Al Vuelo

   No es solamente una práctica manifiesta en puestos de representación política; también es recurrente en los meandros de la administración pública. En su edición

Hace unos años, y con descaro, un diputado le heredó la curul a su hermano mellizo. Hace pocos meses, parlamentarios del Movimiento Libertario manifestaron su interés en pasarles la antorcha a sus hijos o familiares. El expresidente Óscar Arias confió en su hermano el Ministerio de la Presidencia. Y ahora, el candidato Johnny Araya nombró, entre 6 delegados supernumerarios, a su esposa, Sandra León. La política en Costa Rica sigue siendo un asunto de familias.

 

 



 

No es solamente una práctica manifiesta en puestos de representación política; también es recurrente en los meandros de la administración pública. En su edición del 14-20 de agosto pasado, UNIVERSIDAD informó sobre el caos administrativo que impera en el MOPT y en el CONAVI, según señalamientos de la Contraloría General de la República. El desorden financiero es facilitado, en parte, por la existencia de vínculos de familia entre funcionarios.

 



 

El nepotismo, que consiste en favorecer a familiares en la función pública, es moneda corriente en Costa Rica, y, sin embargo, no parece despertar la indignación esperable por parte de la ciudadanía. Guarda estrecha relación con los problemas de corrupción que aquejan al país, pero sigue siendo relativamente tolerado.

Dicha práctica es incompatible con el principio democrático de representación popular, al cooptar las estructuras de poder y reservarlas para un pequeño grupo asociado, no por un ideal político, sino por los lazos de la sangre o del matrimonio. Con esto, la administración política se convierte fácilmente en un negocio familiar; en el peor de los casos, en una mafia.

 



 

La política nacional oscila así entre dos tendencias que traicionan la democracia: los políticos gobiernan, ora para su parroquia, ora según los intereses de su clan familiar. La presidenta, algunos ministros y diputados han demostrado mayor interés en ejercer su cargo como católicos o como protestantes; otros imponen su relación familiar en un espacio que debería estar abierto a la libre competencia. En ambos casos, la función pública se ve secuestrada para la satisfacción de intereses privados.

Entre un poder basado en lo arbitrario del vínculo familiar y el autoritarismo, solo hay un paso…

 

 

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Cuatro médicos y el diputado del PAC, Manrique Oviedo, presentaron este martes sus objeciones al proyecto de la Ley Reguladora de Investigaciones Biomédicas.En una

Este es un acercamiento al sentir del universo de J. L. Borges (1889-1986) en su espíritu y, por ende, en su entera visión poética.

Natalia Herrera y Adrián Figueroa interpretan “Sujeto de sí” en el Festival Nacional de Coreógrafos, que celebrará su XXX edición. (Foto: cortesía del Teatro

En medio de un ambiente de comunidad y con aire amigable, Roberto Herrscher dio este jueves 29 en la mañana, la primera parte  de

Para el astronauta Franklin Chang, “somos un país, hasta cierto punto, víctimas de nuestra propia democracia”. Construyó su primer cohete de pólvora en el

Más de 200 ponencias fueron presentadas en el Primer Congreso Centroamericano de Comunicación, donde los estudiantes de comunicación del istmo tuvieron una destacada participación.El

 El posible despido de 400 funcionarios de los EBAIS, que hasta ahora han sido administrados por la Universidad de Costa Rica, es el motivo

No discuto la justicia de que a los Internos Universitarios que hacen su práctica de último año en la CCSS, se les deba pagar
Semanario Universidad