Control de Precios

Frente a la frase que encabeza el artículo que escribo, los neoliberales y otras especies afines (sus compinches, los políticos vendidos, y un grande

Frente a la frase que encabeza el artículo que escribo, los neoliberales y otras especies afines (sus compinches, los políticos vendidos, y un grande etc.), se asustan.

Esas personas piensan que el Estado no debe interferir en los asuntos económicos. Sin embargo, me he dado cuenta que, por ejemplo, a los campesinos que engordan cerdos, les pagan ciento cincuenta colones por kilo en canal, y mil colones por kilo en pie, o algo así, para el ganado bovino, a la gente que siembra plátano en San Carlos, a los que siembran papayas, a los que siembran naranjas y todas las frutas habidas y por haber, les llegan señores intermediarios, a comprarles su cosecha por una porquería, para venderla en San José por una millonada (los comerciantes y las transnacionales acumulan riquezas vendiendo lo que compraron a seis veces, sino hasta más, el precio que pagaron).

Pero la verdad es que nuestros agricultores, porcicultores, y ganaderos, están teniendo pérdidas espantosas (escuchen el programa de  Miguel Ángel Grillo en Radio Columbia todas las madrugadas).

Todos nuestros campesinos que siembran papas, cebollas, remolachas, apio, zanahoria, etc. y etc., están en una situación realmente crítica, y son los que nos alimentan. Sin embargo, los que algunos políticos han querido que sean nuestros amos, y por supuesto nosotros sus sirvientes, son los dueños de las transnacionales.

Una amiga me contó que solía ir a hacer sus compras a cierto supermercado, y frente a la propaganda tan cacareada de la venida de Walmart, quiso comprobar la veracidad de los tan mentados bajos precios, y verificó con lista en mano de los precios del supermercado de sus compras habituales, que esta publicidad no es cierta… las diferencias de precios son a veces abismales.

Cuento un cuento: “En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…”, había una fábrica de zapatos, y muchos pequeños zapateros que construían sus zapatos artesanalmente para ponerlos en el mercado.

De pronto, la famosa fábrica de zapatos con tecnología moderna para hacerlos, bajó los precios de tal forma que los artesanos no pudieron competir con ellos. En cosa de un año, los artesanos estaban en quiebra, y entonces, la afamada fábrica de zapatos empezó a subir, y a subir, y a subir los precios. ¿Es eso lo que nos pasará?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Sin excesos, con la madura firmeza con que se ostenta el cargo de presidenta de una nación, recibió Laura Chinchilla el apoyo de 13

A propósito del artículo “Escasez de Orientación vocacional limita escogencia de carrera” publicado en “La Nación” el pasado 5 de abril , expresando “La

A las puertas de cumplir sus 125 años de fundación, el emblemático Liceo de Costa Rica enfrenta una comprometida situación financiera, administrativa y académica

El tema de la autonomía de las universidades públicas puede ser analizado, por ejemplo,   desde la economía, el derecho, la sociología y la ciencia 

“Si por la víspera se saca el día”… cosas no muy buenas se avecinan. Así se siente uno al leer el artículo de El

Después de las derrotas, eliminaciones y fracasos de la Selección Nacional en el torneo de la UNCAF, que finalmente ganó Honduras, y en la

El Partido Comunista de Costa Rica, PCCR, junto a  la organización y luchas obreras y populares, y la existencia de partidos obreros en el

Dos cuerpos carbonizados penden, como muñecos incautados al infierno, sobre la cuna de nuestra civilización en las inmediaciones del río Éufrates. Las imágenes todavía
Semanario Universidad