Al Vuelo

La población Siria lleva dos años sufriendo bajo los atroces ataques de un régimen criminal. Durante todo este tiempo, más de 100.000

La población Siria lleva dos años sufriendo bajo los atroces ataques de un régimen criminal. Durante todo este tiempo, más de 100.000 personas han sido masacradas por las tropas de Bashar Assad y por los combatientes en el bando opuesto. Después de que el pasado 21 de agosto un último bombardeo dejara un saldo de 1400 muertos, entre los cuales hay aparentes víctimas de armas químicas, los Estados Unidos, autoproclamados policías del mundo, se alistan para una guerra punitiva.

 




“Obscenidad” que “desafía todo sentido de la moral”. “No puede haber impunidad”. Las palabras de John Kerry anuncian la ya conocida justificación de la guerra en nombre de la misión de salvar. Con el eventual uso de armas químicas, les llegó la excusa perfecta. Los canales de noticias difunden non stop imágenes de las víctimas del bombardeo, con enfoques a sus caras en primer plano… ¿para que veamos qué, exactamente? Una vez más, la propaganda intervencionista sacrifica la dignidad de las víctimas en el altar de la justificación de la guerra.

 



 

Pero ¿qué creemos? Ya no estamos en los tiempos de Reagan, cuando los EE. UU. no tuvieron problema en que Saddam Hussein usara armas químicas contra la población kurda de su país. Hoy, en cambio, el Nóbel de la Paz, Barack Obama, solo actúa por la seguridad del mundo. Es cierto que durante su administración se han usado cada año más drones que durante todo el gobierno de George W. Bush. Es cierto, con el programa de espionaje Prism se han estado violando sistemáticamente las libertades individuales. De acuerdo, están dispuestos a intervenir sin el Consejo de Seguridad de la ONU, como en el 2003, con la última guerra en Irak. Pero no importa, son tiempos de cambio…

 



 

Esta, dicen, es una guerra moral, una guerra justa, de acuerdo con el principio de la ONU según el cual existe la “responsabilidad de proteger” a una población de un régimen opresor. ¿Por qué no intervenir entonces en todos los países donde la gente sufre por regímenes asesinos? Por otro lado, la “guerra justa” –si se está de acuerdo con esta idea— supone respetar otras condiciones: debe ser el último recurso, realizarse con la única intención de resguardar la paz y restablecer el derecho violado, efectuarse con autoridad legítima (la que da el Consejo de Seguridad de la ONU), y respetar el principio de proporcionalidad (no desencadenar un mal peor que el que se pretende combatir) .

¿Es una intervención armada lo que necesita Siria? ¿No puede la comunidad internacional tomar otras medidas, en vez de sembrar el caos con otro ataque militar? Lo más probable, lo más terrible, es que la desidia de la diplomacia internacional y el afán guerrerista estadounidense desemboquen, de nuevo, en una guerra que solo empeorará la condición de la población siria.


[1] Christian Mellon, “Guerre juste” in Dictionnaire de la violence. Paris: PUF, 2011.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Ministro de Obras Públicas defiende la gestión de la Constructora Hernán Solís en la limpieza y mantenimiento de las alcantarillas que provocaron el

La dinámica de solución de conflictos para resolver el problema de la atención medica de los EBAIS de Curridabat, San Pedro y La Unión

Pero tal vez Arias mira más allá de Chinchilla. Es bueno se brinque sus prestos malos humores y se torne zahorí. Menos propio resulta

Dejé el pueblo con nostalgia –saudade es la palabra precisa; difícil de traducir: “un pedazo arrancado de mí” (Chico Buarque)–. Ahí quedaron las cansinas

Vencido el plazo otorgado por el Foro Nacional al Gobierno para desestimar la conciliación con la empresa de capital brasileño OAS –que construiría las

Varios tránsfugas políticos participan en la campaña para las próximas elecciones. (Foto: archivo)“En el PLN la actitud de combate a la corrupción se perdió”,

Hernán Casciari dirige “Orsai”. Asegura que entre él y los lectores, no hay “nadie en el medio”. (Foto: Luis Alvarado, Prensa FILCR)Es el director

Los datos del Banco Central permiten describir grosso modo la economía costarricense desde el 2005. El índice mensual de actividad económica (IMAE) muestra al
Semanario Universidad