A la memoria del gran maestro, Dr. Carlos Manuel Quirce Balma

Cada persona que muere deja un espacio difícil de llenar en las personas que le quieren y en muchas ocasiones en su centro de

Cada persona que muere deja un espacio difícil de llenar en las personas que le quieren y en muchas ocasiones en su centro de trabajo y quizás en su país, mas el Dr. Quirce es una pérdida irreparable, no solo para las personas que le quisimos, sino para Costa Rica y el resto de Latinoamérica.

Es una pérdida irreparable, porque en este tiempo no se logran hallar personas que hayan encontrado el equilibrio entre el espíritu, el corazón y la razón, que además tengan la valentía para luchar por lo que creen, y la capacidad para enseñarnos a vivir, a ser mejores personas y a convertirnos en excelentes investigadores; con él, toda persona que trabajaba a su lado sentía que podía alcanzar las estrellas.

Él intentaba que fuéramos personas integrales, tanto en lo espiritual como en lo académico-cultural, sabía de poesía, de historia, de música (cantaba parte de la opera Carmina burana en alemán, uno de los idiomas originales en que se escribió) y nos impulsaba a que nos desarrolláramos también en esas áreas.

Su vida la dedicó a investigar, pero no para satisfacer sus deseos, sino para generar herramientas que pudieran mejorar la calidad de vida de sus semejantes y  hacer de esta sociedad un lugar donde prevaleciera la comunidad que nuestro señor Jesucristo quería: un lugar de amor, de respeto, de inclusión; gran número de artículos periodísticos lo sustentan.

Otro punto sumamente valioso para mí, era su disgusto por la mediocridad; él exigía a sus colaboradores puntualidad, orden, disciplina, amor al trabajo, valores que si los tuviéramos la mayoría de costarricenses, nos permitirían  convertir al país en una nación del (mal llamado) primer mundo. Su mente visionaria trabajaba para que en Latinoamérica se desarrollara tanto investigaciones novedosas como las teorías y paradigmas que las sustentan.

Su trato permitía que los que estábamos a su alrededor lo consideráramos un buen amigo, y aunque no tuvo hijos biológicos, muchos de nosotros lo consideramos un padre.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Las profundidades del golfo Dulce, en la península de Osa, albergan una gran riqueza biológica que hasta hace poco tiempo era una incógnita para

La intención de que la producción científica de la Universidad de Costa Rica (UCR), reflejada en sus 46 revistas, sea cada vez más visible

“Esto nunca me había pasado, es un acto criminal que entiendo como un aviso para que no siga mi labor, pero no me van

En los últimos meses, un proyecto urbano en San José denominado barrio chino ha provocado críticas, disgustos, enojos y protesta por parte de unos,

El artículo 1° del Estatuto Orgánico establece que “La Universidad de Costa Rica es una institución de educación superior y cultura, autónoma constitucionalmente y

Las personas que compran sus alimentos puesto que no los producen, se han enterado del acelerado aumento en los  costos de los alimentos. Esta

Las exigencias de los mercados actuales hacia mayores grados de especialización, junto con el predominio del imperio del dinero, han desatado toda una tendencia

La serie “Pesquisas antropológicas” está dedicada a las investigaciones realizadas por la Escuela de Antropología de la UCR sobre el universo indígena costarricense.Como parte
Semanario Universidad