Concierto de Arjona

Soy músico, y siempre he tratado de ser tolerante con algunos géneros musicales que me parece aportan poco o nada a la Cultura, así

Soy músico, y siempre he tratado de ser tolerante con algunos géneros musicales que me parece aportan poco o nada a la Cultura, así como he aprendido a reconocer, con humildad,  lo que vale la pena dentro de la creación musical; por lo que confieso que respeto y reconozco la creación de Ricardo Arjona, sin embargo, también siempre me ha parecido que desde sus inicios ha transitado por el filo de la navaja entre lo comercial y lo realmente importante y admirable; no se puede negar que tiene su dosis de poesía, pero comparado con otros “monstruos” de la canción poética, indudablemente se queda corto, por lo cual su trabajo siempre me pareció nada excepcional. 

Es por eso que me sorprende cómo últimamente, y de un momento a otro, ha arrasado con multitudes que se declaran sus acérrimos seguidores, al punto de idolatrarlo y compararlo hasta con Joaquín Sabina,  ¡por favor!. 

No se puede negar que Arjona, al lado de tanta Paquita la del Barrio que pululan en nuestro tiempo, definitivamente es un reivindicador de las letras con contenido interesante, pero hasta ahí; es probable que la mayoría de sus seguidores no hayan tenido la oportunidad de conocer a otros cantautores, en distintos géneros musicales, pero sobre todo en el género de la trova, que han sabido catapultar la poesía a niveles absolutamente alucinantes.

Entonces, ¿a qué se debe este fenómeno mediático que provoca Arjona? De hecho en primer término creo que es producto de un tiempo de frívolas banalidades, donde difícilmente se encuentra un asidero para anclar los sueños y las convicciones personales, donde todo es fútil, superficial, reemplazable, la gente en el fondo no puede obviar esa necesidad ancestral de mirarse para adentro, de indagarse, y, por ende, identificarse con algo, tener un referente que le dé sentido y valor a su existencia, y es aquí donde Arjona juega un papel de catalizador de multitudes.  

Por otro lado, somos testigos de cómo funciona, y cuán efectiva es una maquinaria publicitaria casi avasallante, y de tal calibre, que subrepticiamente se va convirtiendo en una avalancha imparable, que no da tiempo de pensar ni razonar correctamente, cuando te das cuenta te tiene envuelto y rodando – como dice el Gran Silvio Rodríguez en su canción “ La Maza” : “ entre un amasijo de cuerdas y tendones” “ entre lucecitas montadas para escena”;  imagen que encaja perfectamente con lo que Vargas Llosa define como: “ La Cultura del Espectáculo”, donde lo que prima es lo impresionable, lo ostentoso, lo espectacular, aunque se barnice con pinceladas de inteligencia.

De verdad, conozco amigos músicos que son excelentes compositores de canciones, y sin embargo,  se mantienen en el anonimato, a los que tan solo si se les diera una oportunidad,  tan sólo con un poco de difusión quizás serían mejores que cualquier Arjona. 

Repito, respeto el trabajo de Arjona, pero de ahí  a lo que expresó una eufórica y obnubilada fan que fue entrevistada en uno de sus conciertos en el país, histérica de entusiasmo ella se dejó decir: “ es el mejor poeta que existirá”. ¡Por Dios!, entre esta expresión y la realidad, ¡hay un  abismo de distancia!.  Tal pareciera que  una vez más, se hace realidad aquella profética frase que solía sentenciar mi querida abuelita: “En el mundo de los ciegos, el tuerto es rey”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Para el año 2011, un documental titulado Botas con Machete mostraba la posición que tienen las más de 100 familias campesinas que viven justo

El rector Henning Jensen e Ileana Vargas, directora de la Escuela de Salud Pública, depositaron un cilindro que simboliza “la primera piedra” que se

Desde la izquierda, David Bagley, Jefe del departamento de control del banco británico HSBC, Paul Thurston, expresidente de HSBC en México, Michael

Las obras de Wesley Acuña se exhibirán hasta el 27 de febrero en la antigua Botica Solera.La forma en que el entorno social es

¿Qué opina la ciudadaníacostarricense sobre losgobernantes del país?,¿qué piensan acerca de lasinstituciones públicas?,¿por cuáles medios decomunicación se informala gente? Estas y otrasinterrogantes son lasque

En una mesa del simposio, aparecen Adriana Orocú (izquierda), de Costa Rica; Ramón Cadena (Guatemala), Martín Rogel (El Salvador) y Jazmín Barrios (Guatemala). (Foto:

Don Iván, si yo escribiera en un correo masivo algo así como: “Vamos a ver las estupideces con las que va a salir ahora

La cultura oficial le negó un año más el Premio Nacional de Cultura Magón al gran escritor costarricense José León Sánchez, pese a sus
Semanario Universidad