Cabildo U

¿Cien días de Solís o del PAC?Helio GallardoProfesor UCR
Resulta fútil juzgar a un Presidente por sus cien primeros días. ¿Por qué no por 95

¿Cien días de Solís o del PAC?

Helio Gallardo

Profesor UCR

La hablada menos propia de un Presidente, que resultó locuaz y viajero en su inicio de gobierno, fue citar el dicho: “No es lo mismo verla venir que bailar con ella”. Recibió palo, pero es factible leerlo así: el garrote viene no por inexperto para el cargo que ganó, sino porque “la que venía” se lo está bailando a él. Recordemos que el giro de Solís posee versión más bruta: “No es lo mismo verla venir que tenerla adentro”.

Resulta fútil juzgar a un Presidente por sus cien primeros días. ¿Por qué no por 95 o 120? ¿Por qué a la cabeza del gobierno y no al partido que lo llevó hasta allí? Lo del partido resulta medular, porque un mandato presidencial de 4 años no deshará desastres (el saqueo de la Caja o el clientelismo, por ejemplo) que, por descuido o corrupción, o ambos, gestaron administraciones pasadas y el “estilo” de los “partidos” dizque “tradicionales”.

Se resalta aquí que la tarea central del PAC, si desea hacer una diferencia en Costa Rica, es activarse como orgánica nacional y asegurar un nuevo mandato PAC o de una coalición que haga del trabajo, la decencia y la transparencia políticas no solo un estilo de gobierno, sino una cultura ciudadana y nacional. Es un desafío enorme ligado con la activación ciudadana, la eficacia del Gobierno y el destino del país, del cual el PAC ni siquiera parece enterado.

La anterior es tarea del PAC, no del Gobierno. Este último puede ser factor en el proceso anterior, pero la carga recae sobre el partido. Hasta hoy, el PAC, por su inercia, se acerca a repetir los vicios de los partidos falsos sacados de la Casa Presidencial por el voto ciudadano masivo. Un ejemplo: se revela que el PAC, en la elección pasada, pagó ¢277 millones por autenticar firmas, trámite que no era necesario. El dinero fue a un solo abogado, J. Sibaja, quien donó ¢185 millones al Partido, por lo que ganó solo ¢92 millones por servicios vacíos. El dinero viene de la ciudadanía. Consultado el profesional –militante PAC– por esta rareza con factura alta, afirma que él advirtió al Comité Ejecutivo Nacional y éste no le contestó. Él recibía órdenes y cumplió con su trabajo. Todo está documentado, es legal y él está en paz con su conciencia. El entonces presidente del PAC, O. Pérez, dice que él creía el trámite era obligatorio. Se hizo fiesta con ¢277 millones.

La muletilla postrera de los funcionarios de la anterior administración era: “Lo hecho es legal y yo estoy en paz con mi conciencia”. Ahora, ni el señor Pérez consultó ni el señor Sibaja apremió. Pérez “no recuerda” si Sibaja planteó no autenticar. En todo caso, no insistió. Los ¢277 millones son mosca, comparados con los esfumados por funcionarios de gobiernos o partidos anteriores, pero el PAC nació denunciando el derroche de fondos públicos y su empleo para engordar bolsas privadas. Es la doctrina de “las galletitas”; sin ella, el PAC no le sirve a Costa Rica.

Volviendo al Gobierno, su pifia más vistosa fue querer resolver una huelga magisterial sin tener información para ello. La metida de pata alargó el conflicto y salpicó al Presidente. Terminada la huelga, la Ministra de Educación debió renunciar. Era lo políticamente procedente. Dejar el puesto no implicaba irse del Gobierno, pero la renuncia habría sido señal, para ciudadanos y funcionarios, de un mandato distinto. Nadie espera que el PAC realice revolución social alguna. Pero muchos desean que muestre que el ejercicio de la función pública puede hacerse de modo que dignifique a funcionarios y ciudadanos. Es parte del grito ¡Con Costa Rica no se juega! La gente saboreó la idea. El gobierno tiene que esforzarse por cumplirlo.

En cuanto al presidente Solís, viaja (dijo no lo haría), se exhibe por aquí y por acullá, celebra a la Sele, viste de guanacasteco, dicta una clase en televisión comercial, no en Canal 13, cicletea con el Secretario General de la ONU, etc. Es más un personaje que una personalidad. No pierde todo su encanto, pero lo malgasta. Eventos determinados aceleran su merma. Olvida promesas de campaña. Mantiene la DIS dependiente de la Casa Presidencial, por ejemplo. El grupo de espías funciona con tecnología e información provista por organismos estadounidenses. Su vínculo con Casa Presidencial es conflictivo por su capacidad técnica para hurgar vidas privadas. Su autoridad no debería ser “alguien” en Casa Presidencial, sino un cuerpo institucional que, en su momento, abriera a todos la información que ha manejado. Transparencia, prometió Solís en su primer discurso como Presidente, pero mantiene a la DIS como su coto personal y nombra a un amigo del alma ¡un Figueres Olsen! como su cabeza. El libreto parece escrito por sus contrarios.

A propósito de opositores. No se advierten en Zapote los usos propios de un acercamiento a las dirigencias de los partidos cercanos y opositores para avanzar un embrión de acuerdo nacional en temas estratégicos para el país. Sin acuerdos mínimos de este tipo, el gobierno actual fracasará y también lo harán los próximos. A Solís, a su obispo luterano y al PAC se les siente roncando para otro lado.

En todo caso, el Presidente dará en la Asamblea Legislativa y para el país, en los próximos días de agosto, su visión acerca del estado de la nación. El primer auditorio es ideológicamente sordo, aunque pudiera darse un inédito: que no toda la fracción del PAC aplauda. La ciudadanía, en cambio, lo recibirá sin saber qué hacer con la información dada por el Presidente. No sabrán qué hacer porque no están organizados para actuar e incidir como ciudadanos. Se recordará que PAC significa Partido de Acción Ciudadana, que existe desde hace 14 años, pero cuando el primer Presidente de este partido les hable ¡los ciudadanos no sabrán qué hacer con lo que se les diga!

Catorce años son algo más que cien días. Un dicho popular, de los que gustan al presidente Solís, aunque los mal elija, reza: “El que madruga come pechuga”. Al PAC y al Presidente parece no sentarles la pechuga.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Desde la propia fórmula presidencial, el nombramiento de figuras extrapartidarias al PAC fue una de las características de la administración Solís Rivera. (Foto: Katya

La intervención del puente sobre el río Barranca está incluida en el decreto firmado por el presidente Luis Guillermo Solís el pasado 8 de

El entrenador de porrismo de la UCR, Diego Ramírez (con gorra), asegura que la experiencia en Daytona le sirve para trabajar en mejorar las

A propósito de la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua, el grueso de los costarricenses no fija una posición precisa. Me atrevería a

Residuos de alcohol, acetona y ácido clorhídrico llegan en envases de vidrio al Latrepis  para que se desechen allí de forma adecuada. (Foto: Laura

Cuando doña Patricia Mora, jefe de la bancada del Frente Amplio en la Asamblea Legislativa, trata de justificar la visita de cinco diputados de

Palabras que se lleva el tiempo Carlos Morales Ensayo Editorial Prisma 208 páginasEs una obra que trasluce un autor en plena madurez intelectual, donde periodista ...

El gobierno ofreció la generación de 217 mil empleos mediante una política de desarrollo económico entronizada en los territorios y el impulso a las
Semanario Universidad