Alegrías temporales, daños permanentes

Los jóvenes menores de 20 años estaban sumamente contentos, no todos los días alguien les da un regalo de ese tipo. Una computadora que

El entrenador Rónald González posaba para los lentes de los medios junto a los deportistas, quienes mostraban llenos de felicidad la computadora portátil que les acababan de obsequiar los  personeros de Industrias Infinito, la empresa impulsora del Proyecto Crucitas.

Los jóvenes menores de 20 años estaban sumamente contentos, no todos los días alguien les da un regalo de ese tipo. Una computadora que simboliza el convenio entre la compañía y La Federación Costarricense de Fútbol, además de algunos milloncitos para las arcas de la FEDEFUT y el orgullo de su presidente, Eduardo Li, quien se notaba mucho más apaciguado que en la conferencia de prensa en la que anunciaba que la final entre Liberia Mía y Heredia sí se realizaría.

Si la Selección Nacional es el equipo de todos, ¿será que ese convenio refleja esa unión que se comprueba entre los y las costarricenses cuando la Tricolor derrota a sus rivales? Si se trata de reflejar esa identidad, las autoridades deberían pensar un poco más y percatarse de que el proyecto en Crucitas no significa más que la destrucción de uno de nuestros recursos más valiosos, la naturaleza.
 
Si en los últimos encuentros nos desgalillamos por el golazo de Álvaro Saborío o la anotación del gane de Celso Borges; si muchos enalteceremos el posible pase a Sudáfrica; también es nuestra obligación repudiar este acuerdo entre las dos entidades, que no parece más que un intento de Industrias Infinito por ganarse la aprobación de la gente, al unirse a la cúpula del deporte rey.

Gracias a esta alianza, habrá más recursos. A cambio, 732 bosques nativos se verán afectados y 260 desaparecerán. A cambio, se producen 9 toneladas de desechos venenosos por cada onza de oro (según el pronunciamiento de APREPLOFAS). A cambio, se contaminan las aguas superficiales y subterráneas por descarga de sustancias tóxicas (de acuerdo con ProGAI/UCR).

La FEDEFUT asegura que la alianza se lleva a cabo “para el mejoramiento económico en ambas partes” Pero el balompié es el deporte que cuenta con más recursos, cuando otras disciplinas obtienen con esfuerzos inimaginables el dinero para participar en torneos internacionales, o de plano no pueden competir. Entonces, ¿valen los millones que le dará Infinito al fútbol?
Los equipos patrios tienen tiempo de sobra para darnos bastantes alegrías.

Las computadoras son un bien material que bien se lo habría podido facilitar otro patrocinador o ser costeado por la Federación. Pero lo que se perderá por la minería a cielo abierto, nunca se podrán reponer, y no quedará más remedio que conformarse con los recuerdos, como la alegría efímera de recibir una computadora de un desconocido que llegó a hacer una curiosa alianza.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En esa, entonces, noche fría josefina, caminamos orgullosos al lado del locuaz Roa que había defendido con argumentos sólidos y por siempre válidos, el

Lo que le pasó a Jacobo Arbenz es de todos ya conocido. Lo que le pueda pasar a Alvaro Colom es de todos desconocido.

La prescripción de medicamentos inmuno depresores y ciertos antibióticos, la cercanía entre las camas de los pacientes y la falta de cuidado del personal

Sin embargo,  no todas las  personas tienen acceso a esos productos, ya que para miles de costarricenses que viven en la pobreza, el precio

Los jóvenes menores de 20 años estaban sumamente contentos, no todos los días alguien les da un regalo de ese tipo. Una computadora que

En esta oportunidad se trata del "Comprehensive Adult Student Assessment System" (Casas), una prueba comercial estandarizada mencionada en el reporte del National Reporting System

Personas que habitan el cantón de Montes de Oca muestran incertidumbre e inseguridad debido a la puesta en marcha de un nuevo sistema de

Vivir en Chile y haber presenciado la paralización de esa obra arquitectónica fue una experiencia profundamente esclarecedora. Sobre todo, quizás, porque llegué allá tres
Semanario Universidad