electoral en Uruguay. (Foto: www.frenteamplio.org.uy)

Con el 53,6%, según el escrutinio primario, la fórmula Tabaré Vázquez – Raúl Sendic ganó en la segunda ronda electoral en Uruguay. (Foto: www.frenteamplio.org.uy)

Con la victoria de Tabaré Vázquez, candidato a la presidencia de Uruguay del Frente Amplio (FA), se cerró el amplio ciclo electoral latinoamericano que se abrió este año con las elecciones de febrero en Costa Rica y El Salvador, y siguió con las de Panamá, Colombia, Brasil, Bolivia y, finalmente, Uruguay.

En los dos primeros casos, los resultados implicaron cambios políticos, pues si bien en El Salvador el Frente Farabundo Martí (FMLN) volvió a triunfar, este año lo hizo con un candidato propio, cosa que no había logrado en las elecciones anteriores.

Luego, vinieron otras cuatro elecciones que confirmaron en el cargo a las fuerzas que ya encabezaban el poder ejecutivo; en estas fueron reelectos tres presidentes (Juan Manuel Santos, Dilma Rousseff y Evo Morales).

En Uruguay, donde la reelección consecutiva no está permitida, José Mujica cederá el puesto a su antecesor, Tabaré Vázquez, que lo asumirá en marzo próximo por segunda vez, por otros cinco años.

A estas elecciones se suma la de diciembre del año pasado, cuando Michelle Bachelet derrotó a la coalición de derecha que aspiraba a un segundo mandato en Chile. Ella sustituyó a Sebastián Piñera en marzo de este año.

Se definió, así, el nuevo cuadro político latinoamericano, que deja en evidencia por lo menos dos grandes características: en ninguna de esas ocho elecciones el candidato de las posiciones más neoliberales triunfó. Por otro lado –y sin perder de vista las muchas diferencias entre ellos–, los nuevos gobiernos asumen sin mandatos claros, salvo en el caso de Evo Morales, en Bolivia, que consolidó su triunfo en primera vuelta con dos tercios de los votos.

Votaciones divididas (segundos turnos en la mayor parte de los casos), altas abstenciones (en Chile superó el 50%) y no apoyo mayoritario en el congreso (como en el caso de Costa Rica) son características de esa segunda oportunidad que los electores acaban de ofrecer a gobiernos considerados de izquierda y que despiertan amplias expectativas.

AHORA URUGUAY

En el caso de Uruguay, Tabaré Vázquez asumirá en marzo próximo su segundo mandato de cinco años. En el 2009, había entregado el poder al actual presidente, José Mujica, que sale del gobierno con un 64% de aprobación, según las encuestas de opinión pública de su país.

Pero su triunfo fue más ajustado de lo que en algún momento se previó. Obligado a una segunda vuelta, se impuso finalmente el pasado domingo al candidato del conservador Partido Nacional, Luis Lacalle, con 53,6% de los votos (1.226.105), frente al 41,1% (939.074) de su rival, con una alta participación electoral, superior al 85%, según los datos oficiales.

Raúl Sendic, su compañero de fórmula, será vicepresidente de la República y presidente de la Asamblea General (senadores y diputados).

De 52 años, hijo del principal líder histórico del movimiento guerrillero Tupamaro, de su mismo nombre, Sendic ha logrado rápido ascenso dentro de la compleja conformación del Frente Amplio, es considerado como “una figura de importante proyección para la izquierda”. Este partido gobernará con mayoría en ambas cámaras del congreso.

ECONOMÍA ESTABLE

Vázquez recibe un país con una economía en “buen estado de salud en la que, luego de 11 años de crecimiento (se espera un 3% para este año) y un desempleo de 6,7%, un cierto recrudecimiento de la inflación preocupa a los analistas económicos.

Según una encuesta realizada por la firma Opción Consultores –entre 199 referentes de los medios, la economía, la política y los sindicatos–, citada por el analista Ramiro Pellet en el diario La Nación, de Buenos Aires, “la prioridad del gobierno debe ser la estabilidad económica”.

Para eso “contará con el contador Danilo Astori, más amigo de los números que de las ideas de la extrema izquierda y columna vertebral de la economía uruguaya en estos diez años de gobiernos frentistas”, aseguró Pellet. Con Astori al mando, en su opinión, “es difícil que haya un ‘giro a la izquierda’ que haga todavía más difícil el camino al desarrollo”.

“Los giros hacia la izquierda que sectores minoritarios del Frente piden avanzar hacia el socialismo (el socialismo del siglo XXI) no son viables en Uruguay. Los principales dirigentes del Frente lo saben. Lo sabe claramente Mujica, Tabaré Vázquez, ni qué hablar de Danilo Astori”, dice Pellet, citando al politólogo Juan Carlos Doyenart.

