A la vuelta del codo

El tiempo que fue sigue latiendo, vivo, dentro del tiempo que es, aunque el tiempo que es no lo quiera o no lo sepa.

El tiempo que fue sigue latiendo, vivo, dentro del tiempo que es, aunque el tiempo que es no lo quiera o no lo sepa. Eduardo Galeano

Una vez más el jueves y la noche fueron cómplices para hacerme viajar de nuevos a esos lugares de dónde venimos, mientras dormimos y nos invitan a despertar; en esa sala de cine la memoria volvió a ser la flor de la palabra, un testimonio y la voluntad de vida de  ellos y ellas, que ante la guerra contra el olvido, lograron vivir para ser; es así que desperté con la pregunta ¿para qué recordar?

La memoria no vive en los monumentos, ni desfiles; ella vive fugitiva en los recuerdos y la palabra de los hijos, hijas, padres, madres, abuelos, abuelas, el vecino que vio o la vecina que escuchó. Ella escapa de consignas, le aburren los discursos, prefiere florecer en las conversaciones de los amigos y amigas, viaja ligera de reconocimientos oficiales y se recrea en los abrazos de los nietos que aprenden a balbucear esos nombres, lugares que retoñan en sus ojos y recuerdos.

El olvido, a diferencia de la memoria, ocupa grandes monumentos, consignas, desfiles, necesita además humillar, enaltecer, procura para sí compromisos de silencio, exige perdón y cuenta nueva, sin ofrecerlo para otros, y cada año no puede faltar la fecha que conmemora y enorgullece los suyos.

Ese artificio del cine nos regaló una pequeña joya llamada el Codo del Diablo; lejos de encadenar la memoria a revanchismos o heridas sangrantes, celebró los recuerdos de aquellos y aquellas que vivieron, les contaron o vieron de lejos ese algo, que a través de sus vidas y recuerdos se negó a morir.

La guerra contra el olvido es una lucha por la humanidad, por su dignidad y vida, lejos del odio y cercana al amor, esos sentimientos que nacieron de esa red de hechos, pensamientos y acciones que nos formaron y permitieron después de muchas complicidades llegar ahí, a la par tuya, a la par mía.

Ni la memoria, ni la libertad serán el altar para sacrificar la justicia y la verdad; más bien son ellas juntas que recorren la humanidad pariendo en los recuerdos, las esperanzas y sueños de los seres humanos, esos deseos e ideales por una justicia y verdad humanas,  desterradas del hediondo panteón de la historia oficial.

Un último agradecimiento a esas y esos vencedores de esta guerra contra el olvido, a esos hijos, hijas, nietos, nietas, esposas, de aquellos hombres que a su modo y manera en aquella década parieron la justicia y la verdad, a los hermanos Jara Vargas, porque gracias a su curiosidad crítica y creativa nos regalaron un tributo donde floreó la libertad y la memoria.

Entonces  un jueves por la noche desperté y recordé que recordar es luchar, que voy sentado en hombros de gigantes, que con sus sueños parieron la verdad y la justicia, que su ejemplo no fallece, ni tiene fecha de caducidad, y donde sólo la memoria y la libertad parirán la última palabra en esta nuestra historia humana, demasiado humana.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La muestra Ya no es más, ahora es otro y luego otro... estará en la Sala 1.1 del MADC hasta enero. (Foto: Katya Alvarado)Una

Al menos 12 personas murieron el miércoles en el ataque perpetrado en París contra la revista satírica francesa "Charlie Hebdo", que publica regularmente críticas ácidas

Los Oficiales de Tránsito recibieron una capacitación para atender a los estudiantes que solicitaron su marchamo. (Foto: Denis Castro Incera)La Sección de Seguridad y

Tres personas fallecieron y otras cuatro están desaparecidas luego del naufragio de un catamarán a cerca de 11 kilómetros (6 millas náuticas) de Punta

Ciudad de Guatemala, 23 dic (dpa) - El presidente guatemalteco Otto Pérez dijo hoy haber pedido a Brasil cancelar y no sólo suspender el

3

Un reciente reportaje en la televisión nacional sobre un ciego que se ganaba la vida sin ser siquiera bizco, me obligó a pensar que

El presidente de la República Popular China, Xi Jinping, anunció este martes una oferta de cooperación no reembolsable para Costa Rica por $24 millones
Semanario Universidad