70 años de la CCSS

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) es una consolidación de las políticas sociales de los años cuarenta del siglo anterior. Los seguros sociales

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) es una consolidación de las políticas sociales de los años cuarenta del siglo anterior. Los seguros sociales (1941) vienen a cimentar una vía para la distribución de la riqueza.

Junto con programas de salud pública de aquel periodo, se caracteriza en sus primeros años de extensión por las coberturas para proteger al trabajador y su familia. En ese entonces, el país había orientado el derrotero de la salud pública con programas de nutrición, salud de la madre y el niño, desparasitación, construcción de letrinas,  la protección de los riesgos del trabajo y la salud escolar, entre otros, como manifestaciones de un Estado comprometido con el desarrollo de una mejor calidad de vida de sus habitantes.

Es la época del Estado de Bienestar que poco a poco se ha ido trocando en un Estado con características eminentemente liberales, con escasa capacidad de reacción ante los embates de la globalización.

Dentro de esa distribución de la riqueza y la procura de una mejor calidad de vida, también durante ese periodo se crea la Universidad de Costa Rica (1940), la cual con mérito llena el vacío que en educación superior dejó el cierre en 1888 de la Universidad de Santo Tomás.

El Código de Trabajo (1943), en ese tiempo, es el ejemplo de una legislación adelantadísima en la protección del trabajo digno y en condiciones que garantizan al trabajador derechos esenciales para el ejercicio de sus labores.

Como complemento en materia de trabajo, en 1953 se promulga la ley del aguinaldo y, en lo tocante a empleo público, en este mismo año se promulga el Estatuto de Servicio Civil, sustentado en que, en 1949, la Constitución de la República ya había incorporado un título referente a las disposiciones relacionadas con la creación del Servicio Civil.

Es así como la CCSS, la Universidad de Costa Rica, junto con la declaratoria constitucional de una educación básica gratuita costeada por la nación y el Código de Trabajo, constituyen, dentro de esa política social, la tríada esencial del desarrollo: salud, trabajo y educación.

Esta tríada luego se refuerza con programas de electrificación, vivienda, telefonía, educación técnica, apertura de nuevas universidades tanto públicas como privadas, banca pública de desarrollo, apoyo técnico y financiero a los pequeños y medianos productores, programas de potabilización del agua y cobertura de alcantarillados sanitarios, que caracterizan una opción de desarrollo muy particular.

Y la CCSS administra un régimen esencial como es el de Pensiones, que protege a la ciudadanía de los riesgos asociados con la invalidez y la muerte, y encaminado a que, en la vejez, las personas cotizantes tengan una vida digna en una etapa en donde se deben recoger los frutos de los años dedicados al trabajo.

En el contexto de la celebración de los setenta años de la creación de la CCSS, es necesario luchar por su permanencia en la vida democrática de nuestro país. Sus principios de solidaridad, equidad, subsidiariedad, igualdad y obligatoriedad, pilares esenciales, no son negociables.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El veterano columnista de La Nación, Julio Rodríguez, presuroso se encargó de defenestrar al  exvicerrector de Investigación de la UCR: Henning Jensen, destituido por

En el Semanario del 19 de octubre del 2011, leí que la Carrera de Comunicación Colectiva renueva la acreditación. Que doña Sonia Marta Mora,

La oposición insiste en rebajar  ¢50.000 millones en gastos “innecesarios” del presupuesto del 2012, que presentó el Gobierno por ¢5.5 billones. (Foto: archivo)Las bancadas

El experto en temas de seguridad, Isaac Beltrán, asegura que es necesario tener “más Estado”, si se quiere combatir con éxito al crimen organizado.

Estipula la Constitución Política del país que el trabajo es un derecho del individuo, pero a su vez una obligación para con la sociedad.

Diputados de la alianza opositora presentaron un proyecto para que el Congreso discuta concesión adjudicada a APM Terminals,  con el fin de construir la

Es incalculable la destrucción cultural, ambiental, social y denigración de los derechos humanos que ha causado este monocultivo. Desde la contaminación a personas y

“Balagán” es un conjunto de mapas sonoros, corporales y visuales de la ciudad de San José. (Foto cortesía de Esteban Chinchilla)La agrupación de teatro
Semanario Universidad