Comunidad internacional y su papel de Poncio Pilatos

Hoy día la comunidad internacional se encuentra inmersa en un huracán de violencia que destruye naciones enteras y acaba con millones de vidas en

Hoy día la comunidad internacional se encuentra inmersa en un huracán de violencia que destruye naciones enteras y acaba con millones de vidas en todo el globo. El mundo es escenario de conflictos con raíces políticas, étnicas, religiosas, sociales y económicas, que en la mayoría de los casos desembocan en violentas crisis.

El mundo árabe es testigo de un conflicto nuevamente. El conflicto entre Palestina e Israel es un caso ya conocido por el mundo, pero que se ha intensificado y se presenta como todo un reto para las relaciones internacionales modernas.

Las bases del conflicto árabe-israelí son tan antiguas como la humanidad. Las diferencias entre ambas naciones surgieron hace siglos y aún estamos siendo testigos de las atrocidades que puede cometer el ser humano por causa del odio y el deseo de venganza.

A partir de la división de Palestina en dos Estados, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la violencia entre las comunidades judías y árabes estalló de forma inmediata, desatando una guerra civil. Con la creación del Estado de Israel en 1948, se da inicio a la primera guerra árabe.

Hamás, la agrupación que ejerce el poder en la Franja de Gaza, se niega a reconocer los acuerdos logrados entre palestinos e israelíes. La posición de Hamás y el bloqueo económico llevado a cabo por Israel, son elementos que contribuyeron a la situación actual. En julio del presente año se reanudaron las hostilidades, tras haber sido asesinados tres adolescentes judíos en Cisjordania, y un joven palestino en Israel. Tales actos detonan nuevamente el conflicto, el cual ha provocado la muerte de más de 1900 palestinos y de 67 israelíes.

La pérdida de vidas inocentes representa un problema suficientemente grave, el cual debe ser atendido por la comunidad internacional. No importa si fue una persona o fueron miles, son seres humanos los que están muriendo por causa de una rivalidad que parece no tener fin. Lo más preocupante es que el mundo entero calla ante una situación espeluznante, en la cual se están dando serias violaciones de derechos humanos.

Bajo cualquier circunstancia, el sufrimiento de niños y de personas inocentes, es inaceptable. Ver como mueren personas debido a las armas de mortalidad concentrada, utilizadas en  ataques a escuelas, edificios públicos y casas; son crímenes de lesa humanidad que no pueden ser pasados por alto. El ser humano es el pilar de los Estados. Un gobierno se establece para velar por el bienestar de su población, para hacer respetar los derechos fundamentales de todos y cada uno de sus habitantes. Ninguno de los dos gobiernos involucrados está respetando dicho principio; por lo tanto, sin duda alguna, son Estados fallidos, corruptos y criminales.

No es humano, ni justo ni aceptable, que las nuevas generaciones sean marcadas por el fuego de las armas. El odio y el terrorismo son semillas sembradas en la vida de muchísimos menores, que han sido testigos de los más atroces comportamientos del ser humano. Miles de niños han visto a los miembros de su familia ser asesinados, lo cual despierta un sentimiento de venganza que no desaparecerá. Lamentablemente, será casi imposible transmitir una cultura de tolerancia a generaciones futuras.

De igual forma, el resto de las naciones que nos quedamos de brazos cruzados ante tales injusticias, somos corresponsables del malestar y de la situación deplorable que viven nuestros semejantes en  Medio Oriente.

El mundo debe saber que es inmoral que la comunidad internacional no actúe de manera contundente, ni condene los actos perversos que se llevan a cabo en el territorio de Gaza. Lavarse las manos, ponerse una venda en los ojos, no hará que este conflicto acabe y no hará que se termine con tanto despotismo. Queda entonces en nuestras manos tomar conciencia y no conformarnos con la labor poco eficiente de organismos internacionales, que se presentan incapaces de poner en práctica sus propios principios.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Una característica  presente en toda institución pública es la aparición de gran cantidad  de feudos, dominados  por un señor o señora feudal. En los

La intervención en Judesur sacó a la luz nuevos cuestionamientos sobre el uso de recursos públicos en esa entidad. (Foto: Fabián Hernández)Los directivos de

La mañana del 11 de setiembre de 1973, el cantautor Víctor Jara acudió al llamado del Partido Comunista para defender el campus de la

Estefanía Hidalgo creó una monotipia para la exposición Los animales que imaginamos, basada en poemas de Luis Chaves. (Foto: cortesía de Verónica Navarro)Imágenes sobre

Los letreros de “se  vende”  o  "se alquila" se hicieron frecuentes en el centro turístico de La Fortuna de San Carlos y los alrededores

Hoy día la comunidad internacional se encuentra inmersa en un huracán de violencia que destruye naciones enteras y acaba con millones de vidas en

El director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en Madrid, afirma que los museos deben servir para entender el mundo. (Foto: Katya

El Representante especial del Reino Unido para el Cambio Climático, Sir David King, resaltó el papel clave que juegan las universidades como generadoras de
Semanario Universidad