Carta de un joven liberacionista

A estas alturas del debate, podría escribir un artículo sobre leyes y tratados que defienden la igualdad. Podría también, por otro lado, explicarles y

A estas alturas del debate, podría escribir un artículo sobre leyes y tratados que defienden la igualdad. Podría también, por otro lado, explicarles y contarles decenas de historias que conozco sobre la violación de derechos fundamentales de las minorías sexuales en Costa Rica, o bien mostrarles, el dolor, la humillación, la pasión y la indignación que muchos hemos atravesado por este debate. No hay razón alguna, para perpetuar la desigualdad y la injusticia.

Ante esta situación y como joven político y liberacionista, me preocupa el silencio de nuestras autoridades, que dícense llamarse socialdemócratas. Aspiraría a que en un gobierno socialdemócrata se sostenga y garantice el principio fundamental de la igualdad, de la remoción de las barreras, dificultades y obstáculos para el ejercicio y goce de los derechos. Y es que el concepto de “iguales pero separados” ha servido como forma para camuflar el repudio hacia grupos excluidos.

Estimada señora presidenta, diputadas y diputados, les recuerdo que también se produce discriminación por omisión. Me preocupa en gran medida no poder encontrar partidos políticos en Costa Rica capaces de aspirar a propuestas serias y trascendentales que incluyan efectivamente a las minorías; la razón: el cálculo político.

Me pregunto: ¿Están Liberación Nacional, el PUSC, ML o el PAC preparados para ser abiertos a líderes sexualmente diversos? Ser políticamente correcto a veces obliga a cambiar el lenguaje sin necesariamente cambiar las percepciones; quizás la respuesta sea afirmativa por ser un tema de moda o actualidad, pero las prácticas internas resultan ser desalentadoras.

No puedo olvidarme de la cara de algún joven costarricense que perdió la esperanza. Ustedes compañeros(as) liberacionistas y señora presidenta: tienen la posibilidad de darnos esperanza. Esperanza de un mundo inclusivo, de crear un lugar donde yo pueda ser sin dejar de ser como soy, ayúdenme como joven político a construir  un país dónde ni usted ni yo obliguemos al otro a ser como nosotros queremos que sean.

Por eso me encuentro aquí, no sólo para exigir y decirle a mi partido que un mundo igualitario es posible, sino también para hacerlo posible. Señora presidenta, usted tiene un compromiso conmigo y con todos los costarricenses; le agradezco que fiel a sus convicciones socialdemócratas me corresponda.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Cuando consumimos un medicamento por lo general obtenemos alivio; sin embargo, los efectos secundarios de nuestro bienestar los padecen los ecosistemas acuáticos, la fauna

Para Roberto Guillén, de FUNDEVI, la inversión en compra de terrenos por parte de la UCR es una manera de construir un entorno

A propósito de lo que está ocurriendo en el país y la discusión que se tornó alrededor de la ley de sociedades de convivencia

La Escuela Municipal de Artes Integradas (EMAI) de Santa Ana continúa abriendo espacios para el disfrute de los habitantes de su cantón y del

Un estudiante de secundaria era terriblemente malo en redacción. No importa cuánto practicaba ni cuántas horas pasaba con la ayuda de un tutor, no

Maravillosas montañas Con trillitos de carretaY con olor a tortilla.Cubiertas hoy de cemento, Basura y pavimento¡Perdieron su maravilla! Hemos tenido que lamentar en lo

Durante los primeros seis meses del año, las exportaciones de Costa Rica se incrementaron en un 10,9% con respecto al mismo periodo del 2011,

Acostumbrados como estamos los periodistas a buscar y reseñar sólo las cosas malas –en el entendido de que las good news no son noticia–
Semanario Universidad