A favor de las Humanidades

Desde hace 16 años en que me dedico a la docencia, desde diferentes trincheras, siempre he procurado, y me place hacerlo, resaltar la importancia

Desde hace 16 años en que me dedico a la docencia, desde diferentes trincheras, siempre he procurado, y me place hacerlo, resaltar la importancia que las Humanidades poseen en la formación integral de las personas, en este caso los alumnos, a pesar de que no todas las personas, lamentablemente, ven en las Humanidades el trascendente valor que poseen.

¿Por qué digo esto? Ejemplifico… hace unas semanas en una actividad que me invitaron escuché a dos profesores conversando y uno le decía al otro “que las Humanidades son una pérdida de tiempo, pues no son rentables, y atrasan al alumno en su aprendizaje”. Sinceramente mi reacción no fue de disgusto ni me sorprendí por el comentario, pues este tipo de pensamiento, por desgracia, no es del todo nuevo, y claro no estoy generalizando, pero me imagino que muchos de ustedes, como me ha sucedido a mí, han escuchado a algunos docentes o a algunos estudiantes con este tipo de opiniones, porque las consideran una limitación para graduarse rápidamente o no le ven una aplicación práctica.

Sin embargo, desde mi óptica de profesor de Humanidades, y desde mi experiencia como un  estudiante quien disfrutó al máximo estas clases, y lo sigo haciendo ahora cuando construyo aprendizajes humanísticos con mis alumnos, considero que en este mundo en donde pareciera se tiende cada vez más a caer en lo mediocre, lo superficial y en la apatía espiritual e intelectual, urge que las Humanidades recobren un sitial de trascendencia.

Si a través de la historia grandes mujeres y grandes hombres como Sócrates, Miguel Ángel, Gabriela Mistral, Lincoln, Frida Kahlo, Martin Luther King, Virginia Wolf o Gandhi,  han visto en el arte, la literatura, la filosofía o la educación mecanismos fundamentales para alimentar el intelecto y el alma de las personas, ¿por qué no hacerlo nosotros? Y ni qué decir de esos costarricenses como Carmen Lyra, María Eugenia Dengo, Omar Dengo, Roberto Brenes Mesén o Mauro Fernández quienes hicieron de la educación humanística un baluarte de progreso social. El problema es que muchas veces estos personajes han quedado solamente como un material de estudio en lugar de convertirse en un ejemplo por emular. Y lo que es peor, a veces ni siquiera se conocen… en reiteradas ocasiones he abordado este tema con mis alumnos y les menciono ciertos nombres de personas quienes han dejado una huella humanística y educativa en este país, y me encuentro que también, en reiteradas ocasiones, no los conocen… Por ejemplo, cuando les pregunto quién es la persona que se encuentra en el billete de diez mil colones se quedan dudando, y a veces ni contestan…  pero no solamente es saber que se trata de doña Emma Gamboa, sino saber, y si es el caso aplicar, algunas de las implicaciones educativas que ella tuvo como partidaria de una educación democrática e integral.

Por eso siempre les insisto a mis alumnos a que se relacionen con personas, o investiguen sobre ellas, quienes los hagan crecer intelectual y espiritualmente, pues la idea es, sencillamente, qué podemos aprender de estas personas con una clara visión humanística y educativa ante todo.

A todas luces debemos explotar al máximo esa formación integral, esa búsqueda de conciencia social, ese desarrollo de competencias mentales y espirituales, esa construcción en valores y esa preparación para la vida que las Humanidades nos brindan en demasía… Por supuesto que no podemos evitar que algunos piensen que son una pérdida de tiempo, pero podemos demostrar que esto no es así encontrándole su potencial, su  aplicación y poniendo en práctica este aprendizaje humanístico tanto en nuestros ámbitos cotidianos como profesionales, además de tomar una perspectiva humanista sobre lo que hemos sido, somos y lo que queremos ser para convertirnos, permanentemente, en miembros pensantes y participativos de este país.

En definitiva, debemos plantearnos si queremos ser quienes, por apatía o conformismo, se empeñan en no transitar caminos humanistas, o, por el contrario, de aquellos quienes procurando la importancia de las Humanidades, buscamos, sentimos, y queremos establecer un mayor y activo compromiso individual y social que nos permita disfrutar, plenamente, los más nobles valores de la sociedad… Como dijera Julio César: “la suerte está echada”… entonces de nosotros depende el camino por donde deseamos transitar…

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un acuerdo emitido por el Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR) promoverá el uso de programas informáticos (software) abiertos (sin costo

La Contraloría General de la República señaló este viernes que la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (DINADECO), carece de controles efectivos respecto

La Organización de Naciones Unidas (ONU) está políticamente desfasada, al mantener  el derecho al veto de algunas naciones, principio que a duras penas se

El Consejo Nacional de Producción (CNP) se enfrenta a una situación cada vez más delicada, pues sus bases están débiles, y a pesar de

La gramática se ahorca cada vez más en las cuerdas de los jóvenes, estiradas por el iphone, el facebook y el twitter. La gramática

No es un secreto que los procesos electorales en la UCR se preparan con más tiempo que el designado por el Tribunal Electoral Universitario

Al analizar la solicitud que hiciera a la Contraloría General de la República el alcalde Johnny Araya, para que se le autorizara realizar una

“Le Concert” es una comedia dramática sabrosa, con algo de farsa y otro tanto de magia, certeros dardos políticos y mucho de optimismo sentimental,
Semanario Universidad