Churnside el “descubridor”

En su artículo, Churnside plantea como hipótesis la dificultad con que topa el Presidente Obama al querer desplegar una alternativa política a la tradición

En el Semanario No. 1819, el catedrático Róger Churnside Harrison invita a los lectores a reflexionar respecto del colapso que sufre el sistema filosófico y el modelo socioeconómico que impera en Estados Unidos.

En su artículo, Churnside plantea como hipótesis la dificultad con que topa el Presidente Obama al querer desplegar una alternativa política a la tradición individualista (egoísta) que ha caracterizado a la sociedad gringa desde sus orígenes como nación. No obstante, la hipótesis no concretiza el tipo de “sociedad radicalmente distinta” que EE.UU necesita para beneficiar al “mundo entero”.
Hasta aquí el ejercicio reflexivo del catedrático no supera la barrera de la inocuidad filosófica. Mas su descubrimiento, en Canadá, de la dialéctica social que “abraza” el filósofo argentino Mario Bunge, una vez que éste le obsequiara sus obras, sí induce a la necesidad de pincelar algunos tópicos al respecto, pues la inverosimilitud de su análisis sobre los problemas sociales te obliga a meditar.
En primer lugar, no entiendo cómo Churnside necesitó trasladarse hasta Canadá para conocer la obra de Bunge. Después, para tratar de entender la dialéctica de la relación individuo-sociedad, individualismo-colectivismo, capitalismo-comunismo o egoísmo-humanismo, ¿no sería suficiente con remitirse a los hoy sencillos principios de la dialéctica heraclítea, la cual data de unos veintiseis siglos, cuando la filosofía occidental daba sus primeros pasos? Agrego: ¿no hubiese sido suficiente con solicitar, durante los años mozos del comunismo criollo tico encarnado en el Partido Vanguardia Popular, un par de folletos didácticamente bien formulados por los ideólogos del socialismo real atrincherados en la fortaleza del Kremlin, quienes en palabras simples explicaban el contenido científico de la dialéctica de Heráclito, redescubierta por el maestro de Marx –Hégel-, y replanteada desde el materialismo por el mismo Marx junto con su camarada Engels; escritos en los que, desde el punto de vista teórico, todo quedaba claro, pero que en la práctica la procesión iba por otro lado?
Pues bien, si el individualismo “usamericano” (sic. Vargas, Armando: “El lado oculto del Presidente Mora”), sustentado en las filosofías políticas y económicas del liberalismo y utilitarismo ingleses, y en el pragmatismo norteamericano, es desdeñado por Bunge, al igual que el colectivismo soviético o, mejor dicho, socialista; que como formación socioeconómica (sistema sociopolítico) históricamente ha sido justificada en las obras tanto del socialismo utópico, desde Platón hasta los materialistas franceses del siglo XVIII, como del socialismo científico o marxismo-leninismo, entonces, ¿qué entendemos por “sistemismo” social? ¿Podríamos hablar de sistemismo social únicamente desde la perspectiva individual? ¿Por qué el fenómeno resulta ser social? ¿Lo social no es colectivo? ¿Podrían los sistemas sociales constar de un individuo? Si Barack Obama desea cambiar “radicalmente” el sistema socioeconómico individualista por otro “distinto”, ¿también sería individualista y no colectivista?
La interdependencia entre los elementos contrarios siempre será mediada por la lucha que en el devenir determina el desarrollo, inclinando la balanza siempre hacia nuevas manifestaciones de organización de los sistemas, según sus formas de movimiento, entrópicas –en los sistemas físicos- y negentrópicas –en los biológicos y sociales.
Si el socialismo se desarticuló, o como después afirma el catedrático: se acabó; ¿hacia dónde se mueve la sociedad como sistema político, económico y cultural? Después del fracaso del neoliberalismo en “Latinindia” (América es de los usamericanos), ¿hacia dónde se ha corrido la balanza producto de la lucha de dos sistemas de vida social contrarios: capitalismo y socialismo? Entre los sistemas en contradicción discutidos, ¿cuál surge de las entrañas de cuál y cuál entierra a cuál? ¿No serán los ensayos socialistas de la historia parte del proceso de negación (superación o desaparición) del capitalismo?
Como vemos, señor Churnside, la teoría de los sistemas no es sino una nueva etapa, o un nuevo giro, en la espiral del desarrollo gnoseológico que desde la interpretación dialéctica del mundo trata de explicar el devenir histórico de la realidad, misma que en la discusión, planteada por usted, corresponde al periplo de la humanidad y es aneja al pensamiento marxista.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

De ahí que no sólo causa asombro sino indignación ver cómo el presidente del país de la geopolítica por excelencia puede llevarse un premio

El Fondo Concursable es una inversión y un estímulo que otorga la UCR, a través de la Vicerrectoría de Acción Social (VAS), a personas

Los habitantes de la ciudad de Cartago y sus inmediaciones dejaban de lado las actividades diarias, el trabajo mecánico y servil y se imbuían

Un par de victorias fulminantes de 2-0 al subcampeón nacional Puntarenas y 4-0 a San Carlos, ocupante del último lugar de la clasificación general

El equilibrio perfecto, somos iguales ante todo, todas y todos.Pero sí, el lado huero del asunto, donde los géneros no cuentan, donde no somos

En 1950, la comunidad internacional creó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), como una medida para responder a la

Por ello, deben revisar permanentemente sus propuestas curriculares para asegurarse que forman profesionales competentes para resolver los viejos y los nuevos problemas de la

No hay que ser un Premio Novel de la Paz, ni tener varias megaempresas por todo el país, para entender que el tico promedio,
Semanario Universidad