Charles Péguy: un hombre libre

A pesar de tener un origen bastante modesto, Charles Péguy consiguió salir adelante gracias a su intelecto. Durante su juventud, perdió a su padre

A pesar de tener un origen bastante modesto, Charles Péguy consiguió salir adelante gracias a su intelecto. Durante su juventud, perdió a su padre y su madre se dedicaba a empajar sillas. Fue en este periodo donde conoció las reuniones de trabajadores, y durante su vida fue un activista en defensa de sus derechos, aunque siempre se mostró en contra de aquellos que exigían recompensas por el menor trabajo o el uso de la violencia para alcanzar sus objetivos (Royal R, 1996).

Durante su vida fue un socialista y esto le bastó para que se separara de la religión; aunque más tarde en su vida se volvió a acercar a esta, de un modo diferente, pues aún conservaba sus creencias anticlericales. Su fe en este sentido, era muy personal y sincera. Se dedicó a escribir de una manera apasionada sobre política y polémica con elementos místicos y líricas, lo que también motivó que se apartara un poco de los círculos socialistas. Para él, el cristianismo y los valores republicanos eran ideales que se podían alcanzar paralelamente, pero que eran atacados por los mismos defectos y, en consecuencia, podían llegar a decaer bastante. Su fe fue su inspiración para luchar por los necesitados, no la ideología marxista.

Tuvo la oportunidad de ser alguien llamativo dentro del ámbito académico y político, mas no lo fue porque simplemente se negó a formar parte de un sistema corrupto entre políticos e intelectuales, por lo que la mayor parte de su vida fue bastante modesta (Royal R, 1996). Su librería Bellais y sus “Cuadernos de la quincena” fue la forma que tuvo este autor de compartir sus ideas.

Para él, no se debían de aplicar pensamientos ortodoxos; a pesar de su apoyo al socialismo, él vio cómo sus dirigentes caían en las mismas redes de poder y corrupción que aquellos que apoyaban a la burguesía. El único lineamiento, que puede definir el pensamiento de un hombre, era la fidelidad a la verdad y a la justicia, y no un compromiso con partidos políticos.

Es por esto que el pensamiento de Péguy es claramente el de alguien libre, pues es capaz de reconocer los límites del socialismo, y no cae en los totalitarismos, puesto que “la tiranía siempre está mejor organizada que la libertad” (Books and writers, s.f,). Lo más importante era la esperanza y la completa fidelidad con la verdad, que es la única que puede traer al hombre un mejor mañana.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Dedicamos este número de FORJA al poeta, maestro, filósofo y artista Antidio Cabal González, quien fuera editor fundador de este suplemento. Su hija Munia Cabal, ...

La tesis de que la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL) se extralimitó en sus funciones legales al exigir al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) la

La danza contemporánea costarricense vivirá una semana intensa con talleres, presentaciones y clases maestras en el programa “Solo hechos a mano”, que en este

Ir más allá de la estricta descripción del registro cultural y aventurarse a plantear el significado detrás de los inquietantes petrograbados de Guayabo es

La frase de sorpresa con la que Roberto Zamora, un abogado costarricense, relató su visita a la Franja de Gaza, en Oriente Medio, se

“Cuentos para volar con valor” y “¿Quién es Tomás?” son los dos nuevos títulos que aparecieron en noviembre, y en ambos casos la línea

La democracia se hace realidad en el mismo momento en que un ciudadano y una ciudadana la defienden con su actuación y con su

Se argumenta que esta transformación se debe a la relación que estableció con Jean Loviton, que era 32 años menor y logró conseguir en
Semanario Universidad