¿Cómo es esto legítimo?

Las elecciones del 2 de febrero de nuevo demostraron que el sistema electoral actual es un sistema torcido, que no refleja la voluntad de

Las elecciones del 2 de febrero de nuevo demostraron que el sistema electoral actual es un sistema torcido, que no refleja la voluntad de la mayoría de la población.

Por quinta elección presidencial consecutiva, el grupo más numeroso del electorado fue quienes no votaron por ningún candidato. Según el corte del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) que incluye el 89% de la votación, quienes no votaron, votaron en blanco o anularon su voto representaron el 33% del electorado. Sumarán más de un millón de personas cuando termine el conteo. Pero este grupo fue aun mayor en  el voto para diputados: 38% del electorado no votó por ninguno.

Los candidatos presidenciales que van a la segunda ronda, Solís y Araya, solo obtuvieron el 21% y el 20% del apoyo del electorado, respectivamente. O sea, entre el 79% y el 80% de la población no los apoyó. Aun así, uno de ellos será  presidente y presumirá de estar “legitimado”, lo que insinúa falsamente que lo respalda la mayoría.

Es revelador  que nadie ni se acercó a superar un listón tan bajo, como el requisito del 40% de los que votan para ganar en la primera ronda de la votación presidencial. Pero bueno,  ya en las elecciones de 2006, el 26% del electorado que votó por Óscar Arias decidió por el 74% de la población que no votó por él. Es decir, 3 de cada 4 personas  terminaron con un presidente por el que no votaron. Algo similar ocurrirá esta vez.

Por otro lado, 70% del electorado no votó por ningún candidato a diputado o votó por candidatos a diputado de partidos que no son el PLN o el PAC. Sin embargo, según el torcido sistema electoral, estos dos partidos sumarán 32 diputados, más de la mayoría del total de 57. ¿Cómo puede ser que el 70% de la población no votó por un solo diputado del PLN o del PAC y estos partidos tendrán la mayoría de los diputados entre ellos dos?

Esta es la triste realidad de la “fiesta democrática” que tanto exaltaron los políticos, las iglesias, los medios de comunicación y muy especialmente el TSE en sus campañas contra el posible abstencionismo. Este último gastó múltiples millones de colones, que salen de nuestros bolsillos, para alabar el torcido sistema actual. “Fiesta”, es decir, despilfarro, es lo que hicieron los políticos gastando la deuda política, que proviene de nuestros impuestos y que sumará ¢18.150 millones. Y todos  ellos ¡prometían y prometen combatir la pobreza!

Uno de los candidatos presidenciales, que salió muy golpeado en la votación, pero que será diputado, dice que irá a la Asamblea Legislativa a “defender el bolsillo de los costarricenses”. Mientras tanto, su partido recibirá ¢1.825 millones de deuda política, ¡del bolsillo de los costarricenses! ¿En qué se usó esa gran suma que proviene de los impuestos? En financiar la cuarta fracasada candidatura presidencial de este individuo, y en una campaña para diputados que terminó en una minúscula fracción legislativa de tres diputados, incluyéndolo a él.

El sistema parece hecho a la medida para el bipartidismo, como el del PAC-PLN, que está relevando al viejo bipartidismo del PUSC-PLN. Lo que sí está muy claro es que los 32 diputados que sumarán el PLN y el PAC –la mayoría de los diputados− no representarán al 70% de la población. ¡Y es casi seguro que esta “mayoría” se pondrá de acuerdo para implantarnos más impuestos: una “reforma fiscal”!

Pero no faltarán algunos individuos, de los que usualmente andan cruzados de brazos, que salgan con la cantaleta de “es muy fácil criticar, pero ¿cuál es su solución?”. Parto de que en la democracia la mayoría –la mitad más uno− debe  decidir. Entonces, si la mayoría del electorado no apoya a ningún candidato, lo realmente democrático es ir a una segunda ronda, en la que no participe ninguno de los candidatos que fracasaron en obtener el voto mayoritario en la primera ronda. Y todo esto sin un centavo de “deuda política”, que  nos obliga a financiar las campañas de políticos que no apoyamos.

En resumen, el próximo presidente no tuvo el respaldo de cerca del 80% de la población en la primera ronda: 4 de cada 5 personas. Además, su partido y el de su rival en la segunda ronda, entre los dos, contarán con más de la mayoría de los diputados en la Asamblea Legislativa, a pesar de que el 70% de la población no votó por un solo candidato a diputado del PLN o del PAC.

En otro artículo explicaré por qué pienso que la deuda política, además de ser inmoral, es innecesaria.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La UCR dejó la administración de los EBAIS de Montes de Oca, Curridabat y La Unión desde el 14 de febrero, con pocos contratiempos.

Costa Rica presentará este martes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) una demanda contra Nicaragua que busca determinar los límites entre todas

UNIVERSIDAD fue testigo de esta descarga de agua caliente con un fuerte olor a leche,  sobre la quebrada cercana a la planta de Dos

El Coro Universitario es uno de los grupos con más trayectoria, fue fundado en 1955 y es considerado el coro de más antigüedad

Amurallamiento del espacio públicoDesafortunadamente, desde hace unos meses atrás, la hermosa plaza abierta —como es la norma en San José—, se enrejó con una

La madurez y la salud de un país no se miden por los índices sanitarios, ni por el sistema degobierno, ni por la tecnología

Las elecciones del 2 de febrero de nuevo demostraron que el sistema electoral actual es un sistema torcido, que no refleja la voluntad de

Para muchos individuos, sobre todo abogados, chovinistas y estadistas (entiéndase estos últimos, como vividores del Estado) atacan fuertemente el abstencionismo. Según ellos, este es
Semanario Universidad