Café Locuras

Dejé el pueblo con nostalgia –saudade es la palabra precisa; difícil de traducir: “un pedazo arrancado de mí” (Chico Buarque)–. Ahí quedaron las cansinas

Dejé el pueblo con nostalgia –saudade es la palabra precisa; difícil de traducir: “un pedazo arrancado de mí” (Chico Buarque)–. Ahí quedaron las cansinas pero mágicas lluvias, la brisa fresca de la montaña silenciosa, las quebradas serenas y los ríos caudalosos, los paseos a las aguas termales, las mejengas con los muchachos del barrio, un “amor platónico” de adolescente y tantas otras cosas pequeñas…

Una feliz invitación del poeta Adriano de San Martín a compartir un rato de música, poesía y pintura, en el Café Locuras (Cofee Crazy) donde sus anfitrionas nos hicieron sentirnos “en casa”, se convirtió en ese momento que tanto añoraba: volver al pueblo y sentir que todavía le pertenecía. No podía ser cualquier momento. Había regresado varias veces, pero aquel lugar siempre me resultaba un tanto lejano; me sentía extraño en tierra propia. Esta vez, había abundancia de nobleza y gratuidad para sentarse a la mesa  y saborear también el arte con su valor imponderable como todos los bienes del espíritu. Un elemento “sacramental” porque propicia y enriquece  la comunión  plena y gratificante.

 

Fue una grata sorpresa encontrarme con un “rinconcito” donde se acompaña el café con el arte.  No abundan estos lugares en este pequeño país, donde el expresidente Figueres Ferrer  sentenció: ¿para qué tractores sin violines? Pues bien, así como hemos apostado por la preservación de la naturaleza, deberíamos hacerlo por el arte: democratizándolo, popularizándolo, es decir, haciéndolo parte de la “dieta” cotidiana del costarricense. Y qué mejor combinación que la cultura del café con la cultura del arte.

 

Iniciativas como Café Locuras están contribuyendo a convertir los espacios públicos en lugares acogedoras, donde poder sentirse “en casa”. El país tiene un gran potencial para convertirse en esa casa de todos y todas. Se requiere solo un poco más de imaginación y buena voluntad para rediseñar los espacios públicos. Más lugares de esos que invitan al convivio y a la tertulia.

Sí, Adriano tiene  razón cuando nos dijo, en aquella noche de exquisitos aperitivos  incluida la buena música/poesía/pintura, que Ciudad Quesada debería llamarse “La Unión” –una vieja  añoranza de algunos lugareños–. Un nombre que evoca el espíritu comunitario del  pueblo. Nuevamente saudade: algo que anhelamos y sufrimos porque se nos va alejando/arrancando, cabanga, diría Adriano.

En este reencuentro pude percibir, en horas de la noche y a la distancia, desde Aguas Zarcas, una extensa urbe iluminada. Ya no era la pequeña “Villa” que dejé hace apenas cuarenta y cinco años. Pero Café Locuras, con sus gestos de calor humano con sabor a arte y aroma de café, me hizo pensar que quizá todavía no tenga que buscar a San Carlos “…más al norte del recuerdo” (Fidel Gamboa). Ojalá sea así.

“Abro la página

Ventana del tiempo

Al pie

De este aguacero” (Adriano de San Martin)

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La zona de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol vivió hoy una verdadera noche de nervios en la antepenúltima jornada eliminatoria

Los datos del Banco Central permiten describir grosso modo la economía costarricense desde el 2005. El índice mensual de actividad económica (IMAE) muestra al

La idea ganadora de la edición 2012 fue la funcionalización de la materia prima quitosano para darle más propiedades antimicrobianas, proceso útil para combatir

“Si las abejas desaparecieran, el hombre lo haría en tan solo cuatro años”. Albert Einstein).La agricultura mundial se ve amenazada por la pérdida irrecuperable

El personal permanente de la Prueba de Aptitud Académica del Instituto de Investigaciones Psicológicas recibió la distinción por su trabajo destacado en el ámbito

Costa Rica cuenta con una importante reputación como país verde y de avanzada en materia climática; sin embargo, el gobierno de Laura Chinchilla lejos

Desde el 2012, el gobierno chino ha sido brutalmente manifiesto en el hecho de que no le interesan los “derechos humanos”, y lo afirma

El libro se podrá adquirir en la Librería de la UCR y en San Ramón en el Museo Regional y la librería Eureka, a
Semanario Universidad