Caminar entre memorias

Asimismo, las subjetividades del gusto cuentan, en esta materia, cuando están fundadas en criterios estéticos, éticos y culturales adecuados. La Asociación Costarricense del Consejo

El criterio técnico emitido por el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos dando el aval al proyecto del nuevo edificio de la Asamblea Legislativa pueda estar bien fundamentado, y no lo dudamos por su calidad profesional. Sin embargo, el mismo es necesario pero no suficiente. No todo lo técnicamente posible es estética y éticamente deseable, amigable, saludable… De no sopesar otros criterios, podríamos ser inducidos por una lógica tecnocrática fría y desencarnada.

Asimismo, las subjetividades del gusto cuentan, en esta materia, cuando están fundadas en criterios estéticos, éticos y culturales adecuados. La Asociación Costarricense del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Históricos (ICOMOS) apelando a esos criterios, se ha pronunciado críticamente sobre este proyecto.  Por mi parte, me limito a expresar algunas opiniones. Pienso que  viene bien el consejo de no poner “remiendo nuevo en paño viejo”. No parece recomendable,  levantar un edificio, a manera de una segunda planta moderna, sobre un conjunto de edificaciones de estilo clásico o neoclásico. ¿No se estaría más bien reproduciendo la vieja estrategia imperial y colonialista –ahora maquillada–, de avasallar las edificaciones antiguas para levantar las nuevas: símbolos de un poder cultural que se impone?

Por otra parte, resulta contradictorio que mientras hacemos esfuerzos por resaltar los valores tangibles e intangibles del patrimonio cultural de nuestros pueblos originarios, tan fielmente representados en sitios como Guayabo y las fincas de la zona sur que resguardan las bellas y “mágicas” esferas de piedra (hoy convertidas en Patrimonio de la Humanidad), se pretenda levantar un edificio de estilo “modernista”, que opaca y afea todo un sitio arquitectónico de gran valor histórico, estético y cultural.

A mí me gustaría seguir “caminando entre memorias”, como decía el psicoanalista brasileño, Ruben Alves, refiriéndose a sus caminatas con sus amigos en el jardín de su casa. Nosotros tenemos todavía un pequeño “jardín” de viejas edificaciones, que evocan tiempos idos siempre presentes y eternos, que tocan nuestra piel y elevan nuestro espíritu. Es el viejo San José de las casas en barrio Amón, Otoya, Escalante, entre otros.

Hace unos días, invitado por unos amigos, pude disfrutar de caminar “entre memorias” en uno de esos barrios. Pero con nostalgia e indignación, fuimos testigos una vez más de los vestigios de la vieja Biblioteca Nacional convertida hoy en parqueo. ¿Vamos a continuar cometiendo errores como ese? ¿No se debería aprovechar esta oportunidad más bien para impulsar un proyecto que se aleje del casco metropolitano, donde se concentren todas las edificaciones de gobierno y otros poderes, empezando por el de la Asamblea Legislativa, y mantener así incólume lo poco que nos queda de nuestro patrimonio arquitectónico?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Para  no enturbiar esta imagen  igualitaria fue preciso delegar la violencia a la privacidad puertas adentro, mientras puertas afuera sonreía la felicidad.  El Estado

“Cleteros” de la UCR se abren paso en la ciudadEn las calles del campus Rodrigo Facio, la prioridad de paso es para bicicletas y

Asimismo, las subjetividades del gusto cuentan, en esta materia, cuando están fundadas en criterios estéticos, éticos y culturales adecuados. La Asociación Costarricense del Consejo

El Personal de la Rectoría inició sus capacitaciones en LibreOffice, en el marco del proceso de migración a Software Libre. (Foto: Franklin Gutiérrez)La Rectoría

Pero el tema en el que hoy que coinciden el casi visir costarricense y el “intelectual” colombiano es el arrepentimiento que Eduardo Galeano habría

Pastor Fernández, pasión, desilusión y gloria fue premiado en el 2013 como mejor documental, en “Cortos de la Polis Joven”. (Foto: cortesía de Agenda

“Muchas gracias por participar, en otra será”. Esto no siempre sucede, aunque debo decir que de las cinco unidades en que he participado desde

La escritora sudafricana Nadine Gordimer falleció, a los 90 años, el domingo en la tarde mientras dormía, según dieron a conocer sus familiares. La
Semanario Universidad