Al EZLN no in memóriam

“Es enseñanza de nuestros muertos, que la diversidad y la diferencia no son debilidad para el abajo, sino fuerza para parir, sobre las cenizas del viejo,el

“Es enseñanza de nuestros muertos, que la diversidad

 y la diferencia no son debilidad para el abajo,

 sino fuerza para parir, sobre las cenizas del viejo,

el mundo nuevo que queremos,

 que necesitamos, que merecemos”.

Comunicado del EZLN

Estas líneas corren el riesgo de ser pocas, de desteñirse por la falta de lectura, por no contar con las visas intelectuales de validez, por no  consentir al poder o la necesidad de iluminar. Sino todo lo contrario y al revés.

Guardar silencio ante estos horizontes, sería como reconocer que no existimos, que nos falta algo,  legitimar una vez más aquellos que cómodamente nos recuerdan que el paraíso está escrito en sus tesis, artículos y demás cosméticos intelectuales, donde solo es necesaria para llegar al disfrute del paraíso, acercarse, pedir una cita, audiencia o invitarlo a impartir una conferencia, y así resuelto el problema.

Para estos sigue siendo fácil hablar del silencio zapatista; según estos, los indígenas de Chiapas golean en desinterés por el mundo, autismo político y demás  proyecciones que ante la imposibilidad de la autocrítica  en la clase intelectual, le es cómodo anotárselas a los zapatistas, así no pecan de omisión tampoco. Una vez más  Chiapas mostró lo que era un secreto a voces, los zapatistas están.

El verbo presente que utilizamos no es gratuito, lo que el 21 de diciembre nos delata es que el compromiso por otros mundos posibles no pasa solamente por el número de páginas escritas, conferencias dadas o elecciones ganadas, sino por la capacidad de volver el  pensamiento en cuerpo. Escribir líneas en favor del silencio, situadas lejos de los panfletos y seudorritos electorales, y cerca de la palabra hecha cuerpo es donde nacen las alternativas, estas no se rigen por los calendarios del poder de las movilizaciones sedientas de líderes, que dictan y programan desde arriba, sino que nacen  del corazón  que late según los pasos que da.

Escribir desde abajo es darnos cuenta que somos uno más y más allá de nuestras miradas hay otros y otras que luchan y resisten algunos/as con nombres y otros aún si este. Que desde sus realidades resisten y dibujan en sus geografías sueños de otros mundos, que no rivalizan en competencias, sino unidos por la solidaridad, que juntos se acompañan por la construcción de lugares donde quepan todos y todas. Su lucha no busca los puestos, rating (sea cual sea) y demás aficiones que rodean las pretensiones actuales, así marginan cotidianamente a los sobornos del  poder, sino aquellos y aquellas que como señala don Luis Villoro en una carta : “anulen el territorio de su realización”, y como completa don Raul Zibechi: “es dejar de ser lo que somos. Que los demás nos desborden, nos sobrepasen”, para una mejor ubicación en caso de no comprender, ubicarnos entre  los de abajo y a la izquierda.

En los calendarios de abajo y la izquierda está desteñida la fecha de iluminar-guiar-instruir-dirigir, en su lugar mirar, escuchar, dialogar son las que perduran. Ante nuestros y nuestras compañeras desde las diversas geografías, es escuchar, aprender y mirar con admiración sus luchas y sueños, no pretender enseñar ni orientar, porque son los ladrillos de esas otras casas que son el mundo que “queremos, necesitamos y merecemos”. Eso sí, no podemos olvidar que  sus pesadillas, dolores y decepciones son nuestros también.

Por esto don Raul Zibechi sonríe al decir “¡Qué alegría mayor que pensamiento lanzado al viento, llegue a encarnar en los más diversos colectivos, quienes lo amplifiquen, enriquecen y modifican hasta volver irreconocible su origen, al convertirse en patrimonio de todos y todas!”. Tras la larga noche de los 500 años, vuelven a recordarnos que la lucha, resistencia y alternativas son pasos hacia los mismos lugares, aquellos en donde somos compañeros y compañeras.

Esta diversidad de mundos saca raíces desde las palabras y acciones más pequeñas; la ética y la política, son como el juego de caras de una moneda, no puede negarse una  a la otra. Solo en la diversidad podremos decir “NO NOS RENDIMOS, NO CLAUDICAMOS, NO NOS VENDEMOS”.

Ese ruidoso silencio nos recuerda que en la lucha cotidiana, nuestros muertos no son fechas que conmemorar sino promesas que cumplir.

¡Ah!, y nosotros tan desobedientes: ni nos morimos,

 ni nos rendimos. Y, como quedó demostrado

 el día del fin del mundo: ni lucha electoral ni lucha armada.

Comunicado del EZLN

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Tres de cada diez estudiantes (28.70 %), que hacen su primer ingreso a la Universidad de Costa Rica (UCR), desearían estudiar una carrera diferente

Los asentamientos humanos de la etnia “boruca” se localizan en el Pacífico Sur costarricense. Una de sus tradiciones ancestrales más importantes es “El Juego

El pasado Informe del Estado de la Nación, año 2012,  nos indicó que la democracia costarricense se encontraba en su punto más bajo de

Montes de Oca y Palmares son los cantones con mayor tasa de estudiantes admitidos.De 40.808 estudiantes inicialmente inscritos, solo 7.839 lograron admisión.Siete de cada

Abya Yala ha recibido en 4 ocasiones el premio nacional de teatro al mejor grupo. Roxana Ávila, directora del grupo, considera que el proyecto

En el bar Lobo Estepario, contiguo a la Plaza de la Democracia, el pasado 28 de febrero el grupo Seka presentó el EP “Canto

El presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías murió ayer, 5 de marzo, a las  16.25 hora local en el Hospital Militar de Caracas, a

Ante la muerte del presidente venezolano Hugo Chávez, el historiador y exembajador de Costa Rica en Venezuela, Vladimir de la Cruz, ponderó el escenario
Semanario Universidad