De comentarista infundado a teórico autoreconocido

En un primer comentario (Universidad, 21/11/2012), el filólogo Roy Alfaro Vargas se presentó como un consumidor insatisfecho; en una segunda intervención (Universidad, 23/1/2013), demostró

En un primer comentario (Universidad, 21/11/2012), el filólogo Roy Alfaro Vargas se presentó como un consumidor insatisfecho; en una segunda intervención (Universidad, 23/1/2013), demostró que también puede ser un comentarista infundado. Más recientemente (Universidad, 13/3/2013), y para reafirmar su versatilidad, Alfaro se revela como un teórico autoreconocido.

Como resultado de estos desplazamientos, Alfaro no ha podido mantener un mínimo de coherencia. Así, de un intento fallido por criticar mi libro Revolucionar el pasado, pasó a basarse en una lectura superficial de ese libro para impugnar a toda la historiografía costarricense. Ahora cuestiona también a todas las ciencias sociales, a las disciplinas dedicadas a la investigación literaria y a las ciencias en general. De hecho, Alfaro llega al extremo de sostener que la Universidad de Costa Rica (UCR) hace mal uso de los recursos públicos que destina a financiar la producción científica (una denuncia que las autoridades de la Vicerrectoría de Investigación deberían considerar con la atención debida).

 

Todo esto, por supuesto, Alfaro lo hace sin aportar datos específicos que sustenten sus puntos de vista, omisión que se permite porque para él lo particular “no es más que un juego de lenguaje”. Así, Alfaro, para quien el llamado giro lingüístico está fundamentado en “charlatanerías”, termina por asumir y defender uno de los postulados fundamentales de ese giro.

Como si lo anterior no fuera suficiente, Alfaro, para que no quede duda de su seriedad, psicoanaliza a todos los historiadores, a quienes define como narcisistas, neuróticos y evasivos; descontextualiza y distorsiona los procesos históricos que refiere; y acusa a todos los académicos de ser  “lacayos” del capitalismo.

Dado que las telenovelas mexicanas y las “soap operas” constituyen uno de los marcos de referencia fundamentales de Alfaro, no sorprende que, en su último comentario, vuelva a combinar una retórica tan virulenta como superficial con la denuncia melodramática de que “el capitalismo… sume a millones en la pobreza” y el asombroso anuncio de que “la Izquierda” –que nunca se fue– “está de vuelta”.

Aunque los narcisistas son todos los historiadores, es Alfaro quien, al final de su último comentario y sin andarse por las ramas, invita a los estudiantes de Historia a informarse sobre la “propuesta marxista” mediante una lectura primero de ciertos textos fundamentales de Marx y, después, ¡de algunos artículos escritos por el propio Alfaro!

De esta manera, Alfaro –el autoreconocido teórico del capitalismo zombie– ha revolucionado el marxismo, ya que ahora no son Marx y Engels, sino ¡Marx y Alfaro!

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Bogotá- Con la mente puesta en un proceso de paz que eventualmente puede poner el punto final a un conflicto armado de casi 50

“Amo demasiado a mi patria para ser nacionalista”. CamusUn territorio solo no hace soberanía. Podemos hablar de soberanía cuando todos los miembros de la

Los que dejamos el ombligo en este lindo país, aprendemos con el tiempo a perder el asombro para sobrevivir a tanto subdesarrollo. No son

Cierto día me venció el hambre y no pude resistir la tentación de comprar un combo en uno de los tantos restaurantes de comida

El pasado 9 de febrero del presente año falleció el gran luchador social y amigo de las aventuras extremas don Guillermo Cortés Padilla, nacido

El ICE enfrenta embates contra sus finanzas desde finales de los años 70, promovidos por fichas políticas desde su propia administración, según un estudio

El 19  de setiembre de 2011, la Rectoría de la Universidad de Costa Rica, en su nota R5446-2011 comunicó a la comunidad universitaria el

En un primer comentario (Universidad, 21/11/2012), el filólogo Roy Alfaro Vargas se presentó como un consumidor insatisfecho; en una segunda intervención (Universidad, 23/1/2013), demostró
Semanario Universidad