El deterioro de la infraestructura, de la calidad de la educación pública y la inseguridad fueron tres de los temas destacados durante la campaña electoral y que el nuevo presidente deberá enfrentar.

En el acto de cierre de campaña, la semana pasada, Vázquez habló de una “mayor exigencia” del votante frenteamplista ante decisiones del gobierno y los problemas que “más preocupan a los uruguayos”.

“El Frente Amplio deberá implementar una urgente reforma educativa, que le permita dar un revés a los malos resultados de las últimas pruebas Pisa, disminuir los crecientes índices de inseguridad, reducir el déficit fiscal, controlar la inflación que casi alcanza el 9%, invertir en infraestructura y empezar a pensar en una verdadera apertura regional”, expresó Cindy Morales, en el diario uruguayo El Tiempo.

Vázquez “se propone esta vez poner en el centro de su eventual gestión elevar el nivel de la deteriorada educación, en un país que en la década de 1950 tenía niveles del mundo desarrollado y fue uno de los pioneros en América Latina en establecer la educación gratuita y obligatoria. Para lograrlo, propone subir su presupuesto de un 4,5% a un 6% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que dependerá en gran medida de un nuevo impuesto a las grandes extensiones de tierra que prometió aplicar a los hacendados”, recordó la periodista.

CRÍTICAS Y APOYOS

Desde otro punto de vista, el antiguo compañero de cárcel del presidente Mujica y ahora crítico radical de los gobiernos del Frente Amplio, Jorge Zabalza, afirmó que “en el 2004 se festejó con alegría la promesa de un gobierno popular. En el 2014, se votó en silencio porque las promesas no se cumplieron. En los barrios nadie cree que su situación va a mejorar con el tercer gobierno, desapareció el entusiasmo y el fervor con se festejó la primer victoria de Tabaré Vázquez. Esta vez no se lo votó por su proyecto político, sino para que triunfara el proyecto más reaccionario”, dijo Zabalza en una artículo titulado “Los ríos profundos”, publicado antes de la segunda ronda en Uruguay.

El tercer gobierno del Frente Amplio despierta expectativas más allá de las fronteras uruguayas, especialmente entre los vecinos más cercanos. El gobernador de la provincia de Buenos Aires y posible candidato oficialista en las elecciones argentinas del próximo año, Daniel Scioli, visitó Montevideo el día de las elecciones y dijo que “existe una gran afinidad personal y política” con Tabaré Vázquez. El expresidente paraguayo, Fernando Lugo, también acudió a los festejos del Frente Amplio y expresó su alegría por el triunfo de Vázquez.

Los desafíos que enfrentan algunos de estos gobiernos en sus segundos mandatos parecen resumidos en la opción que acaba de anunciar Dilma Rousseff en Brasil, el más importante luego de su ajustado triunfo electoral del mes pasado.

Se trata del nombramiento del nuevo ministro de Hacienda, Joaquim Levy, un banquero de formación neoliberal.

“La designación de Levy, con fama de liberal y propenso al recorte de gastos, busca recuperar la confianza en el manejo de la economía de Brasil, tras una gestión del actual ministro Guido Mantega, criticada con frecuencia desde el sector privado”, comentó el corresponsal de BBC Mundo en Brasil.

“Los analistas –agregó– creen que el cambio señala un giro significativo hacia políticas de austeridad en el nuevo mandato de Rousseff. Esto inquieta a miembros del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y entusiasma a los mercados”.

¿Tendrá eso repercusiones en Uruguay, donde Vázquez ha criticado lo que considera limitaciones para la firma de tratados bilaterales de comercio que impondría al país el Mercosur?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un grupo de estudiantes de arquitectura de la Universidad de Costa Rica protagonizaron la tarde de este miércoles una manifestación para oponerse a la

Su estructura es una espiral y así le imprime a la materia una dinámica de desarrollo en espiral ascendente, desde el huevo, el embrión,

En julio de 2011, el suplemento “Forja” del Semanario UNIVERSIDAD publicó mi ensayo titulado “La conciencia ecológica”, en el cual se abordan aspectos medulares

No es con consignas sobre la Universidad como fragua de ciudadanía, ni declarando el campus bastión de resistencia frente al “imperio del mercado”, que

La cultura ha retomado un lugar importante en los temas de conversación de nuestros días, teniendo en consideración las objeciones que se han derivado

Homenaje levantado en la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica, en honor a los 43 jóvenes mexicanos desaparecidos en Ayotzinapa.Al grito

Después de casi cinco años de haber sido puesta en servicio la vía San José - Caldera aún tiene importantes obras pendientes de construir

Además de invertir bien el aguinaldo, las personas deben extremar las medidas de seguridad cuando retiren dineros en los bancos o cajeros automáticos, para
Semanario Universidad